Inicio / Destacado Barra / FÚTBOL DE COPA. El Cúcuta Deportivo anda de buena racha
Cúcuta tendrá que ir a Palogrande a defender este triunfo y a dar otro paso en pos de la Copa Colombia. / Fotos: contraluzcucuta.co

FÚTBOL DE COPA. El Cúcuta Deportivo anda de buena racha

CÚCUTA.- Tarde fría. Buen clima para la visita. Raro ambiente para los locales, que anhelan un partido a las 3:30 de la tarde para agotar al rival. Buen momento para Jefry Zapata, marcó dos goles. Mala pasada para el novel entrenador Elkin Soto, perdió 1 – 3 en el debut desde el banquillo. Gratos recuerdos para los asistentes. Pésima remembranza para los ausentes.

Ese es el resumen del partido en el que Cúcuta Deportivo hizo bien la tarea y ganó tres puntos para ponerse en ventaja en la disputa de la Copa Colombia. Once Caldas, entre tanto, no levanta cabeza. No le va bien en la Liga y ahora, contra un equipo inferior en condiciones deportivas, tampoco pudo llevarse los tres puntos en juego.

El estribillo de la banda visitante no se cumplió. Los seguidores de los albos gritaron hasta el cansancio que un equipo de Segunda no podrá ganarle a uno de Primera. Se equivocó el autor del coro, aunque no se dará por enterado para cambiarlo y ponerlo en el presente vivido en el General Santander.

La fecha programada por la Dimayor es una de esas atípicas que provocan zozobra por la hora y el día. Jueves en la tarde. Podría pensarse que pocos asistirían al estadio para apoyar la causa motilona. Pero se fueron por el camino contrario quienes así lo creían. Quizás 5000 simpatizantes rojinegros alentaron al once cucuteño. Buena cantidad si se tiene en cuenta que este año los seguidores del cuadro fronterizo no se comieron el cuento de los abonos, que tenía como incentivo este partido contra el elenco de Manizales.

Más un puñado de entusiastas manizalitas que no pararon de cantar. A la falta de 10 minutos para el pitido final, la policía los sacó de la tribuna acondicionada para los forasteros. En los últimos suspiros continuaban a grito entero haciéndole saber al Sultán que habían venido para verlos triunfar. Soto no los volteó a mirar.

En el terreno de juego, bastaron 23 minutos para cantar el primer gol. Lucas Ríos, argentino, en franca mejoría en cuanto al rendimiento futbolístico, remató al arco y el balón quedó sin dueño. Zapata aprovechó y puso el 1-0. Alguno que otro de los presentes aprovechó el instante de jolgorio para voltear hacia los caldenses y refregarles el triunfo parcial con hachepetazos incluidos. Es el fulgor que da la superioridad.

Solo transcurrieron 8 minutos para que apareciera el goleador, el jugador diferente, el que vino a llenarse de elogios en esta plaza, el que ha dejado buenos recuerdos, el apreciado, el elegido para lucir la banda de capitán. Agudelo, en el minuto 31, alargó el marcador a favor de los de casa.

En 41 oportunidades Jonathan ha levantado de las sillas a los hinchas motilones en el General Santander y en los demás estadios de Colombia. Por esa condición lo repatriaron en el 2022 y lo distinguieron con la cintilla que llevan los líderes.

Esa alegría parcial se enfrío 7 minutos más tarde. Jorge Cardona se disfrazó de aguafiestas y marcó un golazo. Tres tantos en 38 minutos daban para pensar que el partido superaría el clima de la capital nortesantandereana. El tiempo restante corrió al ritmo del balón.

En el entretiempo no hubo porristas. Un aficionado atinó a disculparlas y dijo que seguro estaban en casa o en el colegio. En cualquier lugar estarían terminando los trabajos que dejan los profesores. Así es la vida de los estudiantes.

Y se vino el segundo tiempo. El Redín-tor motilón comenzó a mover las fichas para refrescar el equipo, asegurar el triunfo y cerrar el partido. No contaba con que Zapata tenía a alguien en Occidental por quién mostrarse fiero en la cancha. Jugada por la izquierda, de Sur a Norte, y golazo. Mejor que el de los albos. Mayor factura deportiva.

A pesar del 3-1 en contra, la banda caldense no cesó en el intento de hacerse oír. Dejó el repique de bombos y platillos, y el alegre sonar de la trompeta, retumbando en la cabeza de los vecinos de tribuna. A eso vinieron y cumplieron el objetivo.

Cúcuta tendrá que ir a Palogrande a defender este triunfo y a dar otro paso en pos de la Copa Colombia. Por ahora, los motilones demostraron que están en racha ganadora y que cuando lleguen los titulares, seguro, se venderán los 15.000 abonos que quedaron en las oficinas para que el presidente Gabriel Silva Meluk salga por las redes a decir que se siente ‘feliz, feliz, feliz’ (el tono paisa lo ponen ustedes).

 

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

LLAMADO URGENTE. La violencia está desbordada en Cúcuta

CÚCUTA.- “Cuando uno no sabe para dónde va, cualquier bus le sirve”. Así se refirió …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.