Inicio / Destacado / PASEO CULTURAL. El viacrucis de Cúcuta
El padre Daniel Jordán, de grata recordación en la ciudad, en su época al frente de la Catedral, trajo al mejor pintor de Colombia para que hiciera un trabajo que engalanara el templo. / Foto: contraluzcucuta

PASEO CULTURAL. El viacrucis de Cúcuta

CÚCUTA.- En la hermosa Catedral San José, en las naves laterales, hay cuatro de cinco murales al óleo pintados por el maestro Santiago Martínez, pintor y muralista de comienzos del siglo XX. Los cuadros hacen parte de la obra El Viacrucis, propiedad del Banco de la República y conocidos nacionalmente como El Viacrucis de Cúcuta. La historia es la siguiente.

 

Fotos: Paul Charry

El padre Daniel Jordán, de grata recordación en la ciudad, en su época al frente de la Catedral, trajo al mejor pintor de Colombia para que hiciera un trabajo que engalanara el templo y tuviera renombre nacional.  El viacrucis fue la obra escogida. El maestro empezó a pintar y el sacerdote a buscar la plata entre la feligresía para pagarle, porque el trabajo era costoso.

Al cabo del tiempo, y después de llegar a un acuerdo, el artista entregó cinco murales y el párroco los pagó de inmediato. Entre artista y religioso hubo desavenencias, sobre todo porque el maestro era de los que todos los días se aplicaba el litro de aguardiente, costumbre usual entre los artistas, especialmente los genios.

Terminado el trabajo en la Catedral, Santiago Martínez salió de Cúcuta para Bogotá. Le encargaron la decoración del Capitolio Nacional y el Banco de la República lo llamó para que les hiciera una obra de grandes proporciones, habida cuenta que se iba a promocionar la división cultural de la entidad bancaria que tanto ha aportado a los colombianos.

Se quería contar con un trabajo artístico para llevarlo y mostrarlo por el país. Con los antecedentes del trabajo elaborado en la capital de Norte de Santander, el pintor le propuso al Banco pintar El Viacrucis. Hizo algunos cuadros correspondientes a las estaciones y al entregar la obra faltaban cinco. Cuando los encargados de recibir el trabajo le reclamaron, el artista respondió que se le habían quedado en la Catedral de Cúcuta. Los funcionarios, convencidos, vinieron a la ciudad a buscar los cuadros.

Los delegados bancarios chocaron con el padre Jordán, porque los que se exhibían en la Catedral los había pagado con no pocos esfuerzos. Después de la acalorada discusión, el religioso demostró porqué era tan respetado por estos lares y llegaron a un acuerdo. El Banco los necesitaba y tenía afán para iniciar la gira anunciada. Pagó por el alquiler, les sacó la póliza de seguro y la obra, mediante contrato, se llamaría El Viacrucis de Cúcuta.

PAUL ERASMO CHARRY ABRIL

Guía Profesional de Turismo 1398

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

HATO BOVINO. Norte de Santander lidera vacunación contra aftosa

BOGOTÁ.- Los ganaderos de Norte de Santander han inmunizado 290.000 animales de los 451.000 que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.