A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / MANO A MANO CON AULÍ OLIVEROS. “Cada logro es para mi familia y mi abuelo”
"Con el profe Artigas me siento identificado porque tenemos el mismo carácter en la cancha". / Foto: Juan Pablo Bayona/Cúcuta Deportivo

MANO A MANO CON AULÍ OLIVEROS. “Cada logro es para mi familia y mi abuelo”

CÚCUTA.- Desde muy temprano salió de casa para cumplir los sueños. De la mano del padre y con los consejos de la madre entendió que la vida es un aprendizaje constante. El recuerdo del abuelo es una motivación importante y llegó a Cúcuta para entender que lejos de casa se puede crecer. Así es la antesala para conocer a Aulí Oliveros.

¿El cariño por el fútbol desde cuándo nació?

Desde niño. El fútbol corre por mis venas desde que nací. Mi madre y mi abuela me dicen que a los dos años pateaba las naranjas cuando hacían mercado. Mis padres pagaban los faroles que rompía en el jardín, porque pateaba y jugaba fútbol ahí. Mi padre me llevaba a la cancha, a jugar con tierra.

¿Además de la pelota, a qué jugaba en la infancia?

Con trompos, yoyos y canicas. Hubo un momento en el que llegué a tener 2500 canicas, nadie me ganaba en el barrio. Montaba bicicleta, jugaba parqués con mi familia, junto con mi primo jugábamos el rin rin, corre con la gente del barrio. Eso no se ve, porque la tecnología atrapó a los niños.

¿A los cuantos años empezó a entrenarse?

A los cuatro años mi padre decidió llevarme a una escuela. El primer entrenamiento, bien; al siguiente día me dolía el estómago, me puse a llorar y no entrené más. Cumplí cinco años y me metieron a la escuela Bumangués, ahí empezó el proceso.

¿Qué influencia tuvieron sus padres en este camino?

Muchísima. Desde cuando empecé, gracias a Dios, me han ayudado. Mi padre me acompañaba a los entrenamientos, me trabajó la técnica, descubrió mi posición en el terreno de juego, esa fue su influencia. Mi madre era el apoyo en las decisiones, en la casa con la alimentación, tenerme todo listo y cuidarme. Siempre los he tenido ahí.

¿Cómo llegó a las divisiones menores de Millonarios?

En octubre del 2013, un entrenador, amigo de mi padre, le dijo que había convocatorias cerradas en Millonarios. En Bogotá nos dijeron que buscáramos a un entrenador que era quien me iba a evaluar. Llegamos, en cada entrenamiento esperábamos que estuviera ahí, pero jamás llegó y me regresé triste. Pensé que no iba a ser nadie. En diciembre, nos volvieron a llamar, a convocatorias abiertas. Tenía que llenar un formulario, me miraron, dijeron que los aprobados tenían que presentarse en enero. Pasé los filtros y durante un año estuve allá.

¿Qué recuerda de su paso por el Pony Fútbol?

Fue muy especial. En Bucaramanga nunca se había hecho un zonal clasificatorio para disputarlo luego en Medellín y ese año la ciudad fue sede. El equipo en el que jugaba era el mejor y viajamos a Medellín. Lo disfruté mucho, lo viví como un mundial. Hacía mucho tiempo que un equipo de Santander no iba a Medellín. Fue la primera vez que juegue un partido con himnos, con mucha gente, que salía por televisión. Fue una fiesta.

¿Ha vivido momentos difíciles?

– Muchos. Sacrificar fechas especiales de mi familia, eso es duro de asimilar. También, dentro del campo, cuando se le cierran las puertas.

¿Cómo llegó al Atlético Bucaramanga?

De Millonarios salí por un asunto extra futbolístico. Dio la casualidad que el profesor que me llevó a Bogotá lo habían nombrado director de las divisiones menores en Bucaramanga. Me llamó, me dijo que había un buen proyecto en ese equipo. Decidimos con mi padre regresar, salí seleccionado y ahí empezó mi proceso con el equipo ‘leopardo’.

¿Qué aportó el club ‘leopardo’ a su formación?

– Mucho. Los profesores que tuve en cada categoría me formaron dentro y fuera de la cancha, me llenaron de seguridad para cada año que estuve acá. En el club hice bien las cosas, me fue excelente.

¿Qué recuerda del debut?

Como todo, fue especial. Agradezco a los profesores Carlos Giraldo y Víctor Hugo González que creyeron y confiaron en mí en ese momento. En la concentración no pude dormir ni un minuto, pensaba si me iban a poner, cómo iban a ser las cosas. Llegamos al estadio y en el camerino me raparon, me dejan bien feo para salir a la cancha. En el terreno de juego, el profe Víctor Hugo me dio las indicaciones, me dijo que me divirtiera, que hiciera lo mejor, lo que sabía hacer. Me fue bien, gracias a Dios.

¿La llegada al Cúcuta Deportivo cómo fue?

Mis representantes no llegaron a un acuerdo con el club ‘leopardo’ y me tenían la opción del Cúcuta. Consulté y lo pensé con mi familia, vimos que era buena opción por lo que significa este club por la historia. Se dio la oportunidad y llegué a esta institución en al que estaré agradecido eternamente.

¿Cómo fue el recibimiento del equipo en Bogotá?

Chistoso. Creía que venía a probar, que no estaba contratado, me habían dado ropa distinta a los contratados, lo tomé con risa. Después, me conocieron. Entrené, pero no tuve mucha participación en los amistosos. El profe no me tuvo en cuenta y nunca me explicó. Fue una buena pretemporada, dura, exigente por la altura. Linda experiencia.

¿Qué opinión tiene de Jairo Patiño?

Aparte de que fue un gran jugador, también es gran persona, buen técnico. Fue poco lo que compartimos y le deseo lo mejor a donde quiera que vaya.

¿Por qué los malos resultados en ese momento?

Porque el equipo estaba encontrándose. Había que buscar química, todavía no nos conocíamos en lo personal. Veníamos con unas cargas de entrenamientos altas y se reflejó en los partidos.

¿Qué le faltó a Jairo Patiño para manejar bien el camerino?

Nada. Hasta el último día que estuvo en la institución lo dio todo. Las circunstancias del momento no se dieron, todos tenemos responsabilidad en lo que sucedió.

¿Lo deja tranquilo estar junto a jugadores de su edad?

Sí. Es bueno ver juveniles en la plantilla. Le damos un aire fresco al equipo y tratamos de aprender día a día. Los de más experiencia nos enseñan cómo son las cosas dentro y fuera del terreno de juego. Es buena combinación, un gran plantel, una gran familia. Ojalá sigan dándose las cosas.

¿Se imaginó jugar fútbol profesional a tan corta edad?

Desde niño soñé con debutar a temprana edad. Trabaje para eso. Hubo momentos en los que sentía que el sueño no lo iba alcanzar. Tenía presente tres cosas para lograr mi objetivo: Fe, trabajo y constancia. Me motivó una frase de mi madre, me dijo: “Hijo encárguese de trabajar, entrenar, de dar todo, de exigirse, que Dios se encargará de lo imposible”. Eso me marcó y gracias a Dios pude debutar. Voy por más.

¿Qué recuerda del primer partido con el Cúcuta Deportivo?

Hubo nervios y ansiedad por debutar en un clásico. Fue muy bonito ver que la noche anterior la hinchada hizo ‘el banderazo’ en el hotel. Nunca había vivido esa experiencia. El recibimiento en el estadio fue magnífico. Ver a mi familia en las gradas fue emocionante, porque han estado desde mis inicios. Iban a cada partido para apoyarme. Hice las cosas bien en el campo, varia gente me felicitó a pesar del resultado. Será una historia linda para contar.

¿Cómo recibió la llegada de Jorge Artigas?

Tenía expectativa por la llegada del profe Artigas. No conocía mucho sobre él, pero sabía que venía a darle un nuevo aire al equipo, nuevas tácticas, nueva motivación, y así fue. El cuerpo técnico es bueno, son excelentes entrenadores y personas. Tuve un presentimiento, que quizás al profe le iba a gustar mi manera de jugar y mi trabajo. Estoy agradecido con el cuerpo técnico por la confianza en mí.

¿En qué se identifica con el técnico uruguayo?

Me siento identificado, tenemos el mismo carácter en la cancha. Veo en cada entrenamiento lo bueno que es técnicamente y es una gran persona. Se hizo amigo de nosotros, nos colabora en todo, pienso que lograremos muchísimo de la mano de él y con Dios al mando.

¿Qué opinión tiene del grupo profesional?

Es compacto, combina la experiencia con la juventud. Somos una familia que día a día entrenamos para sacar esto adelante, para darle alegría a la hinchada. Tenemos una buena relación con cada compañero y es bonito ver esa armonía en el grupo.

¿Cómo analiza el talento de los cucuteños?

Son muchachos talentosos, con condiciones futbolísticas, buenas personas, humildes, trabajadores. Se refleja el trabajo que hacen las escuelas de fútbol en Cúcuta. Hasta el momento que he compartido con ellos son grandes amigos.

¿Su perspectiva de la hinchada?

La hinchada, por lo que he visto, es una de las más grandes del país. Es una fanaticada caliente, exige mucho. En cada partido he visto cómo no dejan al equipo solo, apoyan a pesar del resultado, tienen fe y aguante. Nosotros trabajamos para darles alegría.

¿Qué es lo más difícil de estar lejos de casa?

Todo es difícil. Se extrañan la sazón de las comidas, los familiares, los amigos. Todo surge, porque uno sale de la zona de confort para cumplir un sueño. Cuando se está lejos de casa se tiene que ser más responsable, crecer más como persona. Todo es un aprendizaje en la vida y cuando estoy en Cúcuta con mi soledad he aprendido a ser más independiente y responsable.  Más adelante pienso tener a mi familia junta adonde vaya.

¿Cuál es su motivación?

Sin duda, la familia, porque han estado conmigo en las buenas y en las malas, en todo momento están ahí. Mi otra motivación es mi abuelo, que antes de debutar falleció. Su sueño era verme en la profesional, cada cosa que logre de aquí en adelante es para mi familia y mi abuelo.

¿Si su vida fuera una serie de Netflix como se llamaría?

Se llamaría el Gladiador. Es una película hermosa, me identifico con el personaje porque le tocó difícil, luchó contra todo para alcanzar la gloria. Cada vez que tengo la oportunidad la veo para motivarme y alcanzar mis objetivos como un gladiador.

¿Cómo podemos describir a Auli Oliveros?

  • Soy sencillo, noble, humilde, alegre, entregado a Dios. Soy audaz, si me propongo las cosas, lo logro, soy buen amigo y estoy contento por cambiar mi vida gracias a Dios.

JORDY ORLANDO CRUZ

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

DEPORTE AFICIONADO. Canchas sintéticas, sin público y sin fútbol

CÚCUTA.- La Asociación de Canchas Sintéticas de Cúcuta solicitó al alcalde Jairo Yáñez que incluya …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.