Inicio / Destacado Barra / TESTIMONIO. Mi vida está detrás del fútbol: Fernando Ortega

TESTIMONIO. Mi vida está detrás del fútbol: Fernando Ortega

CÚCUTA.- Fernando Ortega tenía un sueño, quería ser futbolista profesional y se veía en grandes equipos sudamericanos y europeos. Una enfermedad lo despertó de manera abrupta y hoy, para compensar ese deseo, hace malabares en las calles de Cúcuta. Cualquier moneda que recoja es el premio a la demostración de sus habilidades con el balón.

Nació en Pachely, jurisdicción de Tibú. Tiene 20 años, monta videos en redes sociales, porque a eso se dedicará cuando se canse de ser admirado por transeúntes y conductores en esta o aquella esquina. Mientras se divierte para deleite de los amigos del balompié, sigue con el pensamiento fijo en ese deporte que le fue esquivo.

  • Mi vida está detrás del fútbol. No se dio, pero igual, con la vida tengo que seguir y superarme, esa es la idea que tengo como persona.

Viste la camiseta del Cúcuta Deportivo. Toma el balón, hace un par de toques con el pie derecho; sube la pelota a la cabeza, cuatro, cinco series; la baja al pecho, vuelve a ponerla en el pie y la impulsa para recibirla en la nuca. Aplausos por algunos y monedas por otros. Nació con esa habilidad y con el pasar de los años la ha perfeccionado.

El fútbol no le dio la oportunidad que hubiera querido tener. No comenzó en la niñez, sino años más tarde. La razón, vivía en el campo, donde es difícil descollar. Cuando quiso dedicarse de lleno al deporte, una enfermedad lo envió a la banca y debe recuperarse del daño sicológico que le causó.

En la cancha ocupaba la posición de volante 10 o extremo por derecha. En los cruces de la ciudad tiene segundos para jugar, mientras el semáforo está en rojo. La disciplina y el trabajo duro le han permitido evolucionar. Valores que complementa con la perseverancia.

  • Uno puede empezar sabiendo nada, nada. Todo es disciplina, trabajar, esforzarse, dedicarse.

Encontró en el camino a un referente y lo siguió para aprenderle lo bueno. Después, dedicó el tiempo a practicar y a no despegarse de la esférica. Los sueños lo llevaron a verse en el General Santander, con la camiseta rojinegra, como la que luce, y con el 10 a la espalda, como lo lleva. También voló en los pensamientos y aterrizó en La Bombonera, con Boca.

De repente, da una zancada mental y regresa a Pachelly. En la cancha del corregimiento tibuyano se encuentra con el entrenador Peter Gómez. Ahí, aprendió lo básico, lo elemental de esta disciplina. Recapacita y se da cuenta de que no es lo mismo entrenarse en el pueblo natal que hacer parte de una escuela en la ciudad, por calidad y competencia.

Habla de experiencias, de aprendizajes y de objetivos. Reconoce que entre los cucuteños hay gente que apoya, que ayuda, que valora los esfuerzos. Agradece a Dios, porque le ha ido bien con el balón, no como hubiera querido, en un equipo, sino en el pavimento.

–          La calle para mí ha sido la mejor universidad. La oportunidad que no tuve en un club profesional o en una universidad, la tuve en la calle. Esa enseña a punta de golpes.

Los proyectos de vida que tiene pensados le permiten verse, dentro de un año, en una situación distinta. Dejará la calle para pasar a las redes sociales. Montará videos en YouTube, Facebook, Tik Tok y las demás. Ahí lo encontrarán como FernandoOrtega 10.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

FERIAS Y FIESTAS. Cúcuta, ciudad destino

CÚCUTA.- En dos etapas se clasificaron las fiestas cucuteñas, para este año. Preferias, del 5 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.