Inicio / Destacado Barra / “Se acabó la humillación”: Gramaloteros

“Se acabó la humillación”: Gramaloteros

 –         Anoche fue una de las noches más largas de mi vida. Estaba allí, atrás de los alojamientos, en las carpas. No podía con las ganas de venir a abrirlos. Parecía como un chino chiquito cuando se le regala algo y no lo puede usar.

Al igual que los otros 20 gramaloteros que recibieron un alojamiento en el alberge temporal La Palestina,  Myriam Gutiérrez afirmó que lo primero que hará hoy cuando se despierte es abrir la ventana para ver las ruinas de lo que fue hace 10 meses Gramalote, antes de que una avalancha de tierra sepultara gran parte del municipio y la otra parte se escurriera poco a poco entre las grietas que dejó el invierno, en diciembre.

–         Mañana, cuando me levante, lo primero que voy a hacer es abrir la ventana y mirar hacia el pueblo, porque así esté en pedacitos, sigue siendo el pueblo ¡mi pueblo!

Mientras Miriam piensa en abrir la ventana, Jesús María León Botello, esposo de María trinidad Mendoza, no piensa cerrar la ventana en  mucho tiempo. Si pudiera viviría lo que le queda de vida parado viendo “el viejo Gramalote”.

Tiene 60 años y vivió 51 en la zona rural de Gramalote. Los otros nueve, en el casco urbano. De los diez meses que los paisanos llevan arrimados en la ciudad, solo aguantó cinco. Los cinco restantes los ha pasado visitando los escombros de su casa, en una esquina del parque, justo donde pararon muchos pedazos paredes y tapias de la iglesia.

     

–         Lo difícil fue vivir sin ella – dijo y señaló a María Trinidad. En 45 años apenas era la primera vez que se separaban.

Hoy los niños juegan,  ríen, se tildan de millonarios, pues, por fin tienen una colchoneta dónde dormir.

–         Nosotros dentro de las necesidades, estamos tranquilos, vivimos felices también, esto es descansar – anotó Leonor Sepúlveda, dirigente comunal de Gramalote.

También forma parte de los damnificados instalados en el Alberge Temporal La Palestina, a 10 minutos del antiguo pueblo. Leonor recordó, lloró, suplicó, rogó y encomendó al Señor a los coterráneos que desdichados quedan en Cúcuta.

Los que están en la capital del departamento están enfermos por el calor,  la situación económica, las necesidades. En Cúcuta se piensa  en arriendo o en mercado, si tienen para comer no tienen para el arriendo.

–         A muchos se les ha subido la tensión. Todos queremos a Gramalote de corazón, por eso ruego para que todos estemos juntos, para que dejen de vivir arrimados, humillados, porque  recuerden que el muerto y el arrimado al tercer día hieden – agregó Leonor.

Al acto protocolario asistieron autoridades eclesiásticas encabezadas por monseñor Julio César Vidal Ortiz, el comandante de la Policía en Gramalote, el alcalde Ciro Alfonso Sandoval, delegados de Caritas Irlandesa (Trocaire), del Secretariado Nacional de Pastoral Social (SNPS), del Ministerio de Cooperación Alemana (BMZ) y José Antonio Manrique, de Paz y Futuro.

La Diócesis de Cúcuta presentó el plan para instalar otros 60 alojamientos. Los programas de proyectos productivos emplearán a los habitantes de los alojamientos temporales para construir el salón múltiple.

Atención Pastoral y Cruz Roja formularon la intención de construir 20 alojamientos, y el Comité Departamental de Cafeteros propuso el  proyecto de vivienda rural para los damnificados de Gramalote.

 Texto y fotos: Mario Caicedo

Mariocaicedo30@gmail.com

       

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

RED DE GESTORES. Comenzó preparación del Mes de la Niñez

CÚCUTA.-La Red de Gestores y Gestoras Sociales de Norte de Santander comenzaron la preparación del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.