Inicio / Destacado Barra / MANO A MANO CON JORGE ARTIGAS. No pierdas nunca las ansias de ganar y triunfarás
De Medio Oriente solo me quedó mucha experiencia y dos anécdotas que jamás olvidaré. / Foto: Juan Pablo Bayona/Cúcuta Deportivo

MANO A MANO CON JORGE ARTIGAS. No pierdas nunca las ansias de ganar y triunfarás

CÚCUTA.- Regresó a Colombia, pero esta vez como director técnico. Jorge Artigas es el encargado de manejar las riendas del Cúcuta Deportivo para lo que resta del 2020. Habló sobre la carrera como futbolista y las vivencias por el mundo, desde el debut en Uruguay hasta cómo fue adaptarse a otra cultura, quitar estereotipos del latinoamericano y una que otra costumbre charrúa.

¿Quién es Jorge Artigas?

  • Nací en Buenos Aires (Argentina), pero me considero uruguayo, porque desde chiquito viví en ese país. Mis papás son uruguayos, toda mi familia, mi fútbol, mi escuela. Me gusta aclararlo, no puedes cambiar tu lugar de nacimiento, pero la nación que siento, de donde soy parte y la cultura con la que me identificó es de Uruguay.

¿Qué recuerda de su infancia?

  • Fue una infancia linda, con mucho juego de pelota. Mucha calle, muchos amigos de barrio, en la escuela, con mis hermanos. Lo que más recuerdo es pasar el día afuera, jugábamos mucho. Nuestro gimnasio eran los árboles y nuestra cancha era cualquier pedazo de tierra o la carretera.

¿En qué momento empezó su romance con el fútbol hasta convertirlo en profesión?

  • No tengo uso de razón desde que me gusta la pelota. Me cuentan mis padres que cuando era chiquito veía algo redondo y lo quería patear.

¿Tuvo dificultades económicas para iniciar en el fútbol?

  • Salí de un equipo humilde, Cerro; también es el barrio donde vivo. Me siento orgulloso de pertenecer a un barrio muy humilde y emblemático de Montevideo. Tuve la fortuna de firmar un contrato profesional. Fui cartero, hice ferias, vendíamos juguetes con los compañeros a fin de año, trabajé en un taller mecánico y eso me formó, me hizo más fuerte. Luego disfruta, cuando le llegan las cosas buenas.

¿Qué recuerda de su debut como futbolista profesional?

  • En ese momento jugaba el engache Henry Homann, era argentino, jugaba para Cerro y me avisan dos días antes que voy al banco. No dormí esa noche, me habían golpeado en las juveniles y el dolor ni lo sentía. Lo más lindo fue que jugué con Homman, entré y él estaba en cancha, me daba la pelota, proporcionaba tranquilidad en mí y si antes lo admiraba, ese día lo hice más, parecía que había jugado toda la vida con él.

¿Cómo llega al Universitario de Deportes en Perú?

  • Para mí es el más grande del Perú. Independiente de que haya jugado allá, era un club que disputaba la Copa Libertadores y buscaban un volante con mis características. El futbol peruano me sorprendió gratamente. Fue una época linda, estuve seis meses ahí, hice una buena Libertadores, se abre la puerta del fútbol colombiano y llego al Tolima.

¿Cómo llega y que recuerda de su paso por el Deportes Tolima?

  • Me llama directo la gente del Tolima, había comenzado el torneo y el Tolima no había ganado. Llegué a Ibagué y conseguimos la primera estrella. En mi carrera me tocó salir campeón cuatro veces, conozco jugadores de prestigio que nunca lo hicieron y a mí en esos años me tocó salir, porque era un grupo que no le entraba nada y salía a ganar.

¿Qué amigos le quedaron de aquel Deportes Tolima?

  • Tengo la fortuna de contar con uno acá en Cúcuta que es Giovanni García, después Hernando ‘Cocho’ Patiño, Ricardo Ciciliano, Arley Dinas, Freddy Hurtado, Oscar Passos, tenía que nombrar a todo el equipo, estaba Yulian Anchico en ese momento.

¿Cómo llegó a Danubio?

  • Me llevó Gerardo Pelusso. Cuando se enteró que salgo campeón con Tolima y se me había acabado el contrato, se pone en contacto conmigo. Danubio para ese momento había perdido dos finales consecutivas. Yo venía de salir campeón en Colombia. Me invitó a Danubio con un gran plantel, grandes jugadores y la consigna era salir campeón. El grupo se fortaleció y ganamos el campeonato con ventaja.

¿Cómo llegó a Tijuana en México?

  • Siempre hay alguien que te mira y el jugador uruguayo es difícil de que salga si no es por un grande o porque tengas muchos títulos. Cuando llegó la posibilidad de ir a Tijuana, no lo pensé dos veces, era una diferencia grande, había que aprovechar el momento. Mi familia, mi esposa que siempre me acompañan me ayudaron en la decisión.

¿Qué recuerda de su paso en Brasil con Botafogo?

  • Botafogo me contrató como una de las figuras y había tenido una lesión en Tijuana que no me había recuperado bien, fue un desgarro en el cuádriceps. Jugué un partido, salimos campeón del Carioca, cuando pasa eso el médico me sugiere una operación. Cuando traes a un jugador como solución y no juega, entendí que no podía cobrar lo que me ganaba, pero si una ayuda para mantenerme. Pasaron los seis meses para ir luego de préstamo a un equipo con el fin de agarrar ritmo que fue Avaí.

¿Qué recuerda de su llegada a Avaí?

  • En Avaí siento que volví a iniciar con mi carrera, porque luego de la lesión no era el mismo, nunca había tenido lesión tan fuerte y fue el equipo brasileño que me ayudo a tomar confianza, retomar el ritmo, podía pegarle al balón sin pensar en el dolor.

Cuándo existe este tipo de lesiones ¿cuáles la mejor forma de reiniciar?

  • Con mucho trabajo, hacer lo que te mandan, cuando uno no está en la cancha lo que siente es el ritmo. Fueron tres meses de doble horario. Esa era la forma correcta, cada cosa que me decían lo aplicaba así que eso fue una ayuda para retornar.

¿Por qué regresó a Cerro en el 2007?

  • Cerro subió, en el 2007, a primera división y el técnico que ascendió también estuvo conmigo, Jorge González. Con todo lo que había vivido sentía que tenía cómo regresar a un club que me formó, por ser del barrio. Me quedé durante seis meses.

¿Por qué llegó al Al- Ahli de Emiratos Árabes?

  • Tenía más de 30 años y lo que esperaba era tener experiencia. Con ese objetivo fui y me encontré con un fútbol raro, una cultura diferente. Me hicieron crecer mucho. Los viajes, conocer mucha gente, conocer países a uno lo hace evolucionar a nivel personal.

¿Qué fue lo más difícil de adaptarse a la cultura árabe?

  • Sinceramente nada me pareció difícil. El invitado soy yo, y el que se debía adaptar era yo. Es igual que en Colombia, vine y tengo que analizar cómo son ustedes, a pesar de ser latinos y tener cosas en común, hay otros aspectos de ética y respeto que debe conocer y aprender a tolerar para comprender, desde el saludo, como dirigirte a ellas, etcétera.

¿Qué recuerda de su paso por Omán?

  • Es un país que limita con Emiratos, jugué en un club popular y se disputaba la copa del Golfo y me invitaron a jugar, a mí me gustaba disputar ese torneo, esa competición se jugó en Arabia, hicimos pretemporada en Siria. Lo que más me traje de Medio Oriente son mis experiencias, viví cosas que nunca me imaginé, así fuera por cultura, por costumbre, me abrieron la mente y me enseñaron a valorar más lo que tienes.

¿Cuál es la anécdota más sorprendente?

  • Cuando me devolví para Uruguay, le pedí al equipo donde estaba, a su presidente, que me quería ir. Nos habían eliminado del torneo y extrañaba a mi familia. Para esto tenía que pasar una noche en Mascate (capital de Omán), cuando salí del aeropuerto le pregunté a un policía dónde había un hotel cerca, me reconoce, no le salía mi apellido Artigas, me decía Ortegas. Me dijo el nombre del club, y me dijo: “Nunca vamos a tener un jugador como vos, hoy te quedas en mi casa”. Le respondí: No, gracias. Me dijo que de ninguna manera me va a llevar a un hotel, que en su casa me sentiré mejor. Estaba con sus amigos y celebraban el Ramdam, en ese momento desde el primer rezo a las 7:00 de la mañana hasta que se acabara el tiempo no podía comer.

¿Cómo llega a Intigas en Perú?

  • En Perú me había ido muy bien con Universitario, las puertas habían quedado abiertas, necesitaba regresar a Sudamérica, porque en Medio Oriente me perdí de mucho. Estaba desorientado, desactualizado y no había herramientas como hoy. Necesitaba volver, así que Intigas, de Ayacucho, me abrió las puertas. Hicimos una campaña inesperada, debutaron en primera división, nos metimos en Copa y fue bonito aportar ahí.

¿Qué recuerda de su paso por América de Cali?

  • La verdad pase cosas lindas ahí. Hasta hoy, tengo buena amistad. Me llaman muchos de mis compañeros. El único sin sabor que me quedó fue no haber disputado la promoción y los playoffs para clasificar.

¿Sufrió por ese descenso del América?

  • Era algo que no se esperaba. Nos tocó vivirlo, estar ahí, no pudimos ayudar desde donde correspondía, pero bueno son cosas del fútbol y lo que no mata, te fortalece.

¿Qué diferencia hay entre la hinchada del Tolima y América?

  • Mucha, porque en el Tolima cuando gana te acompaña, pero no es tanta la gente como con América. El tolimense sabe y no se enoja por eso, tengo un cariño inmenso por Tolima, lo saben. La hinchada del América es grande, fuimos a jugar en Perú y estaban los hinchas, llenaban una tribuna. Es así, hay hinchada de América en todo lado.

¿En una palabra defina la hinchada del América?

  • Espectacular.

¿Por qué llegó a Central Español, en Uruguay?

  • Cuando me lesioné en América, tuve problemas porque nadie me respondió. Fue el 27 de noviembre mi dolencia y el 14 de diciembre me llegó la no renovación del contrato. Central Español me abrió las puertas a pesar de tener 36 años y me quedé jugando en la B año y medio. A mitad del 2015 me retiré, porque estaba preparado para ser DT. Mientras me recuperaba hice el curso y me dieron la posibilidad.

¿Le dolió retirarse como lo hizo o hubiera preferido de otra manera?

  • No, para nada. Lo tenía planteado y me sentía entrenador. El último año, a pesar de que respetaba al entrenador, practicaba con los entrenamientos, dirigí en algún momento a mis compañeros. Tuve 20 años de carrera interrumpida y el único sueño que me faltó fue jugar para la selección uruguaya.

¿Qué sueños le faltaron por cumplir?

  • Como futbolista, vestir los colores de la Selección Uruguaya. Como entrenador lo puedo hacer y mi sueño actual es ser campeón con el Cúcuta Deportivo.

¿Cómo llega al Cúcuta Deportivo?

  • Se comunicaron conmigo después de perder el cuarto partido, contra Alianza Petrolera. Había sido sondeado el año pasado y no se dio. A principio de año tuvimos conversaciones. Cuando pasa lo de Petrolera fue algo más directo. Viajé a Bogotá para que me conocieran y charlar. Esa reunión fue clave y ahí me empiezo a acomodar para conocer lo interno del club.

¿Qué lo motivo a decir si al proyecto?

  • Me encanta el fútbol colombiano. La mejor experiencia la viví acá. La gente me hace ver como si estuviera en casa, no extraño nada. La posibilidad de dirigir a un equipo como Cúcuta, es una oportunidad para mí al igual que al club, porque la idea es hacerlo protagonista del rentado colombiano.

¿Qué opina de los juveniles del club?

  • Me llevé una buena impresión. Hoy, son importantes para levantar el nivel del club. No soy de mirar mucho la cedula. Si me lo demuestras en la cancha, tendrás tu lugar, pero si el juvenil pide pista y me demuestra que está mejor, pues le va tocar al compañero lucharla y estar bien en todos sus sentidos.

¿Jugador con el que se siente identificado acá en el plantel?

  • Con todos, pero me veo con Auli Oliveros y Matías Rodríguez, me recuerdan mucho mi carrera.

¿Cómo se hace el mate uruguayo?

  • Se pone en el recipiente la yerba, se sacude para que salga el polvillo, se deja un espacio para poner la bombilla antes, agua fría para que se hinche. El primer mate no se toma, se tira y a partir del sabor se lleva de acuerdo con el horario.

¿El mejor amigo colombiano que le regaló el fútbol?

  • Tengo muchos, pero me quedo con Del Castillo y Giovanni García.

¿Cómo podemos describir a Jorge Artigas?

  • Soy humilde, creo firmemente en que uno obtiene lo que se merece y por eso trabaja para eso.

JORDY ORLANDO CRUZ.

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

PLAN LIBERTAD Y ORDEN. Activan estrategia contra receptadores

CÚCUTA.- El Parque Lineal, El Triángulo, el parque Antonia Santos y el barrio Magdalena están …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.