Inicio / Charlas Con... / Eva Perón: “Me rebelo con todo el veneno de mi odio”

Eva Perón: “Me rebelo con todo el veneno de mi odio”

María Eva Duarte marcó la historia política argentina al oponerse a las leyes que maltrataban a los desposeídos, conseguir beneficios para las mujeres y oponerse al sistema que gobernaba al país. Hija ilegítima, ‘chola’ y actriz de segunda fueron las características de los primeros años. Luego, la vida le dio la recompensa y la convirtió en locutora, protagonista de radionovelas y la esposa del presidente Juan Domingo Perón.

Desde el poder no se escondió para maltratar; por el contrario, luchó para reivindicar  las clases marginadas y logró la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, el respeto por los ancianos y la puesta en marcha de obras sociales. No llegó a la vicepresidencia porque un cáncer en el útero se la llevó a los 33 años.

¿Quién es María Eva Duarte?

Soy más conocida como Eva Perón o, simplemente, Evita. Soy un ícono de la política argentina, y hoy  he pasado a ser símbolo mundial.

¿Usted era una política profesional?

No. Y mis actos abren la pregunta sobre qué significa la profesionalización de la política.

¿Por qué se dice que tuvo una actuación fuerte en  lo político-social de Argentina?

Pues me tocó vivir, y no es exagerado decirlo,  el fenómeno del ‘peronismo’.

¿Cómo le gusta que la recuerden sus paisanos?

Como luchadora social, líder popular y carismática.

¿Qué significó para los desposeídos?

Para la clase obrera industrial formada en las primeras décadas del siglo XX y los sectores históricamente marginados del país,  fui un referente espiritual en relación con las conquistas sociales. Para la derecha conservadora  fui un símbolo ligado al ascenso de los sectores populares.

Hubo sectores que no la quisieron…

Sí, cuando se supo de mi enfermedad terminal aparecieron grafitis en  Buenos Aires con el oprobioso mensaje: ‘Viva el cáncer’.

La izquierda no peronista también ha levantado críticas en su contra…

Sí, me caracterizan como populista, más volcada a la beneficencia social que a la verdadera trasformación revolucionaria.  

Doña Eva, hay algunas dudas acerca de su nacimiento ¿cuál es la verdad?

Según el acta 728 del Registro Civil de Junín, provincia de Buenos Aires,  nací el 7 de mayo de 1922,  con el nombre de María Eva Duarte.

Sin embargo, existe unanimidad en los investigadores para sostener que esa acta es falsa…

Dicen que se redactó porque lo pedí, en 1945, cuando estuve en Junín para contraer matrimonio con el entonces coronel Juan Domingo Perón.

¿Cómo se definió la fecha?

Fue necesario establecer  la fecha y el lugar en los que  nací y  el documento más importante fue el acta de bautismo,  registrado en el folio 495 del Libro de Bautismos correspondiente a 1919 de la Capellanía Vicaria de Nuestra Señora del Pilar, elaborada el 21 de noviembre de 1919.

Entonces ¿usted nació tres años antes?

Eso concluyeron los investigadores y dan como fecha el 7 de mayo de 1919, con el nombre de Eva María Ibarguren.

¿Cómo era su familia?

Fui hija de Juan Duarte y Juana Ibarguren. Mi papá (1872-1926), conocido como ‘El Vasco’ por los vecinos, era estanciero y político conservador de Chivilcoy, ciudad cercana a Los Toldos. Mi madre (1894-1971) era hija de la puestera criolla Petrona Núñez y del carrero Joaquín Ibarguren. Mi padre  mantenía dos familias, la legítima en Chivilcoy con su esposa legal Estela Grisolía y otra ilegítima, en Los Toldos, con mi mamá.

¿Cómo fue su infancia?

Viví en el campo hasta 1926. En esa fecha   falleció mi padre en un accidente automovilístico y la familia quedó desprotegida, hasta el punto de abandonar la estancia en la que vivíamos.

¿Quedó alguna marca de esa etapa de la vida?

Las condiciones de discriminación de los primeros años del siglo XX me marcaron profundamente. En aquella época la ley argentina establecía que si los padres no habían contraído matrimonio legal, los hijos serían llamados  ilegítimos, hijos adulterinos y quedaba constancia  en la partida de nacimiento. Por eso, en 1945, hice que se destruyera mi partida  original para eliminar esa tacha infamante.

¿Qué hizo para devolverles la dignidad a los hijos como usted?

Desde el Gobierno impulsamos leyes antidiscriminatorias para igualar a las mujeres con los varones y a los niños entre sí, sin importar la naturaleza de las relaciones entre los padres. Esos proyectos tuvieron resistencia entre  la oposición, la Iglesia y las Fuerzas Armadas. Solo en 1954, dos años después de mi muerte, el peronismo logró sancionar una ley eliminando las discriminaciones más infamantes (hijos adulterinos, sacrílegos, naturales, etcétera), aunque manteniendo la diferencia entre hijos legítimos e ilegítimos. Incluso, Juan Domingo Perón había sido registrado como hijo ilegítimo.

¿Cómo le fue en la primaria?

Mal, la cursé con dificultades. Repetí el segundo grado, en 1929. Tenía 10 años.

¿Algún sobrenombre de esa etapa de la vida?

Dos. Por la cara aindiada me decían ‘Chola’. Otros me llamaban ‘Negrita’, ese remoquete lo mantuve por siempre.

¿Dónde afloró su vocación artística?

En Junín, en la escuela. Tenía dificultades para seguir los programas escolares, pero destacaba  por la declamación, la actuación y la participación en  espectáculos.

¿Cuál fue la primera obra de teatro en la que participó?

‘Arriba Estudiantes’ y luego  ‘Cortocircuito’, para recaudar fondos para una biblioteca escolar.

¿Qué no le gustaba de la escuela?

La matemática, me  inclinaba por la literatura y la declamación. Pero no había nadie mejor que yo cuando se trataba de intervenir en las fiestas del colegio. Tenía fama de ser excelente compañera. Era una gran soñadora. Tenía intuición artística.

Por ahí hay un mal recuerdo de su juventud…

Ah, sí. Dos jóvenes me invitaron con una amiga  a viajar a Mar del Plata en el auto de ellos. Al salir de Junín intentaron violarnos, no lo lograron, pero nos abandonaron desnudas en las afueras de la ciudad. El chofer de un camión nos llevó de regreso a casa.

¿Cuándo viajó definitivamente para Buenos Aires?

El 2 de enero de 1935. Tenía 15 años. Viajé  acompañada de mi madre, quien permaneció a mi lado hasta que obtuve un empleo para actuar en un papel secundario en la compañía teatral de Eva Franco, una de las principales de la época.

¿Cuándo debutó como profesional?

El 28 de marzo de 1935,  en la obra ‘La Señora de los Pérez’, en el Teatro Comedias. En 1936, me contrató la Compañía Argentina de Comedias Cómicas para una gira de cuatro meses por Rosario, Mendoza y Córdoba.

¿Cómo era en ese entonces?

Jovencita, morocha, flaca y débil, con el sueño de convertirme en actriz importante, con alegría, fuerza y sentido de la amistad y la justicia.

¿Cómo fue el despegue definitivo?

Lento. Participé en películas como actriz de segunda línea, también como modelo, aparecí en la tapa de algunas revistas de espectáculos, pero sobre todo comencé una carrera exitosa como locutora y actriz de radioteatros.

¿Y en el cine?

Simultáneamente,  actué  en las películas ‘El más infeliz del pueblo’, con Luis Sandrini; ‘La carga de los valientes’, y ‘Una novia en apuros’, en 1941.

¿Cuándo conoció a Perón?

En los primeros días de 1944.  Era un joven integrante de la tercera fila del nuevo gobierno. Estaba viudo desde 1938. Ocurrió en un acto  en el estadio Luna Park para condecorar a las actrices que más fondos habían recaudado en la colecta de solidaridad con las víctimas del terremoto que asoló a San Juan.  En febrero, nos fuimos a vivir a mi apartamento.

¿Cuándo se casaron?

El 22 de octubre de 1945,  en Junín, en la Escribanía Ordiales que funcionaba en una casona del centro de Buenos Aires.  Dos días después fue la ceremonia  católica en la iglesia de San Francisco, en La Plata.

¿Cómo comenzó su carrera política?

Acompañando a Perón, como su esposa, en la campaña electoral con vistas a las elecciones presidenciales del 24 de febrero de 1946.

¿Su participación  fue una novedad en la historia política argentina?

Sí, porque en aquel momento las mujeres carecían de derechos políticos (excepto en San Juan) y las esposas de los candidatos tenían una presencia pública restringida y básicamente apolítica.

¿Cómo fue el debut en la plaza?

Debido a que Perón no pudo asistir a un acto público en el Luna Park  lo remplacé en el uso de la palabra. Era la primera vez que iba a hablar en un acto político. Sin embargo, los asistentes impidieron que pronunciara mi discurso. El 27 de febrero de 1946, tres días después de las elecciones,   pronuncié el primer discurso político en un acto organizado para agradecer a las mujeres el apoyo a la candidatura de Perón.

¿Qué recuerda de esa ocasión?

Mi reclamo fue que la mujer argentina había superado el período de las tutorías civiles. Dije que la mujer debía afirmar su acción, que la mujer debía votar.

¿Cuál fue su mayor logro de ese comienzo político?

La Ley 13.010, que estableció la igualdad de derechos políticos entre hombres y mujeres y el sufragio universal en la Argentina. Se aprobó por unanimidad.

¿Qué vino después?

En 1949, para incrementar la influencia política de las mujeres, fundé el Partido Peronista Femenino (PPF),  organizado a partir de unidades básicas  que se abrían en barrios, pueblos y sindicatos para canalizar la militancia directa de las mujeres.

¿Qué la destacó durante el gobierno de Perón?

La ayuda social orientada a atender la pobreza y otras situaciones sociales de desamparo.  El 8 de julio de 1948, se creó la Fundación Eva Perón,  que desarrolló una gigantesca tarea social que llegó a niños, ancianos, madres solteras y mujeres que eran único sustento de familia, pertenecientes a los estratos bajos.

¿De qué se trata el Decálogo de la Ancianidad?

Es una serie de derechos de los ancianos: asistencia, vivienda, alimentación, vestido, cuidado de la salud física, cuidado de la salud moral, esparcimiento, trabajo, tranquilidad y respeto. En 1956 la Constitución de 1949 fue derogada por una proclama militar y los derechos de la ancianidad nunca más volvieron a tener jerarquía constitucional.

¿Por qué no aceptó la candidatura a vicepresidenta?

El día que hablé por radio para informar que había decidido renunciar a la candidatura es recordado por los simpatizantes del peronismo como Día del Renunciamiento. La deteriorada salud  resultó a la postre un factor determinante del fracaso de mi candidatura. En las elecciones del 11 de noviembre de 1951,  había sido operada seis días antes y  voté en el hospital.

¿Cuál enfermedad la llevó a la muerte?

Un cáncer de útero. La primera manifestación sucedió el 9 de enero de 1950, cuando me desmayé en el acto de fundación del Sindicato de Taxistas. A comienzos de 1951, volví a desmayarse en la Fundación Eva Perón. El avance del cáncer me volvió cada vez más débil y me obligaba a guardar reposo. El 5 de noviembre de 1951, fui intervenida quirúrgicamente por el  oncólogo estadounidense George Pack, en el Hospital de Avellaneda.

¿En qué textos plasmó su legado político?

En los libros ‘La razón de mi vida’, escrito con la ayuda del periodista español Manuel Penella, que luego de mi muerte se convirtió en texto de lectura en las escuelas, y ‘Mi Mensaje’, dictado al dirigente sindical de los docentes Juan Jiménez Domínguez, lo terminamos pocos días antes de morir.

Ese último es considerado encendido y emocional…

Este fragmento  da una idea de la naturaleza de mi  pensamiento en los últimos días de mi vida:

“Me rebelo indignada con todo el veneno de mi odio, o con todo el incendio de mi amor –no lo sé todavía– en contra del privilegio que constituyen todavía los altos círculos de las fuerzas armadas y clericales”.

¿Qué día murió?

El 26 de julio de 1952, a las 20:25. Tenía 33 años. Mi cuerpo fue embalsamado y mantenido en exposición en la CGT hasta el golpe militar que derrocó a Perón, el 23 de septiembre de 1955, en el que fue secuestrado y hecho desaparecer durante 14 años.

ARTÍCULO ADAPTADO DEL APARECIDO EN ENcontrARTE – Aporrea.org

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

RED DE GESTORES. Comenzó preparación del Mes de la Niñez

CÚCUTA.-La Red de Gestores y Gestoras Sociales de Norte de Santander comenzaron la preparación del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.