Inicio / Conversaciones A Contraluz / Diego Cristancho, científico nacido en Atalaya

Diego Cristancho, científico nacido en Atalaya

CÚCUTA.- Diego Edison Cristancho Blanco es científico, trabaja en una empresa estadounidense, vive preocupado por la ciencia, tiene doctorado en termodinámica y ha compartido con investigadores de alcurnia mundial. Nació en Atalaya, es bachiller del Salesiano, malo para el fútbol, padre de un niño, esposo normal, descendiente de músicos, ingeniero de la Universidad Industrial de Santander, bebedor de cerveza y cucuteño.

El corto recorrido por la vida, 31 años que parecen muchos por lo conseguido a punta de desvelos, sacrificios, dedicación y estudios especiales, lo ha llevado a universidades de renombre,  firmas industriales con presencia en el mundo, investigaciones en campos a los que llegan pocos y conocimientos que comparte con los que hablan ese lenguaje exclusivo de la ciencia.

Para llegar a este momento de satisfacción, sin descuidar un segundo el oficio, “tuve suerte y la fortuna de estar en buenas instituciones académicas”. Aprovechó la enseñanza de los profesores  que le inculcaron el gusto por la academia y por el pensamiento crítico, y acrecentaron la curiosidad que tenía por la naturaleza, por la ciencia, por la investigación. Esos maestros, de alguna forma, regaron en el adolescente de entonces la semilla, la inspiración y la expectativa por aprender.

En el hogar encontró el complemento ideal a lo descubierto en las aulas. “Tuve la fortuna de tener a  mi papá (José Rafael Cristancho), que  me despertó la ansiedad por aprender”. Ahora, en la reflexión sobre lo alcanzado, está convencido de que la academia y el conocimiento dan estatus en la sociedad y cierta personalidad.

En aquel entonces estaba enamorado de la música, por la familia paterna, y quería estudiar música, pero también le encontraba gusto a las ciencias naturales, la matemática, la física y la química. Y en el momento de tomar el camino “decidí por empezar ingeniería química en la UIS”. Estaba a punto de cumplir 15 años.

Los contratiempos académicos no faltaron, no por rendimiento  sino porque siempre estuvo motivado por ser músico. “Toma tiempo en la vida planificar lo que uno quiere ser”. Al tercer semestre hizo algunos cursos de electromagnetismo y  le cogió verdadero amor a la física pura, tanto que lo alejó de los instrumentos, las partituras y el solfeo.

“Me dedique a estudiar las ciencias y le pedí a la universidad que me permitiera hacer la simultaneidad y empecé las dos carreras (ingeniería química y física)”. Y empezó a ganar reputación entre compañeros y maestros.

Al terminar el pregrado, sin tener el doctorado exigido por la universidad, lo llamaron para que dictara clases de optimización de procesos, control y matemáticas avanzadas, en cursos superiores. Estaba por terminar física, era padre y recibió ofertas laborales de varias industrias nacionales de petróleos, palmicultores y cañicultores. “Era tanta la pasión y el amor por la ciencia y la academia que preferí continuar trabajando como profesor de medio tiempo”.

En ese momento comenzó a soñar con la posibilidad de hacer un doctorado en el exterior. La barrera del idioma se insinuó. Y continuó empecinado en que la investigación era lo suyo. La primera responsabilidad en ese campo la tuvo al ser nombrado director de un centro de investigadores y, a los 24 años, era el jefe de 40 ingenieros y 10 abogados en el país.

De esa experiencia tiene una enseñanza. “Hacer investigación es complejo en Colombia” por la falta de recursos para financiar lo que se quiere aprender. En esas actividades duró tres años. De nuevo apareció en el camino la diosa Fortuna. La universidad de Texas firmó un convenio con la UIS y lo eligieron como candidato para el soñado doctorado.

      

Llegó a Estados Unidos con lo aprendido en los salones de clases, lo practicado en el tablero y lo conseguido mediante la investigación en simulación numérica, biotecnología y cosmología. “Era otro mundo el que estaba madurando en mi cabeza, y me di cuenta de que una de las áreas más sagradas de la ciencia es la termodinámica, que tiene unas leyes básicas y cualquiera que haga algo a su alrededor va a ganar reputación”.

En el primer año del doctorado tomó el camino de la termodinámica y concluyó en ese terreno. Las oportunidades aparecieron y trabajó como pasante en empresas petroleras (Houston) y en el instituto de tecnología (Colorado), donde se codeó con los cinco mejores termodinámicos del mundo. “En ese momento había visto bastantes panoramas de lo que podría ser como doctor”. Estaban  el área académica, trabajar en un centro de investigaciones del Gobierno o ser investigador en una empresa. Ninguna de las tres sería su futuro.

Regresó a Texas y encontró la convocatoria nacional para la segunda empresa mundial en producción de químicos. Se presentó al concurso, se enamoró de la investigación empresarial, pasó el examen, lo llamaron a entrevista con los científicos de la firma y en la tarde lo contrataron.

Hace año y medio terminó el doctorado y ahora, trabaja en el área de ciencias analíticas, “porque son los que están haciendo la ciencia más fundamental. A los doctores nos dan recursos para hablar o interactuar con los mejores profesores y desarrollamos ciencia”. En este momento adelanta la investigación para fabricar plásticos. (Espere la segunda parte de esta conversación: La burocracia estatal detiene la investigación en Colombia).

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Fotos: MARIO CAICEDO

mariocaicedo30@gmail.com

      

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

PERFIL. En las 24 horas del día pienso en la muerte: Juan Parra

CÚCUTA.- Juan Parra, poeta y caricaturista pamplonés, vino al mundo luego de ganarles la  carrera …

Un comentario

  1. ME ALEGRA MUCHO PODER VERTE Y QUE TU VIDA ESTA LLENA DE EXITOS SABES NUNCA OLVIDARE QUE FUISTE PARTE DE MI VIDA Y DESPUES DE TANTO TIEMPO FUI ALGO TAN HERMOSO CUIDATE DIEGO Y MUCHAS FELICITACIONES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.