Inicio / Destacado Barra / ‘Demolición 2’, otro sitio de encuentro para los artistas

‘Demolición 2’, otro sitio de encuentro para los artistas

CÚCUTA.- Mario no tenía previsto, esa mañana, hacer ninguna visita en especial. Solo cumplía con el trabajo cotidiano y rutinario. De repente, una invitación informal le cambió el rumbo de esas horas matutinas. Lo convidaron a recorrer una casa vieja, en  la avenida segunda entre calles 11 y 12, pleno centro de Cúcuta, que será demolida en pocos días.

El rostro se trasformó. La mirada cambió y la sonrisa habitual tomó otro tono. En ese instante pareció meterse en el ‘túnel del tiempo’ y retrocedió a finales de la década de los 90. Comenzó a recordar los pasos dados en esa época mientras estudiaba bachillerato. Esa construcción a punto de ser derrumbada había sido el colegio San José de Cúcuta.

Caminó hacia el fondo siempre con el recuerdo fijo para hacer las comparaciones. Cada imagen de hoy lo retrotrae a la condición de alumno de octavo y noveno grados.

La vivienda, en la década de los 20, fue construida para albergar a una familia. Pasaron 70 años y no cambió de uso. Luego, se trasformó en el plantel de bachillerato, en doble jornada diurna, y sede de un instituto no formal en la noche.

Pasaron los años y las complicaciones económicas llevaron a los dueños del colegio a dejar la actividad educadora. Los de la formación nocturna también buscaron otro rumbo. El inmueble quedó solo, abandonado y a merced del deterioro. En ese estado de dejación pasó tres años.

Ahora, aparecieron constructores que lo compraron y lo demolerán para darle a la ciudad más locales comerciales y otras soluciones habitacionales cerca al parque Colón y vecinas de la Biblioteca Pública.

En los corredores se nota la dejadez. En las paredes no están pegados los calendarios, las carteleras y los mosaicos de los bachilleres. A cambio, hay proyectos de pinturas y obras artísticas elaboradas por jóvenes cucuteños que encuentran en estos espacios el sitio ideal para crear.

Los salones no tienen pupitres ni tablero. Serán otro lugar que los muchachos con vena de pintores  llenarán con el fruto de la imaginación, y que mostrarán al público así sea por unas escasas horas. No les importa la perennidad, sino el momento justo para hacerse visibles ante esa sociedad que no los determina.

‘Demolición 2’ es el segundo  proyecto que Luis Brahim encabeza y que tiene que ver con esas casas próximas a ser trasformadas en proyectos de vivienda modernos. El primero se desarrolló en la calle 18 entre avenidas 2 y 3. La experiencia resultó estupenda. “Fuimos, intervenimos la casa y mostramos las obras artísticas”.

Y quedó una enseñanza. “Detecté la necesidad imperiosa de los jóvenes para tener un espacio de encuentro”. También, se evidenció la falta de formación en artes. Por eso en ‘Demolición 2’ ha habido capacitación con talleres, exposiciones, conferencias, cortometrajes, poesía y charlas.

     

“Antes de ser derribadas, consigo que los propietarios y los constructores me las presten durante unos días. Convoco a los creadores y creativos de la ciudad para que entre todos vengamos a intervenir y a hacer piezas hasta volverla un objeto artístico”.

El objetivo es generar espacios de encuentro para los jóvenes y para que  se expresen con libertad, sin prejuicios y que cada uno  aborde el asunto que le interese, que le inquieta y de la manera que lo desee, siempre con una fuerte tendencia a la contemporaneidad. Por eso hay siluetas de gatos sobre las paredes o recostadas. En el otrora baño femenino hay un rechazo al aborto y en el masculino al pensamiento humano. Las esculturas esperan el momento para exhibirse y las pinturas están trazadas.

Este llamado de atención pretende que los jóvenes cucuteños encuentren espacios permanentes y estables para encontrarse, socializar, formarse y expresarse. También, es la manera directa para mostrar la carencia de escuelas de formación en arte, en la ciudad, y para mostrar la nueva generación de cucuteños inquietos por sacar a relucir el ingenio y la inventiva.

Los artistas han respondido en grande al llamado. Una semana después de abierta la casa, llegan a mirar si hay un espacio, un rinconcito para expresarse. Todos saben que aquí tienen un lugar para la expresión. Y  el público, también, llega en buen número después de las 6:00 de la tarde.

¿Qué gana el autor del proyecto? “Si hablamos económicamente, pierdo dinero con las demoliciones. No recibo apoyo oficial. A la institucionalidad nunca le ha interesado este proyecto. Los gremios no apoyan, los particulares tampoco. Los únicos que han apoyado ha sido mi familia, por solidaridad”.

Mario se detuvo en el patio. A la derecha, el laboratorio de química. Nada de lo que hay se parece a la realidad que vivió años atrás. Miró a los lados y encontró otros recuerdos. A la memoria saltaron los rostros de los compañeros y las pilatunas de estudiantes. Preguntó por la imagen grande la Virgen y la divisó en una sala. No quiso indagar más, se dedicó a observar y a recordar. Salió con nostalgia, aunque satisfecho por haber vuelto al colegio. Dentro de poco, será nada lo que lo haga retroceder en el tiempo. El San José de Cúcuta se repartirá en varios nombres de negocios y en uno para el edificio.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Fotos: MARIO CAICEDO

mariocaicedo30@gmail.com

      

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

SHOWROOM 2023. Moda y cocina con talento cucuteño

CÚCUTA.- La pasarela está en el quinto piso. Los modelos aguardan la hora para comenzar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.