Inicio / Aula Universitaria / CRÓNICA LIGERA. ¿Usted sabe quién soy YO?
El grupo, compuesto por jóvenes, está ávido de saber qué trae el adulto para compartir en esa jornada. / Fotos: contraluzcucuta

CRÓNICA LIGERA. ¿Usted sabe quién soy YO?

Llegar al auditorio prestado, echar una mirada a los asistentes, ver los rostros afanados de los estudiantes por conocer a los ganadores de la segunda versión de PrensaDos 2023, escuchar a cantantes en ruta a la consagración y repasar historias de periódico es una experiencia con tinte religioso. El visitante, al igual que los anfitriones, también, lleva ansiedad por conocer lo que hasta ese momento solo podría pasarle por la mente.

El grupo, compuesto por jóvenes, está ávido de saber qué trae el adulto para compartir en esa jornada. Las inquietudes están contenidas, las preguntas quieren brotar imprudentes y las ideas revoletean en cada cabeza en procura de la oportunidad para salir y explotar.

El aula está colmada. No quedan asientos libres para el alumno que no sabe de puntualidad. Candeo, Greiss y Geraldin están al fondo. No es el grupo que desea ampliar conocimientos en inglés. Son los nombres escogidos por los padres para diferenciarlas de las demás niñas de la casa o del barrio.

A ellas se unen Zharick, Sarahi y Nicoll. En ninguna se nota acento extranjero, solo hacen parte de este curso que por casualidad juntó el sistema de la Universidad y las unió en amistad y colegaje. Será fácil saber quién es quién, porque no hay otras jovencitas con esos nombres.

Astrid, Yanaira, Wlachelly, Yireth, Sheril y Elizabeth tienen apartados los asientos desde la primera hora. Durante la sesión académica se las encontrará ahí, en esa fila, una al lado de las otras, y las otras al lado de una. Karen no está solitaria, por el contrario, debe apelarse a los apellidos Suárez, Flórez y Carrillo para saber si asistieron o no y si cumplieron con la tarea.

Estos nombres hacen parte del esnobismo paternal que no deja que las hijas se llamen Paola, Verónica, Teresa o Tatiana. En el sentir popular está arraigada la creencia aquella que el nombre en cualquier idioma, menos en español, llama la atención y la portadora destacará por sobre las demás.

Otros papás, y mamás, en cambio, se salen del molde impuesto por gringos, europeos, asiáticos y africanos. Prefieren hacerles homenajes a hermanos, tíos y abuelos, y feminizan los nombres para bautizar a las criaturas. Ahí surgen María José, Fabiana, Daniela, Luisa, Camila y Gabriela.

La premiación terminó. Cada aprendiz toma el bolso, posa para la siguiente foto en compañía de la amiga, los ganadores se regocijan y los jurados comparten tarima para quedar en los archivos de los teléfonos celulares.

Al salir a la calle, seguro, tropezarán con Mario, Fernando y Rodrigo, y puede ser que caminen junto a Jonathan, Cristian, Elyan y Gianni. Pero nunca, seguro, tendrán como compañeros de pupitre a Hermelina, Eleuterio, Josefina, Ignacio y Eufemio.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

PLAN LIBERTAD Y ORDEN. Activan estrategia contra receptadores

CÚCUTA.- El Parque Lineal, El Triángulo, el parque Antonia Santos y el barrio Magdalena están …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.