Inicio / Vistazo Deportivo / Axiología futbolística

Axiología futbolística

CÚCUTA.- No solo el gozo, la alegría, los impactantes colores, la compulsión de sentimientos, la presencia de los géneros y el orgullo patrio conforman los valores de tan importante justa deportiva a nivel mundial centrada en el fútbol. Más allá de esta natural algarabía se dibujan muchos valores que deben ser resaltados aprovechando la oportunidad de la cavilación individual ante la fuerza de los medios de comunicación en estas semanas del deporte de multitudes con motivo del Mundial Sub-20 en esta noble patria.

El fútbol, deporte traído del viejo continente, llegó a esta tierra y su presencia exigió construcciones monumentales y adecuaciones viales para lograr excelentes lugares en donde la práctica no solo se hiciera una realidad sino la participación de los espectadores convirtiera esta actividad en una de las más contadas por la masa  local, regional, nacional o mundial que en una hora determinada se da cita para disfrutar de esta gesta deportiva.

La confrontación, la táctica y la técnica y las tablas de posiciones son objetos de los doctos en este menester o del periodismo deportivo capaz, incluso, de prever resultados antes de la concreción de un partido.  Estas líneas pretenden dar a conocer una reflexión sucinta, pero comprometedora, de la importancia de este deporte,  por su relación con la vida y los órganos vitales en el cuerpo humano, pues esta proeza, en gran medida, contribuye al logro de la buena vida y a plenitud.

Por otra parte, es importantísimo destacar la forma cómo la práctica del fútbol  relaciona al ser humano con la naturaleza, la cancha, el césped, el Sol, la lluvia, el calor, el frío, elementos determinantes para  preservar la vida. La evidencia directa o por la televisión de estas confrontaciones positivas, hacen recordar al ser humano lo cerca o lo lejos que se está  de la naturaleza, los cuidados o descuidos letales tenidos  con la misma. 

Ahora, en los esquemas axiológicos del deportista juegan los valores del pundonor, del sentido de pertenencia, de cuidado de sí y del otro, etcétera. En los de los televidentes la familiaridad, la camaradería y la celebración por el éxito o la derrota. Tantas cosas tan sencillas y extraordinarias que hacen aprender a partir de un evento como el de un encuentro futbolístico.

Esta realidad del Mundial Sub-20 llama la atención a la desviación que sufren niños y jóvenes cuando esta práctica es  remplazada por las maquinitas, en las que, además de no sudar y perder vida, gastan  plata y lo más grave, se pierde  la afición por el Cúcuta Deportivo y por la Selección Colombia.

EUGENIO PACÍFICO CARRERO

eugenio.pacifico@gmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

FÚTBOL DE SEGUNDA. Cúcuta Deportivo tendrá Fortaleza para llegar a la A

CÚCUTA.- Llegó la hora de la verdad. De aquí en adelante solo cuentan el presente …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.