A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / crónicas / TESOROS NATURALES QUE SE AHOGAN. Laguna Alcapote
La imagen es hermosa. La caída de agua y el pozo, que pareciera construido por castores, invitan a meterse.

TESOROS NATURALES QUE SE AHOGAN. Laguna Alcapote

BOCHALEMA – Norte de Santander.- Desde la vía que lleva a Pamplona se divisa una casa vieja, deteriorada, como si en un siglo no se habitara. Según comentarios de los pasajeros del mochilero en el que viajo, fue estación de ferrocarril.

Me alegra el viaje de una hora larga y ver ese castillo de ladrillo me advierte que Bochalema está a escasos 15 minutos. La vía desde allí es limpia, como si la pavimentaran diariamente. El olor de la carretera es diferente. Me tranquiliza, me gusta Bochalema, donde es inevitable sentarme bajo el samán cada que visito el pueblo.

Bochalema es mi sitio turístico favorito. Las bancas viejas y frías del parque tienen imán. El pueblo me recuerda a ese gran amor que la vida usa para decirnos que no todo lo podemos tener. Ella me contagió del gusto por el pueblo.

El sitio donde nos alojamos esa vez está metros arriba del monumento a Cristo Rey. Es una finca de casona vieja, paredes pisadas en arena de rio. Otro tramo de la pared es de bajareque, el techo de tejas viejas y verdes por la humedad, las rosas del antejardín son de diferentes colores, el prado del patio es el mejor tapete para la ‘palmita’ del centro de la parcela.

A escasos pasos está la quebrada. Fue la primera vez que la admiré. El frío de la tarde y del agua helada  lo calmamos con marlboro gold, abrazos de esos que jamás terminan y besos que arrugan el corazón al recordarlos. Pero la historia no es sobre ella, solo quiero recordarla porque lo merece. Me detuve en el lugar y recordé con tanto cariño aquella vez, que sentí su olor.

El camino es largo y el sol está fuerte. La extracción de roca caliza deja ver que no se ha aprendido la lección. El humo del volquete verde cargado con la roca blanca me arrea, acelero el paso. El camino se hace protagonista. Nos aproximamos 3 kilómetros, desde el Cristo hasta la laguna Alcapote. No la conozco, pero es promesa llegar a allá. luego de algo más de dos horas, entre selfis y fotos a la fauna que se asoma por entre las ramas, el sonido de la caída de agua advierte la llegada.

El puente peatonal enclenco sirve como mirador. El paso de los carros se hace sobre el agua. Un tapete de piedras y el agua fría relajan los pies. La imagen es hermosa. La caída de agua y el pozo, que pareciera construido por castores, invitan a meterse. El agua cristalina permite ver las hojas que reposan en el fondo. Dan ganas de no meter los pies para no dañar la imagen que se refleja.

La cascada, a pesar de las lluvias está débil, no es la mitad de lo que fue. En el suelo las envolturas de cigarrillos, botellas plásticas, bolsas y hasta una toalla sanitaria dejan ver la acumulación de malos manejos y la falta de voluntad política para la conservación del sitio. El desentendimiento de nosotros los ‘humanos’ obliga a la tierra a vivir estas situaciones. Alcapote, otro tesoro que se ahoga.

DOMINGO MALDONADO (*)

Foto: www.contraluzcucuta.co

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

ALCALDES 2020 – 2023. Nortesantandereanos eligieron gobernantes locales

CÚCUTA.- 740.425 votantes de 1’233.800 habilitados para sufragar acudieron a las urnas, este 27 de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.