A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado / SERMÓN DE LAS SIETE PALABRAS. Séptima. “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”
Pasamos de ser una urbe, donde los habitantes veían los logros y los avances de la que era la más moderna ciudad del eje binacional, a una ciudad con una enorme población donde cada día hay más problemas. / Foto: ARCHIVO.

SERMÓN DE LAS SIETE PALABRAS. Séptima. “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”

Lucas. 23,46.

Cuando uno mira la historia de Cúcuta encuentra una época floreciente que nos convirtió en una ciudad que lideraba la innovación y la modernidad de Colombia. Fuimos pioneros en la aviación, en el ferrocarril, en las artes, los primeros en tener electricidad, cine, una ciudad cosmopolita con americanos, europeos, árabes, venezolanos y, por supuesto, todas unas generaciones de nortesantandereanos activos, trabajadores y capaces de convertirla en el motor que empujaba el vanguardismo nacional.

Cómo pasamos de eso a lo que hoy tenemos, porque destruimos todo y no hemos podido construir nada importante después de que el país empezó a construirse a finales de los años 50, luego de resolver el eterno conflicto interno entre conservadores y liberales, con el acuerdo del Pacto Nacional, y definir los centros de producción y los poderes regionales, como hoy los conocemos.

El aporte de la región al PIB Nacional habla por si solo del fracaso productivo que nos ensombrece. Detrás de esa famélica capacidad de generar riqueza vienen la pobreza, los conflictos sociales y la violencia, inevitablemente. De ser una potencia exportadora de café y cacao, pasamos a ser inexistentes en la exportación de estos frutos que son nuestra identidad agrícola de exportación.

Seguramente, hay muchas razones, pero la única que encuentro central en este desastre es la clase dirigente. Pasamos de tener líderes capaces de apalancar la construcción de un ferrocarril binacional, de casi 170 kilómetros, de impulsar la exploración y la explotación del petróleo, de fundar el Instituto de Bellas Artes cuando la mayoría de ciudades de Colombia no soñaban ni siquiera con algo parecido, de tener la Terminal de Transportes más moderna del país. Pasamos de ser una urbe, donde los habitantes veían los logros y los avances de la que era la más moderna ciudad del eje binacional, a una ciudad con una enorme población donde cada día hay más problemas.

Otra razón para entender el atraso, creo que está en que abandonamos hace mucho tiempo a El Catatumbo, en lugar de haberlo entendido como el motor de la economía regional con enormes posibilidades en turismo, minería, agricultura e hidrocarburos. Hay que resaltar que cuando no hay dirigentes fuertes y reconocidos, la ilegalidad avanza y solo podemos contar la historia de la violencia generada por la guerrilla y luego por el paramilitarismo, generando el desplazamiento continuo durante 40 años de miles de pobladores de esas regiones.

Hoy, recogida esta tragedia en una nueva forma por medio de diferentes Bacrim y cárteles que se apoderaron de El Catatumbo y que solo aportan violencia, corrupción y muertos.

La ciudad (entendida como Área Metropolitana de Cúcuta) hoy posee el más alto índice de personas sin trabajo e informalidad laboral de todas las grandes urbes colombianas, con la resultante inseguridad. Todo esto potenciado por el coronavirus-económico, lo que debe estar llevando el desempleo del 18 % al menos al 23 %, lo cual es una calamidad pública. No podemos seguir tomando decisiones separadamente en los municipios del AMC.

¿Qué hacer entonces? Propongo unas acciones que creo son las adecuadas para invertir la coyuntura reseñada:

  1. Hoy debemos concentrarnos en resolver la pandemia por la alta exposición que tenemos y que nos puede agravar la situación, debido a la porosidad de la frontera y la baja capacidad de atención en salud que tenemos. Tenemos una capacidad en este sector como el de una colonia respecto a Bogotá y Bucaramanga.
  2. Imponer el pico y placa para el trasporte publico, carros, motos y de personas por genero en pares e impares. Las mujeres y vehículos que terminen en numero par no salen ese día y los impares en su día.
  3. Nadie puede salir a la calle sin tapabocas.
  4. Implementar la capacidad de aumentar las pruebas de Covid 19 en Cúcuta para Norte de Santander.
  5. Aumentar el numero de UCI y respiradores en el departamento para solventar el pico que creo en Colombia se dará a finales de mayo. Mantener la recomendación de que mientras no sea necesario no salgamos a la calle.
  6. Después de que el gobierno nacional levante la cuarentena, permitir en los primeros 15 días a la gente ir a las empresas industriales en primer término y luego hacerlo en los 15 días siguientes para los demás negocios, manteniendo el pico y placa de pares e impares para vehículos y personas por género.
  7. Luego, tenemos que concentrarnos en ayudar a los cucuteños. Llegó el momento de revisar de verdad los costos de los servicios públicos que son altos e implementar la modernización de la infraestructura regional, dándoles prioridad a la vía a Tibú y a la repavimentación de la vía Pamplona – Chitagá, y de manera conjunta con Santander pavimentar los kilómetros faltantes de la carretera central.
  8. Rebajar los impuestos predial e industria y comercio, y los demás tributos municipales y departamentales por el primer semestre del 2020. Todos ponemos, pero solo para los que paguen cumplidamente a partir de junio 30.
  9. Lograr que las ayudas para las pymes y pequeñas empresas, los créditos y ayudas de salarios lleguen efectivamente a la región. Solicitar una renegociación de la deuda pública departamental y municipal.
  10. Crear y darle facultades y presupuesto a una Consejería en la estén el sector privado, la Gobernación y la Alcaldía de Cúcuta para el Catatumbo.

Hay mucho más, pero estas son las inmediatas y urgentes para solventar y disminuir el efecto del coronavirus en la salud y la economía regional.

Nada va a cambiar para mejorar si la mayoría de nortesantandereanos sigue votando por las razones equivocadas como lo son el dinero, el cemento, los mercados, las promesas reiteradamente incumplidas de puestos en entidades públicas. Escojamos buenas personas, honestas, preparadas, con logros y visión amplia que les permitan ayudar a invertir la tendencia autodestructiva de la región. Sin buenos líderes no tendremos buenos gobiernos, y sin ellos, solo repetiremos los últimos 20 años nefastos.

JOSÉ FERNANDO BAUTISTA

Ex alcalde de Cúcuta

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

ENTRE CLICKS. Unreal Engine 5

Epic Games y PlayStation sorprendieron al mundo con el nuevo motor gráfico Unreal Engine 5. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.