A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Aula Universitaria / SEMANA SANTA. “Lo difícil de ser nazareno es comprenderse a uno mismo”
La hermandad de Nazarenos de Pamplona es la encargada de hacer respetar los días santos.

SEMANA SANTA. “Lo difícil de ser nazareno es comprenderse a uno mismo”

CÚCUTA.- Hace 46 años,  Fabio Rafael Triana Jaimes entró a la Hermandad de Nazarenos de Pamplona. Lo hizo para seguirles los pasos al papá y a los hermanos mayores. Hoy, es el fiscal de la congregación y mantiene intacta la fe como cuando ingresó. Año a año desempolva los hábitos morados, los accesorios complementarios y el capirote.

La Ciudad Mitrada se prepara para vivir la Semana Santa col el mayor recogimiento y respeto por la tradición. Los fervientes católicos participan en las procesiones que engalanan los pasos recordatorios de la vida, pasión y muerte de Jesús.

Esos recorridos ceremoniosos acompañados por millares de pamploneses y turistas hicieron que los actos recibieran el título de ‘Bien inmaterial de la humanidad’. Orgullo que los residentes en el municipio nortesantandereano no pueden dejar de sentir.

En medio de la religiosidad aparecen los hombres revestidos con túnicas y con el rostro cubierto, encargados de llevar al hombro las andas. Y en el grupo destaca Fabio Rafael, experimentado nazareno que desde niño se acercó a la hermandad, mientras llevaba los maletines del papá. Se hizo miembro cuando cumplió los 21 años. Desde entonces le tomó amor a la institución para seguir los pasos de Jesucristo.

Los recuerdos aparecen en la mente de este hombre mayor, serio y curtido por la vida. Entre las anécdotas relató cómo los compañeros no tenían tiempo en casa de alisar las túnicas y llegaban a las procesiones con los vestidos arrugados. Otros, llegaban tarde a las peregrinaciones y mientras avanzaban por las frías calles pamplonesas, se cambiaban de ropa debajo de los pasos de la Magdalena, la Santa Cruz, la Última Cena, los apóstoles o la que le correspondiera para cargar.

Al comienzo, en esos años lejanos que no se olvidan, no tenían dónde vestirse y lo hacían detrás de las puertas de cualquier casa que se lo permitiera. Las esposas o los hijos servían de ayudantes mientras dejaban a un lado la apariencia normal para revestirse de autoridad y respeto. “Ser nazareno es un asunto de moral y de cristiandad”.

Está convencido de que los días comprendidos entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección deben servir para el recogimiento espiritual y para la entrega a la oración. Contrario a lo que piensan muchos que se dedican a la parranda, al descanso y al ocio.

El ejemplo que ha dado como miembro de esa comunidad ha valido para uno de los hijos le siga los pasos. El muchacho tiene el testimonio paterno y familiar, y se ganó un puesto en la hermandad. Ahora, también goza de experiencia, respeto y amor por este oficio, que no solo se cumple en la Semana Mayor, sino a lo largo del año.

Fabio Rafael está próximo a cumplir medio siglo como nazareno. “Bendito sea mi Dios, me he sentido bien”. A pesar de verse fuerte físicamente, los años han hecho mella en el cuerpo y en momento de cargar le pide a Jesucristo que le dé fortaleza y paciencia para soportar el peso de las andas y de las imágenes.

“Lo difícil de ser nazareno es comprenderse a uno mismo y comprender a los demás”. Lo dijo con absoluto convencimiento de sus palabras. Por eso recalcó que “si uno quiere ser fiel testimonio de Nuestro Señor Jesucristo uno tiene que entregarse, dar ejemplo a la sociedad y al hogar”.

Por participar en los actos litúrgicos no hay una ganancia material. Se gana el respeto de la comunidad y el acercamiento a Dios. “A nosotros no nos pagan, más bien nosotros pagamos para ingresar y una mensualidad de $ 20.000”. Los recursos se invierten en el sostenimiento de la institución. El recién llegado debe comprar los atuendos (tres túnicas, capirotes, cinturones, pañoletas, alpargatas, almohadillas).

El llevar el rostro cubierto tiene su significado. Si van en las procesiones con la cara destapada los amigos, vecinos y compañeros de barrio los distraen y los llaman por los apodos. Si no saben quién es quién “nos hacemos respetar”.

En Pamplona gustan los nazarenos, porque es una de las hermandades más antiguas de Colombia. La institución lleva 463 años y ha pasado de la Cofradía de la Veracruz, a la Cofradía del Santo Cristo del Humilladero a la actual Hermandad de Jesús Nazareno.

“Le pido muchísimo a mi Dios que me dé licencia y salud para cargar hasta donde más pueda”, dijo Fabio Rafael Triana Jaimes y comenzó a desvestirse, porque el acto de presentación, en Cúcuta, de la Semana Santa – 2016 había concluido. Poco a poco se sacó el capirote, se soltó el cinturón y se retiró la túnica. Volvió a la normalidad, aunque con el compromiso de comportarse como nazareno.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Foto: OMAR ELÍAS LAGUADO

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

UNIMINUTO CÚCUTA. Está en FILBO con el libro Diseño de una metodología para la gestión microempresarial

CÚCUTA.- Claudia Milena Pérez, José Fernando Meneses, Yeine Lucero Barrera Botello y Rodríguez Manase llevan …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.