A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Articulistas / NOTAS AL MARGEN.  Llegó la hora de pensar y obrar
Un dialogo abierto, respetuoso y franco de la región puede dar origen a esa visión que aliente y otorgue vida.

NOTAS AL MARGEN.  Llegó la hora de pensar y obrar

1.- En procura de hallar una pronta solución al delicado y complejo problema que en la frontera colombo venezolana ha provocado la determinación del gobierno venezolano, al ordenar el cierre al tránsito de personas, vehículos y mercaderías por los sitios o lugares de mayor interrelación o comunicación, provocando de inmediato dificultades de trato, no solo comerciales, sino familiares y de ocupación y asistencia, como lo certifican los casos que se han originado entre los habitantes de los municipios vecinos, al impedirse la libertad  que permitía una vivencia plena y permanente, más todo lo que significa y representa el recorte de actividades de diversa calificación por los desajustes y los desequilibrios que genera limitar y restringir operaciones de circulación y consecuencialmente de compra y venta en áreas eminentemente  comerciales y compuestas por personas que hacen de la integración una causa vital, según las variables en ofertas y demandas de productos, cuyos precios constituyen el factor motor de muchas actividades, hemos encontrado reacciones y motivaciones de tan diversa concepción, que al sintetizar en conjunto y ante las preocupaciones y comentarios que vienen surgiendo,  no dudamos en calificar como de  urgente atención. Y, más, cuando la temática de la paz y  la situación de El Catatumbo obligarán – igualmente – a que las relaciones de Colombia y  Venezuela sean de la mayor claridad y transparencia, junto a  la confianza y correspondencia mutuas.

2.- Sí, la demora en la solución de los prospectos fronterizos que plantea Venezuela y el exagerado centralismo de los dos Estados, sin que surjan entendimientos y compromisos, ni se escuche y valore lo que siente, piensa y vive cada parte de la zona fronteriza, puede desatender, frenar y tergiversar lo que se anhela –y de diversas maneras- desde el fin de la Colonia, para la zona fronteriza. Y, de paso, quitándoles valencias a la integración y a los prospectos que plantean el aprovechamiento de las ventajas comparativas que poseemos y la ubicación geoestratégica que no hemos podido en lo infraestructural vial y de servicios, como en la canalización de incentivos y estímulos, empezando por la investigación y la innovación en las universidades y los procesos de capacitación y asistencia técnica, en lo profesional y  laboral.

Y, lo anterior, porque nos falta una dirigencia compenetrada y activa, sobre lo básico y esencial de la interrelación bilateral, que exige verdaderas y auténticas políticas de Estado. Y, porque no hemos conseguido las descentralizaciones, que son necesarias y la participación de la gente de la región, en la comisiones, niveles y cargos de representación y acción, que velan por el desarrollo.

3.- Hay que salir del pantano y letargo que nos limita o extravía del cambio y la transformación, que necesita y le urge a la región o zona fronteriza. Porque si nos dejamos envolver por la parálisis que reflejan los avisos de Se vende y Se arrienda, o los cambios de local en la zona céntrica para alquiler de motos o venta de pasteles, mientras avanzan la informalidad, el desempleo y los aumentos de inseguridad, obviamente, serán más graves y mayores, las  situaciones por atender y  resolver.

Un dialogo abierto, respetuoso y franco de la región puede dar origen a esa visión que aliente y otorgue vida a lo que es indispensable promover, ejecutar y llevar al éxito. Éxito que, en gran medida, consiste en evaluar, fraternizar, renovar y dinamizar la vivencia integracionista; mejorar, ampliar y obtener más servicios y conocimientos de empalme y complementación; laborar en equipo y crear empleos, necesariamente. Y, para obtener y hacer viables estos propósitos y  contenidos, hay que convocar a los gobiernos de Venezuela y Colombia, para que se fortalezca y vigorice- en términos reales – la unión, unión, unión, contando siempre, con la participación y presencia de las gentes  marginales y abandonadas, de las  fronteras, de hoy, que ansían un mejor futuro ante la realidad existente.

JOSÉ NEIRA REY

jneirarey@hotmail.com

Foto: nd.com.ve

          

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

ALCALDES 2020 – 2023. Nortesantandereanos eligieron gobernantes locales

CÚCUTA.- 740.425 votantes de 1’233.800 habilitados para sufragar acudieron a las urnas, este 27 de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.