A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / CRISIS EN VENEZUELA / MENSAJE DEL OBISPO. Dejen vivir en paz a los tachirenses: monseñor Moronta
De una vez por todas, dejen vivir en paz a todos los ciudadanos de esta región.

MENSAJE DEL OBISPO. Dejen vivir en paz a los tachirenses: monseñor Moronta

SAN CRISTÓBAL – Venezuela.- El obispo de San Cristóbal (Venezuela), monseñor Mario Moronta, mostró profunda preocupación por los últimos acontecimientos violentos que han golpeado la paz social y la seguridad plena en el estado Táchira, en especial en el municipio Ayacucho.

“La acción escondida de algunos grupos irregulares, cuya presencia no es ningún secreto para nadie, ha venido enturbiando desde hace tiempo la serenidad con la que se debe vivir”, señaló el prelado en la carta enviada a los fieles.

En el documento leído este 3 de julio en las parroquias tachirenses, señaló que no es secreto el aumento del cobro de ‘vacunas’ y las amenazas veladas, pero directas, contra personas, comunidades e instituciones. Estos hechos, indicó, “generan desconcierto, temores y preocupación”.

Reiteró que los grupos irregulares nunca dan la cara, pero se sabe que existen y ejercen sus acciones por medios muy sutiles. Esta situación, según monseñor Moronta, también se da en otros sitios de la región, sin exclusión de ningún tipo.

“Algunas muertes violentas que se han producido en los últimos tiempos, según el comentario de muchas personas, pueden ser atribuidas a estos grupos irregulares”, manifestó el pastor católico. Criticó el accionar de esos sujetos armados que “quieren poseer y dominar un territorio como si fueran sus dueños y ejercer un control sobre la vida de las personas y comunidades”. Esto ha creado la sensación de indefensión entre las familias tachirenses.

Apeló a las palabras del papa Francisco para iluminar lo que sucede. “Así como el bien tiende a comunicarse, el mal consentido, que es la injusticia, tiende a expandir su potencia dañina y a socavar silenciosamente las bases de cualquier sistema político y social por más sólido que parezca. Si cada acción tiene consecuencias, un mal enquistado en las estructuras de una sociedad tiene siempre un potencial de disolución” (Evangelii Gaudium, n. 59).

Frente a todos estos hechos, que reflejan lo que se vive en el estado Táchira, “nos corresponde a todos, con la confianza puesta en Dios, no dejarnos robar ni la esperanza, ni el sentido de comunidad, ni la paz, como nos enseña el mismo papa Francisco”.

Para tranquilizar  a las comunidades afectadas por la violencia, el obispo Mario Moronta envió su voz y su compromiso de solidaridad. “Un pastor debe estar siempre preocupado por su grey”, y les recordó que están en el corazón del pastor y acompañados por la comunión de los sacerdotes y laicos de la Iglesia local de San Cristóbal.

“El saberse acompañados debe ser un motivo de crecimiento, pues no están solos, aunque haya la amenaza velada de quienes prefieren una violencia que se ha venido convirtiendo en delincuencia e irrespeta la dignidad de cada uno de los hombres y mujeres de sus comunidades. Esto es, a la vez, una ofensa a Dios”, escribió el obispo.

Llamó a las autoridades civiles y militares, a los responsables de la seguridad ciudadana y a los que deben ser garantes de la soberanía  a que tomen muy en serio lo que desde hace tiempo ha venido sucediendo tanto en el Municipio Ayacucho como en otros Municipios del Táchira. “La indefensión de muchos sectores ante las veladas amenazas de estos grupos irregulares con sus terribles consecuencias debe ser atendida por quienes tienen la obligación de vigilar por la seguridad y la paz social”.

Dijo que para combatir la inseguridad no se trata solo de operativos  coyunturales y puntuales, sino de una acción permanente que garantice la debida protección y la sana convivencia, “sin miedos y sin aprehensiones, sin que haya fuerzas ocultas –aunque conocidas- que pretenden seguir cobrando ‘vacunas’ y ejerciendo acciones que no les corresponden”.

A quienes forman parte y colaboran con los grupos irregulares les pidió que dejen el uso de las armas y de las amenazas contra la gente, dejen de cobrar ‘vacunas’ y de crear zozobra en las comunidades. “Están atentando contra el mismo Dios que nos ha hecho sus hijos. Ustedes también son hijos de Dios y no puede levantarse la mano de unos hermanos contra otros. Únanse a quienes de verdad quieren vivir en el amor fraterno. Pero de una vez por todas, dejen vivir en paz a todos los ciudadanos de esta región”.

Foto: Prensa DiócesisSC

 

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

EN MEMORIA DE… Villaverde: Exjugador del Cúcuta Deportivo triunfó en España

CÚCUTA.- Por estos días, el Cúcuta Deportivo (si existiera) está de plácemes por el aniversario …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.