A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / MANO A MANO CON JUAN PABLO MARÍN. “Ahorraba $ 500 diarios para comprar mis guayos”
Soy agresivo en la ofensiva y tranquilo en defensa, bien parado en lo táctico. Perdí el miedo a jugar con futbolistas más grandes. / Foto: Juan Pablo Bayona /Cúcuta Deportivo

MANO A MANO CON JUAN PABLO MARÍN. “Ahorraba $ 500 diarios para comprar mis guayos”

CÚCUTA.- Esfuerzo, dedicación y apoyo. Eso recibió desde pequeño Juan Pablo Marín para labrarse el camino. Llegó a una convocatoria solo para cumplir la cita y se encontró la oportunidad de debutar en el fútbol. Entre los momentos determinantes para la carrera está el gol frente a la Equidad.

¿Es cierto que su hermano influyó en su inicio en el fútbol?

  • Sí. Álvaro influyó mucho, porque era el que me decía: “vamos, lo llevo a entrenar”. Si perdía un partido o lo jugaba mal, me corregía. Al igual que mi hermana María, me han apoyado en todo momento. Juntos a mis padres me han respaldado desde mi niñez. Vivo contento, porque van a estar a mi lado gracias a Dios.

¿Qué recuerda de la infancia?

  • En el 2006, me gustaba tapar. En el colegio y donde entrenaba decía: “yo tapo, yo tapo”. Luego me aburrió y no me gustaba el arco. Cuando entrenaba con el club Racing, me sentí bien, me crie de buena manera. Pasé a Aniversario y me becaron. Hice el proceso juvenil, me destaqué, me apoyaban los papás de mis compañeros, me levantaban cuando estaba mal. Son bonitos recuerdos.

¿Cómo fueron esos primeros entrenamientos?

  • Fueron aquí en el barrio. Fue una experiencia bonita, porque jugaba con mis vecinos, con mis amigos. Gracias a ellos aprendí el valor de la amistad. Éramos cuatro niños y algunos vecinos con los que la pasábamos felices con la pelota. Era un juego constante y un entrenamiento permanente.

¿Qué influencia tiene el club Aniversario en su formación?

  • Fue el club que más me marcó de todos los equipos en los que jugué. Llegué a los 12 años. Los Palencia, Manuel y Fernando, nunca me gritaron, no me regañaban y me corregían. Tanto en lo futbolístico como en lo personal me enseñaron a ser fuerte, a defenderme, a salir adelante, a perder el miedo, a buscar los grandes retos. Aniversario fue la influencia más grande que tuve en la juventud.

¿Los primeros guayos salieron del dinero para el recreo?

  • Si claro, fueron unos F50, blancos. Los pagamos entre mi padre, mi hermano y yo. Todos los días daba $ 500 de mi descanso. No me acuerdo cuánto tiempo pasé con ese ahorro. Mi hermano y mi padre me colaboraban, cada 15 días, con $ 20.000 hasta que reunimos lo suficiente, gracias a Dios. Desde el primer momento me encantaron, era muy lindos.

¿Cómo llegó al Cúcuta Deportivo Sub 20?

  • Llegué en el 2018, por las convocatorias que hizo el profesor David Suárez en la cancha de Vallehester. No tenía pensado ir, pero mi hermano y mi papá me dijeron que me presentara, que era excelente oportunidad para llegar al profesionalismo. Insistieron con el tema hasta que fui. Desde el primer día me mantuve, me gané la confianza de David, me fue bien y estuve en equipos titulares y suplentes.

¿Quién es David Suárez en su carrera futbolística?

  • Me enseñó a pensar como futbolista profesional, en vez de amateur, que este fútbol es distinto, de más fuerza, coraje, lucha, resistencia, dedicación, entrega. Era entrenar hasta que la jugada saliera como quería. Eran dos o tres horas y corregía al instante, eso nos gustaba. Estuvo con nosotros en las buenas, en las malas, en las peores y nos aportó mucho.

¿Conocía el gusto de Lucas Pusineri y Rubén Tanucci en ese 2018? ¿Qué opina de los argentinos?

  • Con Lucas teníamos una comunicación fluida cuando subía al primer equipo. Eran charlas llenas de risa, me preguntaba de mi vida, si había desayunado. Me gustó debutar por su pasado futbolístico. Aprendí mucho. Ambos me enseñaron a luchar por mis sueños y a esforzarme. Me siento agradecido.

¿Recuerda su convocatoria frente a Bogotá?

  • Tengo ese lindo recuerdo de mi primer juego como profesional en la Primera B. Fue una experiencia linda, porque aprendí a concentrarme, a calentar con un equipo profesional, a apoyarme con los compañeros. Antes de entrar a jugar Pusineri me dijo: “dale, agarrá el balón e intentá ir hacia adelante, que tus compañeros te apoyan”. Ese día Lucas me dio confianza y salí alegre, se dio el resultado, quería marcar gol, luego entendí que eso es poco a poco.

¿Qué pasaba por su mente antes del debut?

  • Tenía nervios, ansiedad, ganas de salir a la cancha, que me metieran a jugar. No quería volver a viajar y estar en el banco como otras veces. Anhelaba mi debut, deseaba entrar y hacer gol o una asistencia. En esos minutos Lucas me dio la confianza y me sentí feliz.

¿Cómo evalúa ese juego en el estadio de Techo?

  • Me fue bien. Tuve la posibilidad de pedir el balón, de encarar para sacar a algún rival, buscaba la falta para crear opciones, intentaba parar la pelota, pero se me iba por debajo del pie. El profesor Lucas me dijo, después del juego, que mi debut había sido el más difícil que le tocó ver de un juvenil, porque empezamos iguales en el marcador. Después, se dio vuelta al resultado, en condición de visitante con solo diez minutos jugados era una situación dura.

¿Le costó la pretemporada en Bogotá al lado de Jairo Patiño?

  • Me costó, creo que por el clima. Soy malo para adaptarme en el frío. Me ha pegado el ahogo fuerte, en eso he mejorado. El profesor Patiño fue bueno conmigo, me enseñó a que debía patear mas al borde del área, no debía hacer tantas jugadas en la mitad del campo, tenía que enganchar del área chica hacia adentro y le aprendí mucho.

¿Qué opina del profe Jairo Patiño?

  • Era un director técnico bueno. Me gustaban los entrenamientos, porque era competencia. El que perdía pagaba la merienda para el grupo o alguna penitencia. Eran exigentes las rutinas, había que pegarle al arco, se pateaba. Tenía buena manera de hablar con los jugadores, explicaba qué teníamos para mejorar.

¿Recuerda su primer partido en primera división?

  • Sí, claro. Fue contra Alianza Petrolera, en condición de local. Entré al minuto 65, preferí dar el pase antes que pegarle al arco. Pensé que era mejor y la decisión correcta era mirar al arco. Aprendí a que hay que buscar el arco, a pedirla y agarré confianza.

Gol frente a Equidad. ¿Qué sintió?

  • Para un jugador va a ser lindo recordar el debut, el primer juego como titular y la primera anotación. Iniciamos la jugada y llevábamos el balón del lado a lado. Se la tocan a ‘Manga’ Escobar, me da la pelota con confianza, no importaba si era mi primer juego como titular, pensé en pegarle, nada más. Gracias a Dios salió el gol, producto del esfuerzo de mis compañeros y mío sobre lo que se trabajó durante la semana. Lo triste fue el resultado de esa tarde.

¿Se siente identificado con el profesor Jorge Artigas?

  • Sí. Le gusta mi manera de jugar en la parte ofensiva. Corro todo el partido, busco cómo recuperar el balón, atacar rápido o mantener la posesión del balón. En estos pocos entrenamientos me tiene referenciado.

¿Artigas habla con frecuencia con los jóvenes del plantel? ¿Qué les dice?

  • Sí. Habla con nosotros, porque bajamos la cabeza al momento de alguna falla con un gol o un mal ejercicio ejecutado. Somos rápidos para aceptar los errores y eso le gusta. A pesar de errar opciones, siempre tenemos la cabeza en alto.

¿Cuál es la perspectiva de Juan Pablo Marín con respecto a este grupo?

  • Es buena. Hay juveniles y los veteranos nos colaboran fuera de la cancha. En los entrenamientos, cuando nos equivocamos, nos ayudan a levantar. No quieren que cometamos errores. Es un equipo unido, humilde, trabajador. Me siento orgulloso de este plantel.

¿Cuál fue la clave para levantar el rumbo frente a Jaguares?

  • Creo que en cuanto a la táctica nos paramos bien. Fue importante la marca hombre a hombre. A pesar de ser un equipo juvenil, los experimentados nos ayudaron en todo momento. En cuanto a opciones, concretamos tres. Gracias a Dios nos llegaron pocas veces. Los tiros de banda, esquina, frontales, eso fue lo más importante junto con la unión. Llegamos contentos a Cúcuta después del juego y hasta los compañeros que no estuvieron se pusieron felices.

¿En qué ha cambiado su vida?

  • Ahora, juego fútbol profesional, paso por las canchas donde entrenaba y recuerdo cómo formaba este sueño. Mi familia tiene más comodidades, he tenido la oportunidad de ayudar económicamente en la casa, trato de mejorar mi calidad de vida y eso me tiene feliz. Tanto anímica como físicamente estoy más fuerte.

¿Cómo podemos describir a Juan Pablo Marín?

  • Soy agresivo en la ofensiva y tranquilo en defensa, bien parado en lo táctico. Perdí el miedo a jugar con futbolistas más grandes. Siempre quiero buscar la anotación, el arco contrario, soy un deportista feliz dentro y fuera de la cancha. Vivo entre risas, serio en los momentos indicados. Mi familia me dice que mantenga la sonrisa en todo momento.

JORDY ORLANDO CRUZ

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

PROYECTO DE LEY. Se busca vinculación del Gobierno a celebración de los 117 años del Sagrado Corazón de Jesús

CÚCUTA.- La Comisión Segunda Constitucional del Senado de la República delegó al senador Luis Eduardo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.