A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / MANO A MANO CON JHONSSON ROJAS. “Quería ser boxeador como mi papá”
El éxito es algo efímero, hay que construirlo cada día. / Foto: El Colombiano

MANO A MANO CON JHONSSON ROJAS. “Quería ser boxeador como mi papá”

CÚCUTA.- El deporte siempre ha estado en la vida de Jhonsson Rojas. El factor económico fue una de las principales dificultades que tuvo que afrontar a la hora de ser periodista. A pesar de esos escollos, le agradece a la vida la pasión por la profesión, los consejos de la madre y cada momento en el que ha estado. No olvida el fanatismo por el Cúcuta Deportivo y le envía un mensaje claro a la nueva generación de comunicadores cucuteños.

¿Cómo así que Jhonsson tiene dos papás?

  • Mi vida ha estado llena de prismas. Soy un chico que nació de un matrimonio entre Margarita y José Antonio. Mi madre era mayor que mi padre, ella tenía 24 años cuando se casó con el joven de 19. Ahí nací yo, en ese matrimonio y en el antiguo hospital San Juan de Dios.  Mi madre y yo nos quedamos solos, porque mi padre falleció, cuando tenía 5 años. Después volvió a tener otra relación, que es mi padre adoptivo y fue el que me crio, al que le debo muchos de la vida. Por eso tengo dos padres, uno genético y el que me formó, Camilo Giraldo, quien también  falleció.

¿Porque quería ser boxeador?

  • Todo empezó porque mi padre José Antonio Rojas (biológico) fue boxeador. Mi madre nos contaba que empujaba carros y a veces su taxi para agarrar fuerza en los brazos. Desde ese momento me asaltaron las ganas de ser  boxeador, quería llevarle un trofeo y decirle: “Papá mire, soy campeón de boxeo”. Era un modo de rendirle un tributo. Me dirigí a la liga de boxeo de Norte de Santander a practicar. Las ganas me duraron poco, pues los golpes eran fuertes y los entrenamientos eran exigentes. Solo conseguí un subcampeonato y ese diploma se lo llevé a la tumba y ahí di por terminada mi carrera.

¿Qué recuerda de esos entrenamientos?

  • El boxeo es un deporte en el que hay que tener disciplina, se tiene que trabajar necesariamente para eso. Salía del colegio y me iba a entrenar. Afortunadamente, tenía alimentación, en ese momento tenía buena estatura y buen peso. Lo difícil eran las pocas condiciones que teníamos en el gimnasio, había que compartir  los espacios para terminar de hacer los ejercicios.  El boxeo es una disciplina en la que entrenas tres minutos sin parar y tienes uno de descanso. Lo complicado es cogerle ritmo rápido, saber cómo son los golpes, como intuir al rival, entre muchos otros aspectos.

¿Cómo obtuvo el subcampeonato?

  • Bueno, fueron dos peleas. La primera fue espectacular. Lo digo porque desde el primer momento me sentí bien y hubo química con el público. Me gritaban: vamos ‘mono’, vamos ‘mono’. Esa pelea la gané por decisión unánime. La otra, tenía que disputarla al día siguiente, pero no me presenté, porque fui a un paseo de río con mi familia y llegué cansado, por eso fui subcampeón.

¿Cómo empezó la historia en el periodismo deportivo?

  • Después de intentar múltiples carreras, de haberme graduado en administración de empresas, trabajé con mi padre en el comercio. Una vez vi en un periódico que decía: “estudie periodismo” y me gustó. De pronto me encuentro con Mario Ramírez. Era periodista y había llegado a Cúcuta para ser corresponsal del Noticiero de la 7 p.m. Empecé como camarógrafo. Mario empezó a ayudarme hasta conseguir un puesto como corresponsal del Noticiero de Cinevisión. Una vez nos secuestró la guerrilla y nos llevan a la selva para ser garantes de una entrega. Desde ahí empezó a llegar el dinero y así empezó toda mi historia en el periodismo.

¿Qué recuerda de ese momento donde estuvo secuestrado?

  • Nos llevaron más allá de El Zulia, nos hicieron cambiar la ropa y nos llevaron en lancha al campamento. El domingo, llegamos a lo profundo de la selva y escuchaba detenidamente todo lo que los subversivos hablaban sobre los problemas del país. Nos secuestró el frente Armando Cacua del ELN.

¿Por lo sucedido en el secuestro, en algún momento pensó abandonar el periodismo?

  • No, nunca. Me animó a seguir. Recuerdo ese suceso como mi lanzamiento como periodista.

¿Cómo inicia su camino en los medios deportivos?

  • Mientras estaba en Cinevisión, un fin de semana hice una historia sobre el campeonato que había en el estadio Olaya Herrera. Esa crónica se la presenté a William Vinasco y me dijo: “Bienvenido al mundo deportivo, Jhonsson Rojas. Ahí di a conocer mi reportaje. Tenía más confianza y seguí con las historias en el deporte. Todos los días, bien temprano, después de terminar mis deberes en Cinevisión me dirigía hacia ese lugar para descubrir más historias.

¿Qué  recuerda de la primera vez que estuvo frente a un micrófono y una cámara al aire?

  • Mis comienzos se dieron en Cúcuta. Me acuerdo de una historia cuando se cayó un avión en el Cerro de las Coloradas. Me decían: apréndase el pedazo que le toca y grabe. El gran reto fue cuando empezamos a hacer notas en vivo. Tengo en mi retina que me temblaban las piernas, la voz, en fin, todo.

¿Tuvo dificultades económicas para empezar en esta profesión?

  • Eso siempre fue un sacrificio. Fui de los que me tocó trabajar para pagarme la universidad, porque mis padres a veces no tenían los recursos suficientes para pagarme los estudios. Vendí mi moto y una nevera pequeña para tener dinero.

¿En qué ha cambiado el periodismo?

  • Creo que más que el periodismo, son los actores y los elementos los que han cambiado. Ahora, el periodismo se hace con un teléfono, antes había que aprender taquigrafía para hacer prensa, no existían las grabadoras, había que dibujar lo que el personaje te decía o anotarlo. En ese momento la palabra era sagrada, porque escribía lo que me decía el entrevistado y salía de su versión. Cambio la manera de hacer periodismo, el internet, pero la base sigue siendo la misma. Hay que tener equilibrio y ser objetivo para dar información.

¿Qué opina del periodismo empírico?

  • Es loable. Yo arranqué como empírico, pero no quería quedarme ahí, por eso fui a la universidad. Esta profesión es de práctica. Por ejemplo, usted agarra a una persona y todos los días le enseña periodismo, en tres meses sabe. En cambio, cualquiera no puede operar en tres meses, tiene que ser doctor especializado y con los conocimientos adquiridos en la academia. Por eso esta profesión es de práctica, no tiene la misma responsabilidad que un médico, pero tiene la responsabilidad de informar y un deber con la empresa que te paga.

¿Qué opinaba del periodismo de Cúcuta en esa época?

  • La mayoría de ese periodismo era empírico, pero había otros que estudiaban en la universidad. El problema era que en ese momento no existía la carrera en Cúcuta y la solución era viajar a Bucaramanga, Bogotá o Medellín y poca gente contaba con los recursos. Ahora que la carrera está en Cúcuta y la preocupación es entre la universidad y los estudiantes para hacer buen periodismo. En ese entonces no era malo lo que se hacía, pero faltaba competitividad.

¿Cuál fue el primer evento deportivo nacional al que asistió?

  • No recuerdo exactamente. Pero he tenido la oportunidad de estar en Juegos Nacionales, campeonatos de patinaje, tenis, vueltas a Colombia y cubrir fútbol profesional colombiano. Han sido tantos, que se me hace difícil recordar cuál fue el primero.

¿Cómo llegó a Caracol Televisión?

  • En 1998, estaban armando los canales de televisión y Javier Hernández Bonnett era la cabeza mayor en ese momento. Les dijo a sus allegados que quiere tener a los 10 mejores periodistas del país en el equipo de trabajo y empezó a hacer una lista y en ese grupo estaba yo. En ese momento tenía una compañera y le preguntó por mí, que si me conocía, que como era mi trabajo, ella respondió de buena manera, me llamó y me vine para Caracol.

¿Qué le agradece a la vida?

  • Uno siempre debe ser agradecido con todo. He vivido momentos en los que económicamente no la he tenido fácil, pero mi madre me enseñó a ser trabajador. He aprendido a ahorrar, a tener orden. Todo lo agradezco por tener tan buenos consejos por parte de mi madre.

¿Qué opina de las nuevas generaciones en el periodismo?

  • Hay jóvenes que tienen talento y que saben aprovecharlo, pero a veces se quedan en que creen que todo es fácil. No solo es opinar, hay que investigar, conocer. El hecho de que sepan el nombre de los jugadores de los equipos de Europa no quiere decir que sean expertos en fútbol. Uno tiene que ser multideportivo, no solo es fútbol, ciclismo, patinaje, entre otras disciplinas, hay que saber de todo. En los Juegos Olímpicos es donde se prueba si sabes o no de deportes. Las nuevas generaciones tienen todas las herramientas tecnológicas a favor, pero siento que falta sacrificio.

¿Qué virtudes y desventajas encuentra en las nuevas generaciones?

  • Una virtud importante es que saben utilizar las redes sociales, pero a veces se amparan en ellas y exceden el uso. Hay que saber utilizar esas herramientas. La desventaja es que se amparan en el concepto de ser jóvenes y no conocen la historia del deporte colombiano, cuando esa es la base primordial. Saber de la historia deportiva del país, eso es muy importante.

¿Cuál es el éxito de su carrera?

  • El éxito es algo efímero, hay que construirlo cada día. Usted no puede decir: “tengo el éxito”, no. El éxito está en levantarse todos los días con el mismo ánimo con el que usted se levantó cuando le dieron la primera oportunidad de hacer periodismo. Es tener disciplina, saber que esto requiere sacrificio, constancia. Todos los días hay retos y el reto está en hacer una historia mejor cada día.

¿El periodista se hace o se nace?

  • Las dos. Hay quienes nacen con esa vocación, el mejor ejemplo de esto es Javier Hernández Bonett. Desde pequeño quiso y se apasionó por esta profesión, nació para ser periodista, no fue a la universidad, y es increíble lo que sabe, en ninguna universidad se encuentra tanto conocimiento. Y luego el periodista se hace con el estudio, el esfuerzo de trabajar todos los días y de apasionarse por esto.

¿El momento más feliz que le haya tocado cubrir?

  • Han sido muchos hechos. Los mundiales en los que hemos estado han sido maravillosos. El día del 5-0 de Colombia a Argentina, en Buenos Aires, fue mi primera salida internacional, pero a la vez una frustración porque hubo una falla en el satélite y no pudimos enviar la señal. De resto son muchos los momentos inolvidables en los que he estado.

¿Qué recuerda del Cúcuta Deportivo en la Copa Libertadores 2007?

  • Tuve la oportunidad, en el 2005, de estar en el partido del ascenso. Estuve en los partidos de Copa Libertadores, recuerdo contra Boca, fue un día inolvidable, me acuerdo que después titulé en el blog Soy Rojinegro la crónica “Gorilas bajo la niebla”.

¿Qué tan hincha del Cúcuta es Jhonsson Rojas?

  • Fui vicepresidente de la barra La Frontera, estábamos al lado de la Barra Los toches. Mi madre me hizo una bandera de 4 metros y fueron de los primeros trapos que se exhibieron en el estadio. El primer partido al que asistí cuando niño fue Cúcuta – Junior. Ganamos 2-0.

¿Qué tiene el hincha del Cúcuta que lo hace diferente a los demás?

  • Sentido de pertenencia, cuando quiere. La Banda del Indio nunca ha dejado de querer al equipo, ese sentido de pertenencia que tiene es clave. Por eso, esos 1500 muchachos que van al estadio hacen que otros 2000 vayan por lo que se vive en la tribuna. Eso pasa porque es un voz a voz y eso se ve reflejado en el equipo. Hay que saberlo orientar, canalizar y el hincha tiene que entender que no todos los días se gana.

¿El momento más triste que le tocó cubrir?

  • La Muerte de Miguel Calero. Fue duro por lo que significaba en el futbol y sacarle un diálogo a la familia era difícil. Ese día se hizo un gran trabajo, pero era duro decirle adiós a un gran arquero y ser humano.

¿Cómo podemos describir a Jhonsson Rojas?

  • Soy tranquilo, optimista, trato de ser alegre y soy agradecido con la vida.

JORDY ORLANDO CRUZ.

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

CRISIS EN VENEZUELA. La cara de la desgracia venezolana

CARACAS — La conversación había sido anunciada para las 17:00 de aquel jueves 7 de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *