A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / MANO A MANO CON EVER VALENCIA. Soy alegre, respetuoso y entregado por lo que hago
El Cúcuta Deportivo es el único equipo de una ciudad con una hinchada fantástica. Acá estoy para hacer grandes cosas. / Foto: Especial para www.contraluzcucuta.co

MANO A MANO CON EVER VALENCIA. Soy alegre, respetuoso y entregado por lo que hago

CÚCUTA.- Una historia de superación personal, así puede describirse el camino que ha tomado Ever Valencia para cumplir sus sueños. Entre sacrificios, caídas y pruebas superadas este jugador llegó al Cúcuta Deportivo para ser importante en el esquema motilón y confirmar con sus acciones en las cancha, porque fue llamado a la Selección Colombia Sub 23.

¿Quién es Ever Valencia?

  • Nací en Villavicencio (Meta), en 1997. Allí me crie y los clubes Libertad y 12 de Octubre me dieron la oportunidad y me facilitaron ir a entrenar para formarme de la mejor manera como jugador de fútbol.

¿Cómo fue la infancia?

  • Fue complicada, pero agradezco todo eso, igualmente. Mi etapa de niño no fue común. Vivía en un barrio difícil, donde había drogas, vicio y todo tipo de peligros. En líneas generales, no era un ambiente propicio para un niño que aspirara a hacer cosas buenas. Tuve la bendición de Dios y el valor para salir y ser quien soy.

¿Desde qué momento el fútbol empezó a hacer parte de su vida?

  • Desde siempre, el fútbol ha estado conmigo. A veces me pongo a ver las fotos cuando era pequeño y jugaba futsala. En Villavicencio se juega mucho ese deporte, empecé jugándolo por diversión. Mi familia me decía “ve y juega fútbol, que eso es lo que serás en tu vida”. La verdad era por diversión, pero de a poco se fueron dando las oportunidades.

¿Es cierto que para ir a los entrenamientos lo hacía en bicicleta?

  • Sí. Vivía en el barrio Santa Fe, conocido por hechos malos y peligrosos. Me tocó crecer allá y vivir en ese lugar. Para entrenar tenía que ir hasta La Esperanza, era lejos, y como no contaba con apoyo económico de mis padres y no había mucho dinero, en el barrio me obsequiaron una bicicleta y con pasión y amor la agarré y me iba hasta donde entrenábamos. Eran 30 minutos echando pedal. Lo bueno era que no había loma, todo era plano y eso facilitó el recorrido.

¿Tuvo dificultades para tener un balón o implementos para entrenar?

  • Vengo de una familia humilde y mi madre, junto con mi abuela, estuvieron ahí. Como en todo hogar, siempre hay más personas importantes por las cuales velar y cuidar. Siempre le voy a agradecer a mi madre que nunca nos dejó sin el pan de cada día. Dimos los tres golpes, así fuera chocolate con pan, pero jamás nos acostamos sin comer. Lo que si no tenía apoyo era en lo deportivo. Mi madre nunca me fue a ver jugar, nunca me decía que había dinero para unas medias o unos guayos, porque había otras prioridades. El apoyo dentro de la cancha era con compañeros y entrenadores que me colaboraban con el uniforme, con las medias, no pagaba mensualidad, no pagaba arbitraje y eso se lo agradezco al profesor Edgar Díaz. La verdad, tuve apoyo en esos temas.

¿Cómo se conoció con el profesor Edgar Díaz?

  • Era dueño y técnico del Club Libertad, en Villavicencio, yo jugaba en el 11 de Octubre, me vio jugar y me ofreció ir a jugar. Me manifestó que podía tener más posibilidades. Contento le dije que sí. Desde ese momento le dije que no tenía cómo pagarle mensualidad, me respondió que no había problema, que con no me iba a faltar nada y así fue. Me colaboró con el arbitraje, uniformes, con todo. En ocasiones me daba dinero para uno que otro antojo, así que fui su consentido y voy a estar agradecido.

¿Dónde y en qué momento descubrió su posición como volante ofensivo?

  • Desde pequeño, cuando jugábamos fútbol 9, el profe me ponía como lateral o volante, eran muchos goles los que marcaba.  Cuando pasé a futbol 11, Edgar Díaz me dijo que por qué no jugaba como volante 10. Cuando me presenté en el Medellín lo hice en esa posición y debuté en el profesionalismo. Leonel Álvarez decidió cambiarme a extremo y me terminó por gustar. En inferiores lo hice de 10, quizás por eso tengo buena técnica y una buena visión para un pase filtrado.

¿Qué tiene que lo hace diferente a los demás?

  • Me considero de buen corazón. Si me tratas bien, te trato bien. Los que me conocen saben que soy así. Trato de ser quien quiero ser, de ser gran persona y de transmitir lo que siento desde mi corazón a pesar de que a mucha gente le agrade o no. Puedo decir que soy un gran compañero.

¿En qué momento sintió que el fútbol era su proyecto de vida y dejó de ser pasatiempo?

  • Cuando debuté y empecé a ver las maravillas del fútbol. Es lindo jugar con la pelota. Lo bello que te da este deporte, no te lo da otro trabajo. Por eso me decidí a dedicarme al ciento por ciento a ser futbolista profesional. Quiero vivir para eso y que algún día con lo que haga pueda tener una vida estable.

¿Es cierto que la primera vez que llegó a probar al Medellín no pasó? ¿Qué ocurrió ese día?

  • Llegué a Medellín a presentarme gracias a que el profe Edgar Díaz era el coordinador de la Pony Fútbol. Me manifestó que había convocatorias, que me presentara. Cuando llegué a la ciudad llevaba una identidad ‘micrera’, de jugar microfútbol y el fútbol paisa es distinto. Llegué en enero. Toda la semana hice pruebas, todos los días se hacía fútbol con diferentes chicos y si tenías talento te dejaban. El día final jugó con la base del poderoso de la montaña. Me pusieron de lateral izquierdo y me tocó con Eduard Atuesta, él pasó y yo no. Quizás en ese momento quien escogía no le gustó como jugaba y me dijo que era ‘muy micrero’. Simplemente, acepté eso. Nunca me regresé para Villavicencio, me quede en Medellín y esperé hasta que volvieran las pruebas. Mientras pasaba el tiempo jugué en Unión Paisa. Me actualicé con ese club, cambié mi estilo de juego y me adapté al balompié paisa. Al año siguiente volví y me presenté. El profesor David Montoya y Ricardo Calle me dejaron y comencé con la categoría sub 17.

¿Qué recuerda de su debut profesional con la camiseta del Deportivo Independiente Medellín?

  • –      En Medellín tienen la particularidad de adelantar los procesos. Es decir, si tienes 18 años, tienes que jugar Sub 20. En esa categoría me estaba yendo bien y tiempo después empecé a entrenar con el equipo profesional. El profe Chonto Herrera tuvo un gusto por mi juego y eso me dio para estar con el plantel. En esa semana me fue bien, por eso me convocaron para jugar frente a Deportes Tolima. Estaba nervioso. Le di la noticia a mi familia y cuando estábamos en la charla, el profesor Leonel Álvarez me dijo “que mijo, está asustado, o qué”. Le conteste, “no profe, para nada vamos para adelante”. Esa fue una señal de lo que más adelante iba a pasar. Transcurría el minuto 56 y me llamó el profe Álvarez y me dijo, “Ever, alístese que vas a entrar”. No lo creía. No sabía qué hacer. Lo único que hice fue encomendarme a Dios y gracias a Él, ese día me fue bien.

¿Qué recuerda del primer proceso con la camiseta del Medellín?

  • –      Llegué al Medellín en el 2015. Hice mi proceso de inferiores desde la Sub 17. Llegamos a la semifinal de la categoría, nos eliminó Santa Fe. Jugué la Liga de Antioquia, participé en la Copa Telemedellin, hice el proceso sub 20. La verdad, me aportaron mucho los profesores. Tengo cariño especial por ellos. Ese primer paso por Medellín fue exitoso.

¿Qué recuerda de la hinchada del Medellín y qué la hace diferente a las demás?

  • –      Es una hinchada con mucho sentimiento. Se entrega por la institución. Estoy agradecido. Sé que en algunos momentos hay malos comentarios, pero la realidad es que hay que decir más lo bueno que lo malo de la hinchada del rojo. Me les quito el sombrero y siento que son la mejor hinchada del país.

¿Qué Opina de Leonel Álvarez?

  • –      Por el profe Leonel tengo mucha admiración y respeto. Se lo debo casi todo, porque me brindó confianza para debutar, confió en mí, me tuvo en la final y estuve en su proceso. Fuimos campeones y me respaldo a muerte.

¿Cuál fue el éxito de ese equipo campeón del 2015 con Leonel Álvarez?

  • –      Fue un torneo complicado. El éxito fue la unión del grupo. El profesor Leonel hizo concentración durante un mes, cuando entramos a las fases finales. Al estar enfocados, sin distracciones, bien recuperados y con buena alimentación, nos hizo salir campeones. Era un grupo exitoso, con Mao Molina, Cristian Marrugo, Caicedo, Leonardo Castro, que venían en buen momento. Fueron muchos los pilares que nos llevaron al título.

¿En algún momento se imaginó jugar al lado de Molina o Marrugo?

  • –      Nunca me lo imaginé. Lo disfruté mucho, sentía que estaba con los grandes. Fue bonito compartir vestuario con Mao, David González, Caicedo, Castro, era una nómina de lujo y estar en ese grupo me hizo sentir importante y me llené de motivación.

¿Que opina de Mauricio Molina?

  • –      Es un ídolo, un profesional en todo el sentido de la palabra. Me sorprende que a su edad estuviera jugando en buen nivel. Se cuidaba y usted lo ve y se encuentra bien físicamente. Es un profesional completo y lo que ha conseguido en la carrera es la prueba irrefutable de la disciplina.

¿Qué recuerda de su primer gol como profesional?

  • –      Ese partido era frente a Once Caldas. El profesor no me iba a meter, el cambio era Sebastián Macías y yo estaba calentando cuando vi que llamó a Sebastián. El vendaje que tenía me lo quité con rabia y no creía que empatando iba a meterlo. Sentía que yo era la mejor solución, porque necesitábamos ganar en condición de local. Cuando veo es que a Sebastián no lo habían inscrito, de una miró que el profe me llama y entré por Caicedo. En un balón que roba Fabra en la mitad, Castro tira una diagonal y voy por la  banda derecha, me la pasa y se la tiro al defensa, la punteo y se mete al ángulo.

¿Qué recuerda de su primer proceso de selección Colombia juvenil?

  • Fue para el Sudamericano 2017, en Ecuador, dirigía el profesor Carlos ‘El Piscis’ Restrepo, un gran entrenador que ve primero al ser humano y después lo deportivo. Me llamaron cinco días después de haber quedado campeón con Medellín. Desde esa primera oportunidad me hice sentir, puse mis habilidades e hice ver que me quería quedar.

¿Qué recuerda de ese sudamericano en Ecuador?

  • Fue un torneo de alegrías y tristezas. Una alegría fue haber quedado como goleador con mi selección. Hice anotaciones importantes para ganar tres puntos en algunos partidos. Esas sensaciones bonitas las quiero repetir en este nuevo llamado a los preolímpicos del 2020. Y fue lamentable, porque no logramos clasificar al Mundial. Eso fue muy duro, quería ir y se perdió esa oportunidad.

¿Qué le faltó a esa selección para ir al Mundial?

  • Nos faltó más unión y humildad. Había jugadores con alto rodaje, pero querían el éxito personal, no les interesaba el grupal. Era todos mirar para el mismo lado y te aseguro que hubiera sido distinto a como paso.

¿Cómo llegó al Wisla Cracovia, de Polonia?

  • Después de hacer un excelente Sudamericano, ese club se interesó por mí. Independiente Medellín cedió, a pesar de tener otras opciones. Nos gustó más ir a Europa con 20 años. No fue fácil, siempre hubo dificultad. Tomamos esa decisión y pienso que fue importante, porque aprendí mucho, valoré lo que tenía y no fue como esperábamos, quería quedarme mucho más tiempo pero ese club estaba mal económicamente. Fue un excelente paso.

¿Se le hizo compleja la adaptación al país?

  • Es un fútbol difícil, directo, serio y el jugador sudamericano es folclórico. Los entrenos son serios y había que tener madurez para afrontar esos entrenamientos, madurez que no tenía. La adaptación se me hizo compleja, el idioma nunca lo entendí. Conté con la compañía de mi pareja que sabía varios idiomas y se me hizo más fácil.

¿Cómo llegó al Cúcuta Deportivo?

  • Por el interés del presidente del club de contar conmigo. Mi empresario había traído otros jugadores y tomé la decisión de venir, porque es un equipo grande, lo veo con mucha importancia. El único equipo de una ciudad con una hinchada fantástica. Acá  estoy para hacer grandes cosas.

¿Qué lo motiva?

  • Mi Familia.

¿Cómo podemos describir a Ever Valencia?

  • Soy alegre, respetuoso, entregado por lo que hago, responsable y me encanta compartir.

JORDY ORLANDO CRUZ.

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

FÚTBOL DE PRIMERA. Cúcuta Deportivo recibirá a Deportes Tolima, líder del grupo

CÚCUTA.- Luego de disputada la segunda fecha de los cuadrangulares finales del fútbol profesional colombiano, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.