A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / MANO A MANO CON… ALBERTO IRIARTE. Jairo Ruiz es un padre para mí
Si mi vida fuera un libro la llamaría: ‘Libro de un guerrero’. / Foto: Especial para www.contraluzcucuta.co

MANO A MANO CON… ALBERTO IRIARTE. Jairo Ruiz es un padre para mí

CÚCUTA.- Alberto Iriarte nació en Cartagena, pero deportivamente le debe mucho a Cúcuta. A pesar de las dificultades, tiene un bastón en la vida, el entrenador cucuteño Jairo Ruiz Casas. Para este gimnasta, Cúcuta es la segunda familia. Habló de la carrera, los tropiezos y la preparación en Estados Unidos.

¿Dónde creció Alberto Iriarte?

  • En Cartagena. Tengo 23 años y me quedé en la heroica hasta los 12. A esa edad me mudé a Cúcuta y actualmente estoy en Estados Unidos.

¿Qué recuerda de la infancia?

  • Fue una época muy deportiva. Entrené béisbol, fútbol y boxeo. Conocí la gimnasia a los 10 años.

¿En qué momento le empezó el gusto por la gimnasia?

  • Me empezó a gustar por otro deporte que conocí, el break dance. Lo practiqué durante tres meses en la escuela Fe y Alegría, de Las Gaviotas (Cartagena). Gabriel, profesor de educación física, me dijo que si me gustaría representar al colegio en los Intercolegiados de Gimnasia. Le pregunté: ¿Profe qué es gimnasia? Me llevó a la Liga de Bolívar y desde el primer momento me enamore de este deporte.

¿Qué recuerda de esos primeros entrenamientos?

  • Fueron un cambio duro en mi vida. Me tocó privarme de mi infancia, de mis amistades, me restringí de mucho. En cuanto al acondicionamiento físico, fue más fácil porque venía con ritmo deportivo. Entonces, no fue tan duro. Lo más complejo fue privarme de la infancia. El primer día, el profe Iván Mendoza me dijo: “tú quieres practicar gimnasia? Entonces nos vemos el lunes a las 7:00 de la mañana. Me acuerdo que ese lunes estaba desde las 6:00 esperando al profe Iván. Es un momento que nunca se me va a olvidar, porque ahí fue cuando empecé en este deporte.

¿Tuvo dificultades para empezar?

  • Más que todo, dificultades emocionales. Cuando empecé tenía una vida social. Salía y compartía con los amigos, iba a fiestas, cumpleaños. A la hora de comenzar este deporte fue una disciplina más rígida, respecto a otros deportes.

¿Qué recuerda de la primera competencia?

  • Fue una sensación inolvidable, muy bonita, era mi primera salida de la ciudad, mi primera presentación con muchos espectadores y fue un momento único, recuerdo que en esa competencia me coroné tercero en la modalidad de suelo.

¿En qué momento se encontró con Jairo Ruiz?

  • Me lo encontraba en los campeonatos nacionales. En ese momento nunca había tenido la oportunidad de hablar con el profe, sin embargo, mi entrenador hablaba y Jairo me decía que me fuera a Cúcuta para entrenar. En ese momento era menor de edad, no podía hablar por mí mismo y tenía miedo de irme, porque era niño. No quería abandonar a Cartagena.

¿Qué opina de Jairo y qué tanto ha aportado en su carrera como gimnasta?

  • Es una excelente persona y ser humano. Es correcto. Le agradezco lo que ha hecho en mi carrera deportiva y en mi estilo de vida. Más que como entrenador lo veo como un padre. Me ha aportado mucho en mi vida personal y profesional.

¿Que hace de diferente a Jairo Ruiz respecto de otros entrenadores?

  • Que hace esta labor por convicción y no por conveniencia. Primero la salud del deportista y luego la de él. Es entregado a su función como entrenador, es meticuloso en lo que hace, enfocado en las metas que quiere. Lo que lo hace diferente es la personalidad, la disciplina, los valores que les enseña a los deportistas, eso lo hace diferente.

¿Cuáles han sido los principales logros?

  • Fueron en Cartagena, campeón de los Juegos Intercolegiados en niveles, en modalidad de suelo, salto, barras paralelas y la general individual. Luego, en el 2007, fui deportista del año.

¿Qué opina del nivel de los gimnastas colombianos?

  • Es un nivel alto, es impresionante. En la base hay muchos semilleros que contienen proyecciones, ojalá no dejen nunca acabar el nivel tan alto que tiene la gimnasia colombiana.

¿Qué opina de Jossimar Calvo?

  • Es excelente deportista y una espléndida persona, tiene un corazón muy grande. Está enfocado en las metas, es un ser humano al que no le ha tocado fácil en la vida para estar donde está. La nobleza y el gran corazón lo han ayudado a llegar al punto donde se encuentra y más que un amigo o compañero lo considero un hermano.

¿Qué opinión tiene de los gimnastas nortesantandeanos?

  • Van por un excelente camino, tienen metas claras. El profe Jairo Ruiz les ha inculcado que son excelente equipo.

¿Qué tan importante es la gimnasia cucuteña en la historia nacional de este mismo deporte?

  • Ha conseguido más logros que cualquier otro departamento en Colombia. La importancia, también, es porque la mayoría de la Selección Colombia es de Cúcuta y la base que tenemos es la próxima generación del combinado nacional. Por eso para mí son importantes en nuestro país, porque creo que sin la gimnasia cucuteña, Colombia no tuviera los resultados que ha obtenido en este tiempo.

¿Qué recuerda del primer llamado a Selección Colombia?

  • Mi primera llamada a una selección Colombia fue en un campeonato en Bogotá, en el 2013. Clasifiqué como capitán de la selección. Recuerdo que el profesor Jairo Ruiz me dijo antes de competir: “Alberto, si usted compite bien y hace todos los esquemas, pasa a la selección Colombia”. Recuerdo que en mi primera convocatoria se me salieron las lágrimas y me quité la medalla y se la di a mi entrenador, a Jairo Ruiz Casas, porque se la merecía por el trabajo que había hecho conmigo.

Usted estuvo en una concentración en Japón ¿qué tal la experiencia?

  • Fue una experiencia única. Le enseña a uno otra cultura, otra manera de entrenar y lo más duro fue el cambio de horario.

¿En qué momento se lesionó?

  • En el 2013. Me preparaba para el campeonato en Toronto (Canadá). En una mala caída en barras paralelas me rompí el menisco interior de la pierna izquierda.

¿Cómo fue la recuperación?

  • Súper rápida. El médico, después de la operación, me dijo que tenía seis meses para recuperarme. Debía hacerme terapias todos los días, acatar lo que me decía el fisioterapeuta. Antes del tiempo que me habían dado, estaba entrenando de nuevo, gracias a Dios. Cuando regresé, a los seis meses, pude mantener mi nivel competitivo como gimnasta y era alto en ese momento. Mi lesión más dura no ha sido esa, fue cuando me rompí el radio y el cúbito mientras hacía barra fija. Esa molestia me marginó de mi carrera deportiva. Tuve dos operaciones en la mano, fue uno de los bajones más duros. Tanto que pensé en retirarme, porque había perdido la oportunidad de competir en Canadá y ahora, cuando me lesioné el brazo, me está alistando para los Bolivarianos.

¿Por qué se mudó a Estados Unidos?

  • El propósito era mejorar el nivel, tener más experiencia competitiva, ir preparado para los próximos nacionales y volver a tener el puesto en la selección Colombia. También, me mudé a territorio norteamericano, porque mi entrenador John Anderson Ramírez, me ofreció la oportunidad de entrenar acá y de competir por el gimnasio.

¿Qué tan importante es Estados Unidos en su crecimiento deportivo?

  • Para mí es muy importante por la calidad en los entrenamientos. El alto nivel de competencia que tienen en este deporte; también, la cantidad de torneos o competencias que podemos hacer durante el año, eso nos brinda seguridad y mucha más experiencia competitiva para representar a mi país con un alto desempeño deportivo.

¿Cómo son los entrenamientos en territorio estadounidense?

  • Son fuertes. Entreno en el gimnasio desde las 9:00 hasta la 1:00 de la tarde, y desde las 4:00 hasta la 7:00 de la noche. La exigencia es muy fuerte.

¿Hay instrumentos o aparatos diferentes con respecto a los que hay en Colombia?

  • Son casi los mismos, los mismos aparatos, instrumentos, lo único diferente es en la base. Hay muchos aparatos que son de carácter educativos, hay elementos para aprender esos primeros pasos de la gimnasia. No hay necesidad de utilizar el aparato por necesidad, se puede hacer entrenamiento en los aparatos de base.

Habló hace poco en Cúcuta con los gimnastas pequeños ¿cómo fue la experiencia y qué tanto les dijo?

  • Tuve la oportunidad de hablar con los muchachos, de comentarles cómo ha sido mi historia en la gimnasia con Norte de Santander, cómo son los entrenamientos en Estados Unidos, narrarles las experiencias de mis competencias, cuántas competencias tengo en el año, en cuantos he asistido. También, se dio la oportunidad de hacer un chequeo y de ser juez de los niños. Eso fue el 30 de agosto, ayudaba al profe Jairo a ver los gimnastas que iban para el sudamericano de Cali.

¿El momento más feliz de su carrera?

  • La primera vez que me convocaron a la selección Colombia, era algo que no me esperaba. Estaba entrenando para eso, sabía que iba a llegar y más con lo que el profesor Jairo me había dicho. No esperaba clasificar en ese campeonato. Entonces, es el mejor día que tengo en la historia de la gimnasia.

¿El momento más triste?

  • Cuando me rompí el radio y el cúbito. Supe que era el segundo campeonato que me perdía por una lesión. Ese día me sentí destruido, derrotado, triste conmigo mismo y hasta pensaba en retirarme de la gimnasia.

¿Qué tan importante es Cúcuta para usted?

  • Es muy importante. A pesar de no haber nacido, me siento como si fuera mi tierra. Siento que acá tengo mi carrera, mis compañeros y amigos. Tengo parte de mi vida en Cúcuta, tanto en lo personal como en lo profesional. Siento que tengo una segunda familia en Cúcuta, mi entrenador Jairo Ruiz Casas y mis compañeros de gimnasia.

¿Si su vida fuera un libro como se llamaría?

  • ‘Un libro de un guerrero’, porque siento que he luchado por todo lo que he obtenido, por donde estoy, por el esfuerzo hecho y por la perseverancia que he tenido.

¿Cómo podemos describir a Alberto Iriarte?

  • Soy divertido, risueño, espontáneo, noble y de gran corazón. Me gusta ayudar a los demás, darles la mano cuando la necesitan. No siento envidia, es amigable, de confiar, así podemos describir a Alberto Iriarte.

 

JORDY ORLANDO CRUZ

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

CRISIS EN VENEZUELA. Carta de amor a Hugo Chávez

No sabes cuánto te recordamos: corrupción, colapso económico y represión. CIUDAD DE MÉXICO — No …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.