A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Vistazo Deportivo / JORGE ENRIQUE RICO. 90 años de historia del Cúcuta Deportivo

JORGE ENRIQUE RICO. 90 años de historia del Cúcuta Deportivo

CÚCUTA.- De aquel inocente niño que un día de 1970 se escondió en los baños del estadio General Santander para ver al Cúcuta Deportivo no queda nada. La vida ha moldeado al hombre que pasó mil y una aventuras y travesuras para llegar al sitio que ocupa hoy. La experiencia y las vivencias lo muestran con la madurez aprendida en la ciudad, lejos de aquella  candidez heredada en la natal Durania.

De pequeño se trazó la meta de ser como el ídolo al que escuchaba a diario por Radio Internacional. De grande, compartió con ese hombre que por la radio lo hizo enamorarse del once motilón. El roce de brazo contra brazo le bastó para creer que parte del sueño estaba cumplido, había tenido contacto físico con esa figura humana a la que admiraba.

En ese momento no pensó en el regaño que podría darle el padre al regreso a casa por haber escapado de casa. Solo le importaba haber hecho realidad dos de sus mayores anhelos: estar en el General Santander y ver al Cúcuta, y estar cerca de Gilberto Maldonado Moreno.

Los años han trascurrido con el acelere que cada quien quiera ponerle. Para Jorge Enrique Rico Orduz han pasado a la velocidad justa. Es bachiller del Inem, comentarista deportivo, padre de tres mujeres, director de Red Deportiva, dueño de la revista La Barra, converso y autor del libro ‘90 años de historia – Cúcuta Deportivo’.

El estadio está vacío. No es el mismo de hace 45 años. La tribuna popular no se llama ‘José Dolores’, como la bautizó Maldonado Moreno; no hay espacio para ‘los gorriones’; al frente no queda Sombra, y la estructura es de tres pisos para algunos o de dos plantas para otros. Lo único que los días no han cambiado es el nombre ni la esencia del campo deportivo. Y ahí está sentado Rico Orduz, en la parte alta de Oriental. Rememora y habla.

“Gilberto, con el programa ‘Antorcha Deportiva’, me metió en el corazón al Cúcuta Deportivo”. Milton, el hermano mayor, fue el alcahueta de llevarlo al estadio para conocer ese escenario del que tanto había oído hablar. A partir de entonces, se hizo hincha del cuadro fronterizo al que ha acompañado por todo este tiempo.

El aficionado quedó a un lado por la pasión que le tomó al ejercicio periodístico. Compró fotos del equipo y las guardó, porque tenía la intuición que en algún instante les daría uso. Hasta que llegó ese día. Corría el 2004, y publicó la primera edición de la revista. Lleva 18 números.

La inquietud de mostrar la historia del cuadro rojinegro despertó con ímpetu y se propuso escribir un libro sobre la institución rojinegra. Hizo público el deseo y apareció el ángel que necesitaba para que le diera alas y le ofreció patrocinio. La idea tomaba cuerpo, porque la investigación había comenzado dos años atrás en los archivos de la Dimayor, en Bogotá, y en la hemeroteca de la biblioteca pública Julio Pérez Ferrero, en Cúcuta.

El viento sopla con agrado y refresca la mañana cucuteña. Desde la tribuna de Sol se tiene la panorámica de la cancha. Abajo hay algunos de los jugadores contratados para el segundo torneo del 2015. Hacen parte del extenso listado que Jorge Enrique Rico recita sin dificultad y por nacionalidades. Por el General Santander han pasado 4200 futbolistas colombianos, 214 uruguayos, 16 brasileños, 8 paraguayos, 4 peruanos, un suizo y un yugoslavo.

En la cancha se han movido con propiedad y en las diversas posiciones que propone el fútbol ‘El Mico’, ‘El Burro’, ‘Palomo’, ‘Chita’ y ‘El Culebro’. Los sobrenombres que llaman la atención son los de ‘Manimal’ Cortés, ‘Pañañá’ Barreto y ‘Guaracha’ Mosquera.

El libro recoge 90 años de historia. Es un compendio de oro, que hubiera querido publicar en 200 páginas, pero los costos lo llevó a resumir la vida en 100 páginas.  En la puesta en marcha de la idea jugaron papel fundamental Dios y Guillermo Ruiz Bonilla, historiador, autor de 42 libros sobre fútbol y encargado de la estadística en una cadena radial.

En Cúcuta la investigación llevó a Rico Orduz a consultar periódicos impensados, Sagitario, Bronce, Cosmos y Oriente Liberal, y los tradicionales Diario de la Frontera y La Opinión.  El problema no era conseguir las fotos, sino identificar a los jugadores. Para eso se valió de la memoria de Juan ‘Chalamú’ Barbosa, sobreviviente del equipo profesional de 1950, Rolando Serrano, Germán González, Juan Díaz, ‘Chonto’ Jaimes y Néstor Rolando Puerto.

“Lo difícil fue conseguir cuántos partidos jugó cada futbolista”, dijo el autor con ese aire de orgullo que traspiran los padres cuando hablan de los hijos. Y refresca la memoria con la enumeración de los buenos amigos que le ha dejado el fútbol. Saltan del recuerdo Otto Fabián Guevara, Álvaro Contreras, Julián Martínez, Miguel Núñez, Horacio René Ibáñez y Evar Martín Cativiela.

Mira a lo lejos para regocijarse con los más de 2000 partidos trasmitidos al Cúcuta Deportivo, entre esos los 22 que disputó en la Copa Libertadores (2007 – 2008). Complementa las cifras con los 135 encuentros internacionales a los que ha asistido. En el listado incluye los correspondientes al Deportivo Táchira y a la selección Venezuela. Completa el cuadro con los viajes por Sudamérica, Miami y Aruba. Ha sido testigo de cuatro premundiales y cinco Copas América.

Al comienzo a Jorge Enrique le costaba volar en avión. Hasta lo despidieron de una cadena radial por no viajar a Cali. La noche anterior lo desveló la película que cuenta la historia de un accidente aéreo y cómo los sobrevivientes se alimentaron con los cadáveres. Ahora, disfruta el trayecto, pide ventanilla, se regocija con el paisaje y viaja tranquilo.

Nació en 1962, en Durania, en San Cristóbal comenzó a estudiar comunicación social y los profesores no lo convencieron por lo que renunció a la preparación. “No tengo estudios profundos. Sería mentiroso decir que tengo tantos títulos y que tengo tantos posgrados”. La carta de presentación es el trabajo en los camerinos, en las cabinas de trasmisión en los graderíos de los estadios y en las canchas de fútbol.

En el 2002, en pleno Mundial de Japón, dio un vuelco a la vida. Se bautizó en la iglesia cristiana y ahora recita frases bíblicas que le sirven como complemento a lo que hace. “Apártese del mal y haga el bien”, lo dice la biblia y quiere aplicarlo. De repente termina el relato. Abajo, está la esencia de su trabajo y se dispone a cumplir con la tarea del día. “Pasarán 30 años para que otro escriba un libro como este”.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Foto: ARCHIVO PERSONAL

 

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

CÚCUTA DEPORTIVO. Unión de fuerzas para afrontar proceso de liquidación

CÚCUTA.- Un comité deportivo, que se conformará en los próximos días, tendrá la tarea de …

4 comentarios

  1. Jorge Enrique LLanes Nieto

    Jorge Enrique Rico Orduz, mil felicitaciones por el libro sobre el “glorioso” CD. debe ser muy interesante conocer todas las anécdotas contenidas en dicho libro. Abrazos.

  2. sergio luis peña granados

    Jorge Enrique: Muy seguro de que triunfarías, te he seguido desde hace muchos años. Felicitaciones por el libro. Por favor, que debo hacer para comprarlo? SErgio Peña Granados. Bogotá D.C.

  3. hermes diaz correa

    JORGE ENRIQUE, COMO CONSIGO EL LIBRO
    HERMES DIAZ CORREA
    PERIODISTA ACORD SANTANDER EMISORA ONDA CINCO 1300 AM
    BUCARAMANGA

  4. Omar David Gómez R.

    Gran trabajo de Jorge Enrique a través de los años, me gustó siempre su comentario preciso y exquisito. Éxitos en su nueva faceta de escritor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.