A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / HISTORIA ROSARIENSE. Esto es lo que queda del calicanto, entre Juan Frío y Rumichaca
Están escondidas o enterradas en un ambiente campesino donde se detiene el tiempo frente al arrozal, de difícil acceso y dudosa seguridad. / Texto y Foto: DAVID CAMILO VERA

HISTORIA ROSARIENSE. Esto es lo que queda del calicanto, entre Juan Frío y Rumichaca

VILLA DEL ROSARIO – Norte de Santander.- Al llegar por la vía principal de Juan Frío (Villa del Rosario), la vía destapada aparece rodeada por un riachuelo. A través de la cerca que separa la carretera del inmenso arrozal, se divisan a lo lejos, cubiertas por el musgo y el follaje, unas barreras antiguas de piedra, ladrillo, tableta y cal.

Las estructuras recorren el antiguo municipio, entre el corregimiento y Rumichaca. La construcción de viviendas y vías las ha destruido, modificado o abandonado. Las que permanecen en pie forman pequeñas extensiones, que poco a poco las ha cubierto la maleza.

Aunque pertenecen a la historia del Templo Histórico, la casa del general Santander y La Bagatela, están olvidadas. Datan de los años de la Colonia y a pesar del tiempo y del abandono se mantienen como muestra de la fortaleza del calicanto que servía como acueducto en esa época.

Cuatro sitios conservan las gruesas columnas y los arcos de punto con un canal en la parte superior. Es evidente la diferencia por la ubicación, el cuidado, el entorno del calicanto, las texturas, los residuos de árboles y los colores.

La mayor extensión superviviente se encuentra en Juan Frío, a las afueras del corregimiento. El terreno las ha destruido, el musgo, las enredaderas y la maleza las cubren. Están escondidas o enterradas en un ambiente campesino donde se detiene el tiempo frente al arrozal, de difícil acceso y dudosa seguridad.

Los grupos al margen de la ley que controlan la zona están en la vía y alejan a desconocidos o extraños y no permiten apreciarla. Esta zona turística está perdida por la violencia y por el desinterés de la gente que no le encuentra utilidad. A pocos metros se encuentra el horno ‘crematorio’ empleado por los paramilitares para desaparecer a los enemigos.

Junto a la Casa Museo General Santander permanece una pequeña parte del antiguo acueducto, con el molino inglés de 62 libras de espesor, hecho en acero y madera. Limpiaba y daba continuidad al movimiento del agua sobre los canales. Ahora, está abandonado, incluso por el museo y lleno de basura, entre la que resaltan las tuberías en PVC.

El tono negro del musgo seco pinta los ladrillos y las tabletas vinotinto del calicanto cubierto y modificado con rejas verdes bajo los arcos. El gris del cemento cambia la perspectiva antigua y un pequeño tramo cubierto con techo mantiene el amarillo. Estos colores muestran los cambios que ha recibido en la restauración.

En el corregimiento La Parada, cerca del conjunto cerrado Palma Dorada, está la hacienda ‘Los Morochos’, administrada por los hermanos Juan y Pedro. Ahí, permanecen escasos diez metros de estructura antigua, bien cuidada. El tono amarillento de las piedras reluce, y los ladrillos y las tabletas mantienen el vinotinto.

En el lugar creció un mamón y duró más de 150 años. La edad lo tumbó sobre los arcos. Al calicanto no le paso nada. Justo donde empieza a derrumbarse hay una placa marcada: Santa Rosa de Lima – enero 11 de 1911.

Por la vía del tobogán, como es conocida y dentro de unas fincas, hay algunos arcos semidestruidos por la mano del hombre. El color del calicanto vuelve al tono gris verduzco y negro. La vía da a Boconó, donde han sido demolidos para la construcción de urbanizaciones.

El abandono del calicanto es total y los destellos de la historia destruidos por la acción del hombre, que un día los construyó para su beneficio. La población rosariense ignora y olvida el pasado del municipio que alguna vez fue epicentro de la política del país.

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

SUMEMOS LO BUENO. Fenalco propone horario extendido en Navidad

CÚCUTA.- Dado el desempeño positivo del comercio en esta época de Navidad, Fenalco propuso a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.