A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / FÚTBOL DE SEGUNDA. El Cúcuta volvió al General, goleó y gustó
La fiesta estaba servida, los padrinos cumplieron con la misión de presentar a los novios y los contrayentes querían satisfacer a los invitados. / Foto: www.contraluzcucuta.co

FÚTBOL DE SEGUNDA. El Cúcuta volvió al General, goleó y gustó

CÚCUTA.- Otra historia del Cúcuta Deportivo comenzó a escribirse este 27 de agosto y todo salió como estaba previsto. Luego de pasar largos meses lejos de casa, el once motilón regresó al General Santander que lo recibió con las mejores galas. Vestido de rojo y negro, el estadio se abrió a plenitud para vitorear a los hombres que ahora defienden la camiseta bicolor.

El paso del tiempo no hizo que el amor de los hinchas por el club se diluyera o desvaneciera, mientras las hojas del calendario caían desesperanzadas. Pudo más el recuerdo grato de las pocas gestas gloriosas, que la ingrata recordación del accionista mayoritario para llenar los graderíos y volver para gritar a plenitud los tres goles marcados en la portería Sur.

El infaltable protocolo, en ocasiones molesto por la zalamería con la que se hacen reconocimientos, permitió el ingreso de innumerables figuras, entradas en desuso, para fingir la sonrisa acostumbrada en época de elecciones. Y eso sin contar los apretones de mano, los golpes suaves en la espalda y las palabras cariñosas, como si los sintieran de verdad.

Arriba, en las tribunas, los ansiosos espectadores aguardaban anhelantes por oír el pitido inicial que mueve el cronómetro del tablero de bolas criollas que desentona en el General. La impaciencia se calma con algunos alaridos, agitación de brazos, selfis para el recuerdo y búsqueda del compañero de épocas distantes, cuando aquí había fútbol profesional.

Abajo, políticos, funcionarios y guardaespaldas disputan el espacio que deben ocupar fotógrafos, camarógrafos y reporteros para cumplir la función de entrevistarlos, fotografiarlos y grabarlos para luego presentaros en los medios para los que trabajan. Así es este mundo del periodismo.

El Cúcuta Deportivo apareció en la boca del túnel plástico y comenzó el paseíllo en medio de los sonidos que los humanos hacen cuando están eufóricos. En Occidental, Oriental, Norte y Sur se escucharon los vítores para estos once titulares que tenían el encargo de devolverles la emoción que por arte del billete un día trataron de arrebatarles para encadenarlos a un pasado innombrable.

Para saludarlos, los espectadores mostraron pancartas y les dieron la bienvenida. Los mensajes cortos de agradecimiento tenían como destinatarios a los gobernantes que convencieron al presidente del club para que permitiera que los cucuteños tuvieran una tarde como la de este domingo.

En las tribunas aparecieron hombres y mujeres que vieron en este regreso la mejor oportunidad para sacar ganancia y si la ocasión lo permite saltar de la dicha por los goles cucuteños. Son los vendedores de cerveza, agua, gaseosa, churros, perros calientes, bofe, chicharrón, plátanos fritos, papitas y cuanta golosina creen que se les pueden antojar a los aficionados. ¿Y los precios? ¡Carambas! para revisar.

Después de cantar con ganas los himnos, de persignarse para pedir ayuda divina y del saque de honor, comenzó el partido. La fiesta estaba servida, los padrinos cumplieron con la misión de presentar a los novios y los contrayentes querían satisfacer a los invitados. Algunos de los convidados llegaron sin saber por qué estaban ahí, pero participaron animados.

El primer tiempo se jugó a ritmo vertiginoso. Los motilones mostraron ansiedad desde el comienzo y tomaron la iniciativa. Corrieron, marcaron, hicieron la diferencia. En la cancha se apoderaron del balón y en pocas oportunidades lo prestaron a los rivales. Así es el fútbol. El local impone condiciones y en esta fecha del retorno no hubo excepción.

En los graderíos el ambiente estaba a reventar. Algunos todavía no creían que el Cúcuta Deportivo, el mismo que pasó meses en Zipaquirá, despierta pasión. Y pensaron en el accionista mayor, que lució gafas oscuras mientras se refundía entre los chalecos marrones con escudo de la Policía. Y se atrevieron a preguntar en el silencio que propone la prudencia ¿será que no se da cuenta de lo bien que le va a su ‘empresa’ en esta ciudad? ¿Será que no ve cuántos seguidores tiene la marca que un día compró y que ahora no quiere vender?

Diego Echeverri, al minuto 8, encendió las velas para alumbrar la torta que degustarían los hinchas. Cristian Álvarez, al 14, colaboró con la decoración, y Erwin Carrillo, a los 35, partió la piñata. No había nada qué hacer, el Cúcuta Deportivo regresaba por el portón, no por la ventana.

El descuento para los bogotanos llegó a los 3 minutos de la segunda parte. Marcó Carlos Vásquez. Los locales se relajaron en el descanso y se dejaron sorprender en algunos instantes. Luego, retomaron la manija y se dieron el lujo de desperdiciar los regalos que los capitalinos les permitieron destapar.

Queda la buena sensación de tener un equipo que responderá en esta segunda categoría. La ilusión despierta entre los aficionados. Hoy, el estadio mostró buena asistencia. Ojalá no se desaparezcan en las cuentas oficiales, como ocurrió en épocas no tan remotas. Por ahí de hace una década, no más.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

DE ROPERO A LAVERDE. “Puede estar tranquilo, ese perdón hace tiempo se cumplió”.

CÚCUTA.- Un apretón de manos y un corto abrazo sirvieron para limar asperezas, olvidar el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.