A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Aula Universitaria / ENFOQUE. Un diario de Ana Frank también se forja en esta frontera
Esta frontera tiene una cantidad de jóvenes rebeldes que escriben todos los días para que la memoria nunca desaparezca. / Foto: todayvenezuela.com

ENFOQUE. Un diario de Ana Frank también se forja en esta frontera

CÚCUTA.- En un día desconocido de 1945, Ana Frank, la niña judía de 15 años que sufrió, luchó, resistió y escribió en el anexo de un edificio en Ámsterdam (Holanda), moría de pulmonía a raíz de la estadía en un campo de concentración Nazi en Bergen-Belsen (Alemania). 

No es necesario profundizar en el genocidio judío a manos de las fuerzas nazis, abarquemos al sujeto, como diría Michel Foucault, en este caso Ana Frank. En Norte de Santander, y en las líneas que contienen dispositivos limítrofes también se narran los diarios, los diarios de esta frontera, y no es 1945, es 2018.

La tecnología no ha sido la única que ha tenido evolución, el concepto de guerra y su aplicación también. A tal punto de asegurar que vivimos en la tercera guerra mundial. Esta lucha global vivida en carne propia es silenciosa, fragmentada, estratagema, violenta, mediática, insensible y despiadada.

Cuando los que gobiernan se saturan de poder, sordoceguera y locura, lo despiadado e inimaginable se vuelve rutinario y normal. Es ahí cuando los rebeldes se cunden del polvo de la injusticia y empiezan a narrar para que las siguientes generaciones escuchen sus memorias, su pasado y nunca abran el espacio para que el terror vuelva a ser abominado.

Así como los judíos tuvieron a Ana Frank, esta frontera tiene una cantidad de jóvenes rebeldes que escriben todos los días para que la memoria nunca desaparezca. Aquí, lo más importante no es la fama, ni siquiera el dinero, porque existe un lapso que los une a decir lo que sienten en sus años de vida transfronteriza. La sangre que les corre por las venas está en deuda con esta pacha mama que los vio nacer, que sus gobernantes disimulan y que sus identidades los moviliza.

Cúcuta y el Área Metropolitana están agobiadas por la violencia de la franquicia paramilitar, pero no tanto como lo es por el Gobierno y su ramificación de corrupción que solo agrede a los más pobres, porque siempre los jueces terminan dando casas por cárceles, beneficios y otros incentivos, cuando al pueblo solo le quedan el desfalco y las necesidades.

Cuando los gobiernos, la televisión, la radio y otros medios de comunicación callan la verdad, los narradores de frontera salen a flote, a decir la verdad,  también a ser perseguidos, a ser señalados, porque para los injustos hay una gran necesidad de seguir en silencio. Seguramente en la mente de cada narrador sigue en pie esta frase ¡Nunca más guardaremos silencio!

De las historias de terror, desapariciones forzadas, juvenicidios, destierros, limpiezas sociales y todas las formas conocidas de inyectar el miedo, son vividas desde pequeños por estos narradores. La frontera los obligó a sobrevivir en este límite, en el que el debate es vivir en la oscuridad del silencio, callar o, simplemente, no volver a respirar.

Esta corrupción que se esparce de pies a cabeza en el país, es nuestra verdadera guerra interna, aún más cruel que la que se vivió con las Farc. Colombianos asesinando a colombianos, gobernantes robando al pueblo colombiano, el mismo pueblo que cada cuatro años escoge otros dirigentes para lo mismo, para que los roben. Es un ciclo, una ruleta sin esperanza.

El pueblo debe escuchar a sus hijos, y decir ¡no más al terror! Esa es una de las fórmulas de salir de la crisis que afronta esta ciudad. No es necesario esperar a que los narradores también desaparezcan a raíz de las balas de la injusticia, fría y cruel. Siempre estarán a tiempo de cambiar el rumbo de nuestra historia, la historia de esta frontera.

“Las balas más mortíferas no son las de hierro, sino las que están formadas de pensamientos vacíos”.

Los narradores de frontera.

Ismael Caicedo.

ysmcr7@gmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

CARTA DE FENALCO. Hablemos de lo bueno y lo positivo de la ciudad

Cada día estamos inmersos en una gran cantidad de información, algunas ciertas, otras no tantas, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.