A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / EL CATATUMBO. ¿Cómo es vivir en estos momentos en La Gabarra?
Entre Tibú y Cúcuta hay más de 116 kilómetros que requieren un viaje de un poco más de tres horas en transporte público. Es decir que La Gabarra está a más de cinco horas y media de Cúcuta. / Foto: COMISIÓN DE LA VERDAD

EL CATATUMBO. ¿Cómo es vivir en estos momentos en La Gabarra?

LA GABARRA – Tibú.- La violencia ha hecho famoso al corregimiento La Gabarra, en Tibú, Norte de Santander. Por años sus pobladores han resistido el conflicto armado entre diversos actores.

La Gabarra es un corregimiento de Tibú, a 55,6 kilómetros del casco urbano. El recorrido en camioneta tarda alrededor de tres horas en época seca. En invierno los carros pueden tardar hasta un día. La carretera está casi sin pavimentar, solo unos sectores muy cortos de la vía tienen pavimento.

Entre Tibú y Cúcuta hay más de 116 kilómetros que requieren un viaje de un poco más de tres horas en transporte público. Es decir que La Gabarra está a más de cinco horas y media de Cúcuta.

Tibú es un municipio con alta producción minera y, en especial, con explotación petrolera. Por allí pasa el oleoducto Caño Limón; además, tiene grandes reservas de carbón, uranio y coltán. Se ha proyectado abrir una mina de explotación de carbón a cielo abierto, situación que preocupa a las organizaciones sociales, comunitarias y a la población indígena por la contaminación de las fuentes hídricas.

También, hay fincas ganaderas y de cultivos de pan coger, pero, según varios habitantes, la mayor fuente de trabajo y de ingresos es el cultivo de la coca. Llevar un camión pequeño (5 toneladas) de cualquier producto puede costar $ 300.000 y uno grande $ 900.000, sin mencionar las dificultades y los costos de comercialización. Mientras que la producción de coca no requiere transporte lejano, lo compran directamente en las fincas.

Desde los años 80, en la zona ha habido asesinatos, desplazamientos, desapariciones forzadas y masacres por guerrillas, paramilitares, disidentes y Ejército. Entre 1989 y 1996, las guerrillas desplazaron alrededor de 1000 personas. Sin embargo, el gran caos se dio entre 1999 y 2004, con la llegada de los paramilitares.

El megacolegio de La Gabarra fue inaugurado en octubre de 2018 y acoge a 1468 niños, adolescentes y jóvenes de la cabecera y varias veredas, en 19.100 metros cuadrados. Según los habitantes, esta ha sido la mejor obra en el corregimiento en los últimos años.

Al finalizar la construcción, esperaron dos años para que la dotaran e inauguraran. Ahora, esperan que doten la biblioteca, que mejoren la conexión a internet y que solucionen el acceso de los servicios públicos.

El río Catatumbo es la principal fuente de alimentación del pueblo indígena Motilón Barí, y las riberas son la principal zona de habitación de esta población. Es el hábitat de gran número de especies animales y vegetales, principalmente el bocachico y el bagre, además de zorros, tortugas, tigrillos y pumas.

La comunidad construyó y resignificó ‘La casa de la paz’, ubicada en la vía que sale de La Gabarra, atraviesa el puente sobre el río Catatumbo, pasa frente al batallón del Ejército y llega a la vereda del kilómetro 60. Durante el conflicto, esta fue la casa en la que los paramilitares tenían las celdas para torturar y asesinar. También, tenían una habitación específica para la violación de las mujeres.

Ahora, es lugar de reunión, actividades sociales y talleres de los habitantes. Está junto al parque y a la iglesia, que quedan en frente.

El puerto maderero es el puerto principal y el punto de conexión para alrededor de 20 veredas río arriba y unas 10 río abajo. Además, es uno de los caminos para llegar a la reserva Parque Nacional Natural Catatumbo Barí, en donde habita el pueblo indígena motilón barí.

Hay horarios para las canoas de transporte público o bogas, que están organizadas para recoger y llevar a la gente por la ribera, entre vereda y vereda. Hay otras canoas que se dedican al transporte de gasolina, alimentos y otras mercancías.

Los campesinos y otros habitantes de La Gabarra buscan no ser estigmatizados por la violencia y las actividades ilegales que han hecho famosa a la región. Por eso, usan el arte para resignificar lo sucedido, mantener la memoria y evitar que se repita la violencia.

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

PROYECTO DE LEY. Se busca vinculación del Gobierno a celebración de los 117 años del Sagrado Corazón de Jesús

CÚCUTA.- La Comisión Segunda Constitucional del Senado de la República delegó al senador Luis Eduardo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.