A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Cronicas en Mi Menor / CRÓNICA EN MÍ MENOR. ‘Mujer bonita para Navidad’, campaña anónima con buenos resultados
En cualquier calle de la ciudad está María. Ahí aguarda por la solidaridad de los cucuteños. / Foto: ARCHIVO

CRÓNICA EN MÍ MENOR. ‘Mujer bonita para Navidad’, campaña anónima con buenos resultados

CÚCUTA.- María está sentada en el andén de una de las avenidas cucuteñas. María aguarda el cambio de color del semáforo para ofrecer dulces. María camina sin prisa por las calles de la ciudad. María está rodeada de sus hijos. María espera paciente que el esposo termine de ingerir los alimentos del medio día. María está ahí, en cualquier lugar de Cúcuta y espera que los ojos que la miren no irradien compasión, sino solidaridad con la situación que afronta.

María es una desplazada por la violencia. María es otra migrante venezolana que busca en Colombia mejor calidad de vida. María ha sido abandonada por el marido y no tiene dónde pasar los días y las noches. María no pide limosna, clama por la ayuda de sus semejantes.

María está triste, se le nota en la mirada. María no sonríe, el rictus es de desesperanza. María no se alimenta bien, si acaso como una vez cada 24 horas. María sufre las consecuencias de la apatía estatal para sacarla de este estado de dejadez. María es cualquiera de las mujeres que van por la calle en busca de eso que al final del día no encuentran.

Las horas avanzan hacia la celebración de la Navidad. El Niño Jesús, dentro de poco, nacerá en los millares de pesebres que se arman en casas, templos y vías públicas. En las iglesias se predica porque ese advenimiento no sea solo físico, sino que se demuestre en el corazón. El mensaje, como la semilla, cae en terreno pedregoso; otro tanto de esas palabras se lo lleva el viento, y muy poco germina y da frutos.

La prisa de los compradores es común denominador en esta fecha. Los vehículos cruzan veloces en procura de un cupo en el estacionamiento cercano. Los peatones miran con cuidado hacia las vitrinas con el objetivo de dar con el vestido, el pantalón, la camisa, la franela y la blusa que estrenarán antes de las 12:00 de la noche del 24 de diciembre.

En medio de ese bullicio está María. Pocos las ven, porque es una mujer humilde. La piel está reseca por el sol que la ha golpeado durante muchas horas. La voz es endeble, el andar es desanimado y en la mente solo se forman figuras con las que alimenta el deseo por ganarse otra moneda o por recibir esa dádiva que servirá para pagar el arriendo de la habitación que ocupa en una residencia de poca calidad.

  • Señora, una mujer que usted no conoce, pero que sabe de su existencia, le envió un regalo de Navidad.
  • ¿De verdad?
  • Sí, es este. Disfrútelo
  • Dígale a esa señora que muchas gracias. Que Dios se lo pague.

María se distrajo un momento de su oficio. Por un instante no ofreció dulces a conductores y ocupantes de los carros para atender el llamado de esa voz que no le era familiar, y mucho menos esa cara. Desconfiada se acercó, tomó el donativo, sonrío con dificultad porque hace días no tiene tiempo para ser feliz. Los ojos tristes recuperaron el brillo por escasos segundos. Regresó al ‘puesto de trabajo’ con la ilusión de encontrar algo sorprendente en esa cartera que acababa de recibir. El contenido la puso contenta.

Un día cualquiera, por WhatsApp, enviaron el siguiente mensaje anónimo:

  • “Hola, las invito a participar de esta iniciativa. ¡Tarea hermosa! “Si tienes una cartera usada que ya no quieres… ¿La tienes? ¡Ojalá una bonita! Entonces coloca dentro de ella: jabón, pasta de dientes, desodorante, cepillo para lavarse los dientes, labial, perfume, peine, etc. Lo que puedas donar. Cuando encuentres a una mujer en situación de calle dáselo de regalo. Esta es la campaña “Mujer Bonita para Navidad”. Compártelo para que llegue a muchas mujeres. Ellas la amarán. Por favor, habla con tus vecinas, hijas, comadres, cuñadas, amigas, en fin, las mujeres con las cuales te relaciones. Busquemos que este gesto haga la diferencia en la vida de muchas”.

Luego de analizar el contenido, se replicó el recado entre 50 contactos por idéntica vía en procura de respuestas. Unas dijeron sí, otras que más tarde y las demás ni se tomaron la molestia de leer lo escrito.

Se recibieron 20 bolsos, entre nuevos y usados (en buen estado), con contenido digno de esas mujeres que en algún instante de la vida han deseado tenerlo y no pueden comprarlo.

    • Por favor dígale a esa señora que muchas gracias, que Dios se lo pague – dijo María y caminó ligero hasta el separador vial donde estaban sus hijas, para mostrarles el detalle de Navidad que alguien le envió.

La entrega se llevó a cabo en diferentes sitios de la ciudad. Se buscaron mujeres que reflejaran necesidad y que por más que cumplan un oficio callejero lo ganado no les alcanza para comprar lo donado. En los cruces viales hay mayoría de esta población, en edades que varían, pero con carencias idénticas.

Cambiar la mueca social por una sonrisa, así sea leve y por limitados segundos, estaba entre los objetivos de la campaña y se logró. Ese alguien que transmitió el mensaje y esos anónimos que lo repitieron entre sus amigos pueden estar tranquilos, porque una veintena de mujeres, con acentos campesinos, venezolanos, costeños y cucuteños, hoy tienen en casa ese detalle que les llegó horas antes del nacimiento del Niño Jesús.

  • Dígale a esa señora que Dios le pague y le multiplique sus bienes. Muchas gracias – dijo María y se retiró con el ula ula en el cuello, el balón en la mano derecha y la cartera en la mano izquierda.

Es 23 de diciembre. Son las 6:30 de la tarde. La misión está cumplida luego de varios días en busca de esas Marías para darles los obsequios enviados desde donde sea y con aprecio. La campaña ‘Mujer Bonita para Navidad’, que alguien creó, dio resultados. A las donantes muchas gracias y María les manda a decir “que Dios se lo pague”.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

5ta con 5ta Crew. Que suene y se vea “RÍO PA´SANAR”

CÚCUTA.- Setenta artistas participaron en el trabajo “Río pa’ sanar”, propuesta inspirada en el legado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.