A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / CRISIS EN VENEZUELA / CRISIS EN VENEZUELA. Trincheras de libertad

CRISIS EN VENEZUELA. Trincheras de libertad

SAN CRISTÓBAL – Venezuela.-  En  la Ciudad de la Cordialidad, San Cristóbal, y, en  la Ciudad de los Caballeros, Mérida, pobladas por gente honesta y trabajadora, amante de la paz, con motivos suficientes para protestar y elevar su voz de malestar, ahogada por múltiples problemas, los gobiernos nacional y regional han querido silenciar el descontento a fuerza de represión, uso indiscriminado de las armas, hostigamiento,  tortura, privación y encarcelamiento de quienes, decididamente, a costa de su vida, han salido a la calle a protestar, con lo que se  han montado sobre sus  hombros  el malestar y descontento  de la población, de la casi totalidad del país.

San Cristóbal y Mérida han sido tomadas por un ejército de ocupación, el cual está integrado, para mayor malestar, por componentes militares cubanos, es decir, una fuerza militar extranjera que avasalla la patria de Bolívar, traída por los gobiernos nacional y regional, auténtico acto o delito de traición a la patria, el cual el Gobierno endilga a otros, como remordimiento de conciencia. Este ejército ametralla a la población, la castiga inmisericordemente, y, ante tales hechos, aspira a que la población aguante sumisamente.

El Gobierno se ha equivocado de banda a banda. Lo que nació, localmente,  como una manifestación de protesta estudiantil ante la inseguridad que se vive en Venezuela y en las universidades nacionales, se ha extendido, como pólvora, a lo largo y ancho del país. En la actualidad, es todo un movimiento de protesta  ciudadana por los cientos de males que aquejan a los venezolanos y la incapacidad de los gobernantes para asumirlos y buscarles solución.

El Gobierno, sin duda, desconoce la historia venezolana, o, por el contrario, la conoce muy bien y tiene temor de que  algunos acontecimientos se repitan.  Táchira y Mérida han escrito páginas heroicas en la historia de Venezuela. Por las venas de los tachirenses y los merideños corre sangre  indígena y comunera, sangre libertaria. En sus territorios se dieron importantes batallas y, en Mérida, Simón Bolívar, recibe, por primera vez, el título de Libertador. Por consiguiente, es gente de paz, pero que no teme a la guerra, razón por la que el Gobierno se ha encontrado en estos pueblos con un bloque o frente de resistencia. Lo único que le ha faltado al Gobierno para acabar con este foco de resistencia, es bombardear a la población y sus intentos  para producir miedo y temor, los ha efectuado  con el sobrevuelo de aviones militares.

Existen innumerables  formas de resistencia pacífica. Los estudiantes, inteligentes, sin duda, las están poniendo en práctica. Venezuela está colmada de obstáculos y de barreras políticas, sociales, jurídicas, administrativas, sociales y culturales y, al parecer, estas pasan con gran indiferencia. Lo que preocupa a algunos sectores son  las llamadas barricadas, que, el Gobierno califica de ‘guarimbas’,  las cuales, a todo evento, constituyen  formas  de protesta ciudadana. Impiden,   ciertamente, el libre tránsito y causan molestias en la población; pero hay que entender que son medios de lucha y de resistencia, adquieren el carácter de medios de defensa y protección de los manifestantes ante la arremetida militar y policial, con todo un equipamiento de guerra, destructor de todo lo que consigue a  su paso, incluyendo, vidas humanas.

Las mal llamadas ‘guarimbas’ son, verdaderamente,  trincheras y, las mismas,  son espacios de protección, similares a las que a diario construyen las fuerzas militares y policiales. Pero estas trincheras de la población no son para alimentar la guerra y las   ansias de matar; por el contrario, son  zonas, campos o espacios que buscan y propician la libertad de un pueblo subyugado. Bajo este concepto debe entenderse el uso de  trincheras,  por lo que resulta absurdo que se inculpe y destituya a alcaldes por no evitar su instalación.

Si el Gobierno piensa que es fácil acabar con la resistencia de un pueblo decidido a luchar por la libertad, el pueblo  cuenta con más potencial bélico que un Alcalde  para impedirlo, por qué  no lo hace, simplemente, porque no puede, porque  el sentimiento libertario es más fuerte que las balas. Las trincheras respiran libertad.

ABSALÓN MÉNDEZ CEGARRA

 

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

CRISIS EN VENEZUELA. Bancamía ofrece créditos a microempresarios migrantes

BOGOTÁ.- Los microempresarios migrantes venezolanos que quieran radicarse en Norte de Santander tendrán respaldo de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.