A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Conversaciones A Contraluz / Cicerón Flórez: el maestro que no busca pensión

Cicerón Flórez: el maestro que no busca pensión

Al escribir sobre el periodista Cicerón Flórez Moya se puede caer en muchos lugares comunes. La admiración que despierta y lo que significa para el periodismo nortesantandereano hace que sea así. Sin embargo, es preciso comenzar con un recurso común, pero importante al momento de acercarse al maestro Cicerón. En la biblioteca de su casa pueden desentrañarse aspectos, visiones y rasgos que caracterizan la acción profesional.

Los estantes repletos de libros, especialmente de escritores latinoamericanos y poesía española del siglo de oro, conforman el escenario natural para un lector empedernido, quien ganó su amor por las palabras en el pueblo natal de Condoto (Choco), donde en medio del entorno rural, la mejor forma de entretenerse era escuchando los cuentos de los viejos.

Antes de establecerse en Cúcuta, anduvo caminos por Buenaventura para cursar años de la primaria y el bachillerato. En Manizales culminó el grado 11. En Bogotá, entre 1951 y 1957, materializó los primeros acercamientos que había tenido con el periodismo, allá cerca del pacifico, cuando escribía un programa radial en el centro cultural y en el periódico local.

En la capital, mientras escribía para el periódico Mercurio, surgió la oportunidad de viajar a Cúcuta para dirigir el semanario El Mural. Al terminar el proyecto, pasó de inmediato a ser jefe de redacción en aquel entonces semanario La Opinión, que un par de años después se convirtió en diario, y “aquí todavía me estoy sosteniendo”.

     

El premio Simón Bolívar a la vida y obra de un periodista lo recibió, en octubre, con respeto, como una buena oportunidad para agradecer por algo que disfruta hacer. El reconocimiento lo tomó por sorpresa y después de enfrentar algunas dificultades de salud le permitió reafirmar que no piensa en el retiro.

Otro reconocimiento es la admiración de los cucuteños. La mención de maestro tiene que ver con la guía que ha dado y continúa dando a las generaciones de nuevos periodistas. En esta ciudad consolidó la familia, ganó muchos amigos y puede disfrutar de un clima similar al de la infancia en el pacifico colombiano.

Confesó que si hubiera tenido la voz hubiera sido cantante y que lo que menos le gusta hacer es pelear. Un asunto pendiente  es publicar el libro con la historia de Cúcuta en los últimos 50 años vividos desde La Opinión. Según ese plan, el Maestro continuará activo, sin al más mínimo interés de buscar la pensión, si eso significa el retiro.

ORIANA GODOY

origodoy@gmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

CRISIS EN VENEZUELA. 80.000 migrantes cuentan con servicios financieros digitales en Colombia

BOGOTÁ.- Los venezolanos que viven en Colombia y cuentan con el Permiso Especial de Permanencia …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.