A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado / Carta de un elector (*)

Carta de un elector (*)

Señor (a)

Candidato por elección popular

Por ahora respetado (a) candidato (a).
Yo soy un profesional, un técnico, un comerciante, un inversionista, un industrial, un vendedor informal, un empleado, un docente, un moto taxista, una madre comunitaria, un estudiante, un trabajador de la salud, un trasportador, un campesino, un comunicador social, un ciudadano corriente, un elector que profesa y cree aún en la democracia.

El 30 de octubre, voy a ir a las urnas a elegir gobernantes con mi voto, a darles un poder absoluto a quienes deben administrar los recursos públicos desde Alcaldías, Concejos, Gobernación y Asambleas. Y le confieso que tengo muchas dudas sobre las actuaciones de ustedes, los políticos.

Para empezar, hacía cuatro años no los veíamos por nuestra comunidad, y ni se interesaban por abrazarnos y saludarnos como lo hacen en esta época electoral. Después de otros cuatro años vuelven con sus resabiados y pírricos «regalos»: brigadas de salud, cemento, remesitas, tejas de zinc, cursitos de oficios varios, un dinerito para pagar una que otra fórmula médica o servicios públicos, otro dinerito para que sea su líder busca-votos invadiendo las calles, muros y paredes con vallas, pendones, afiches y tarjeticas para que no olvidemos sus rostros con el mejor maquillaje. En fin, haciendo un festín con muchos millones de pesos invertidos en publicidad y engañosos regalos de campaña.

Yo hago elementales cuentas y no creo que usted, como candidato, esté gastando tantos millones de pesos por amor al pueblo, o su desmedido afán de «servicio». Más bien, lo que creo es que está haciendo una jugosa inversión para hacerse elegir como gobernante. Paga por el poder para, desde allí, convertirse en un nuevo rico, llenarse los bolsillos a costa de las necesidades sociales del pueblo que lo eligió para que gobernara cuatro años, no para que robara.

¿Quién me garantiza que usted no es un candidato chanchullero? ¿Cómo saber que usted no va a contratar las obras y programas con sobrecostos? ¿Cómo estar seguro de que usted, como Gobernador o Alcalde, no va a sobornar a diputados y concejales para que le aprueben facultades para millonarias contrataciones donde usted y demás secuaces son directos beneficiarios al abusar del poder? ¿Cómo saber que usted, como concejal o diputado, no va a ser el corrupto que se presta para sobornos por parte del Alcalde o del Gobernador, para que le apruebe facultades? ¿Es ese, acaso, el negocio de ser concejal o diputado?

Yo, como elector, estoy mamado de ver cómo cada cuatro años los del logo de la U, los de la L, los de la C, los de la P, entre otros, salen a decir que han sido trasparentes y «claros» en el manejo de lo público, y que merecen que los volvamos a elegir. Cuando lo que hemos visto es que suben al poder como candidatos pobres -por no decir «arrancados»- y al final del mandato salen ricos, con fincas, nuevas empresas, medios de comunicación, apartamentos, entre otros bienes. Mejor dicho, aquí para ser un próspero ganadero o un nuevo rico hay que ser Alcalde o Gobernador. Y, nosotros, el pueblo elector, solo seguimos siendo los idiotas útiles, usados cada cuatrienio para que les demos el poder absoluto para enriquecerse a costa de nuestras necesidades, como salud, alumbrado público, seguridad, educación, vías, vivienda, entre otras.

Simplemente, quiero no botar mi voto al elegir a personas que nos vienen a prometer hasta sus nalgas expósitas. ¡Qué asco tanto pensamiento corrupto de la clase política nuestra!

Tras tanta reflexión sobre estas coyunturas decidí que sí voy a votar, como buen ciudadano en uso de mis legítimos derechos; pero lo haré en blanco. Será mi protesta silenciosa, civilizada y clara. ¡Me harté de tan falsa democracia, y de oportunistas como usted, señor candidato!

(*) Carta recibida internet de autor anónimo.

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

‘NO PODEMOS VOLVER’. La travesía de 2400 kilómetros de una familia venezolana que no tiene hogar

Una madre y su hijo caminaron hasta que se les entumecieron los pies, durmieron en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.