SINDICATO DE MÚSICOS. El futuro está en manos de la Asamblea  y el Concejo - Contraluz.CO | Contraluz.CO
A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / SINDICATO DE MÚSICOS. El futuro está en manos de la Asamblea  y el Concejo
En el momento cuentan con 493 músicos afiliados al sindicato y la proyección es que 4000 músicos pertenezcan a la organización, en Cúcuta, y que en el resto de Norte de Santander sumen 10.000. / Foto: www.contraluzcucuta.co

SINDICATO DE MÚSICOS. El futuro está en manos de la Asamblea  y el Concejo

CÚCUTA.- Diez años al frente del Sindicato Departamental de Músicos pareciera que es mucho tiempo. Sin embargo, al hacer el balance de lo propuesto, lo alcanzado y lo ejecutado se concluye que el trabajo es duro y exigente. La primera tarea es cambiar la imagen de los miembros de la organización y borrar, despacio, el estigma que reza que música es sinónimo de trago. Después, el deshoje de los proyectos que beneficien a los afiliados. Y por último, obtener el reconocimiento oficial para cumplir a cabalidad los sueños propuestos una década atrás.

Evaristo Laguado emprendió en el 2008 este largo recorrido y lo ha transitado con la calma que deben tener los líderes. A pesar de esa tranquilidad, sí hay afán por conseguir las metas y demostrar que la persistencia alcanza frutos. Y para llegar hasta donde se lo ha propuesto se ha rodeado de gente capaz, sabia y buena.

En 1979, comienza la historia. Los Laguado vivían  en Lebrija (Santander) y por prescripción médica debían buscar un clima especial para el padre. Cúcuta apareció como ciudad especial para trastearse y procurar el bien del Viejo.

“Me matricularon en el Instituto de Cultura y Bellas Artes y 10 años más tarde fui profesor de coros”. Evaristo tenía dos meses como aprendiz de guitarra y de repente lo llamaron para hacer parte de la orquesta Los 10 del Pentagrama. “Sin saber de música, ni de nada”. Ahí estuvo hasta 1981.

Un año después, pasó a tocar con los Zenit de Colombia, duró un año. El aprendizaje y la experiencia lo llevaron a formar la orquesta Cátedra Siete. “Me convertí en arreglista, era director”. En 1990, cambió la situación de los clubes sociales cucuteños. Las fastuosas fiestas en fechas especiales se acabaron. El trabajo aminoró y los músicos debieron reinventarse.

“En 1993, formamos el grupo de teclados con mi hermano Jairo, Los Laguado. Hasta este año hemos trabajado en Cúcuta y sus alrededores”. Las ganas de superación llevaron a Evaristo a pensar en avanzar y “este año fundé la Gran Banda Latina. Se estrenará en Lourdes, el 20 de agosto”.

Este ejecutante de piano y profesor a domicilio, maneja todos los géneros. La música clásica, la popular, la ranchera, la carranga y el reguetón aparecen en el repertorio. “Mi duro es el teclado”. Es difícil decir con cuál ritmo se divierte más a la hora de tocar. Lo bueno es que los asistentes a los bailes disfruten del momento y pidan la canción que sea, porque se les tiene.

En el momento cuentan con 493 músicos afiliados al sindicato y por los que tiene que velar Evaristo Laguado como presidente. La proyección es que en pocos años 4000 músicos pertenezcan a la organización, en Cúcuta, y que en el resto de Norte de Santander sumen 10.000.

Para ejecutar esos objetivos la fe está puesta en que el Concejo haga cumplir el Acuerdo que exige que las orquestas locales sean teloneras de las agrupaciones extranjeras y foráneas que se presenten en bailes públicos o privados en la ciudad. “El Acuerdo es del 22 de diciembre de 2010 y no se cumple”. También, que la Asamblea reglamente la ordenanza que les permitirá percibir el 3 por ciento de los contratos firmados con artistas ajenos a la región. “La Ordenanza es del 27 de diciembre de 1993”.

Por si aparece alguna duda acerca de la existencia de artistas que puedan cumplir con la apertura de los conciertos, en Cúcuta hay 118 orquestas de calidad. La Saxo Band, Junior Castrellón, Cohombro, Impacto Corralero y la Gran Banda Latina hacen parte del listado.

En el municipio han hablado con el presidente del Concejo, Jorge Marthey y en el departamento con el gobernador William Villamizar para que ayude a reglamentar la Ordenanza. “Los beneficios son para el sindicato y los músicos”.

Sin adelantarse a los hechos, los directivos han pensado en medio centenar de proyectos para sacar adelante con lo recaudado por la aplicación de las dos disposiciones que han permanecido dormidas en las gavetas oficiales.

Entre esos anhelos está la creación de la Banda Instrumental Departamental y la Filarmónica, y la presentación de festivales y de instrumentistas. “Aspiramos a empezar los martes, en Cúcuta. Si vemos que todo sigue bien en la parte económica ampliaríamos a otros días y en diferentes sitios”.

Después de arreglar la casa por dentro, saldrán a los 39 municipios restantes para acomodar los comités y procurar que los músicos locales reciban beneficios. Otra idea, es firmar convenios con las alcaldías para trabajar con los artistas.

Evaristo Laguado en este tiempo ha aprendido del refranero que ‘no hay cuña que más apriete que la del mismo palo’. Lo dice porque, en ocasiones, los músicos veteranos se encargan de regar información falsa en torno a la organización y al trabajo. “No debería ser”.

El sindicato fue fundado en 1945, y en esos 73 años no ha funcionado como tal. Tuvo fuerza en los años de la existencia del Instituto de Bellas Artes y la mayoría de los socios pertenecía a la Banda Departamental. Les descontaban en la nómina los aportes que debían hacer a la organización. “Nunca miraron más allá de la nariz”.

La apreciación severa la hace el hoy presidente, porque si en el momento de cerrarse el Instituto hubieran protestado, habrían evitado que les quitaran el edificio de la calle 5 entre avenidas 3 y 2. Ahora, con el retrovisor en la mano, Laguado dijo que en este momento hay proyectos para reivindicar a los afiliados y desarrollarlos los llevará a crear la escuela de música propia.

Otra cuña que les causa dolores son los músicos llegados de Venezuela, a raíz de la crisis social y económica que afrontan en su país. Hombres y mujeres se apostan en esquinas, parques, cruces vehiculares, transporte público y restaurantes para tocar en procura de una moneda. Es la mendicidad a ritmo de gaita, porros, cumbias y mapalé.

“Hemos ido a Migración para buscar solución a ese inconveniente. No podemos hacer nada para retirarlos, porque le compete a Migración”. Al venezolano, para seguir en las calles, le basta con presentar el Permiso Especial de Permanencia. En cumplimiento de lo ordenado por el Gobierno, el sindicato abre las puertas y el que lo desee puede afiliarse. Para ser aceptado debe cumplir unos requisitos.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Rafael Antonio Pabón
Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

COMUNIDAD. Después de 15 años, habitantes de Alfonso López estrenan parque y cancha

CÚCUTA.- El alcalde César Rojas entregó el moderno parque ‘Jorge Eliecer Gaitán’ y la adecuación …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Sitio Web Optimizado y Diseñado por Red Jack Web Services - Jackson A. Gómez R..