A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / MANO A MANO CON OSCAR AGUIRRE. La gimnasia colombiana se llama Jairo Ruiz
Me da mucha rabia que los deportistas pocas veces agradecen al entrenador en las entrevistas. Los elogios se los lleva la mamá. Son lo que son “gracias a mi mamá”. Es una estupidez. / Foto: Especial para www.contraluzcucuta.co

MANO A MANO CON OSCAR AGUIRRE. La gimnasia colombiana se llama Jairo Ruiz

CÚCUTA.- La gimnasia mexicana se suma a las delegaciones de Argentina, Bolivia y Perú que han llegado al coliseo menor ‘Eustorgio  Colmenares Baptista’ con el fin de preparar la temporada del 2018. Oscar Aguirre, entrenador mexicano, practicó taekwondo y se enamoró de la gimnasia en la universidad. 

¿Hace cuánto está vinculado a la gimnasia mexicana?

Hace 20 años. Hago parte del equipo nacional desde el 2004.

¿Fue gimnasta?

No. Fui seleccionador nacional de taekwondo. A los 22 años, tuve una lesión avanzada en la rodilla y quedé fuera. A partir de ahí opté por la gimnasia y me llenó como entrenador.

¿Que lo motivó a inclinarse por la gimnasia?

El reto. En ese momento se hablaba, y ahora lo confirmo, que es el deporte más complicado de todos. La gimnasia me hizo un reto sin conocer nada de este deporte. Desde el inicio traté de ser buen entrenador y seguimos en ese proceso.

¿Recuerda la primera vez que manejó un grupo de gimnastas?

Si. En 1995, a un grupo de niñas, en Monterrey.

¿Fue complicado ese primer día?

No, fíjate que no. Había visto la materia de gimnasia en la universidad y me sentía seguro. Era novato, no sabía en lo que me estaba metiendo, pero en ese momento me sentía confiado de lo que había aprendido. Además, no le di importancia a lo que estaba pasando y ya.

¿Recuerda su primer gimnasta relevante?

Sí. Javier Balboa, tiene el record de haber ganado un Panamericano juvenil con 9 años, por México. Ganó bronce en paralelas. Estuvo en la selección hasta el 2014. Empecé a entrenarlo a los 4 años. En su momento me sirvió como ‘conejillo de indias’,  y me obligo a estudiar más para prepararlo.

¿Recuerda su primera competencia local?

En México existen las Olimpiadas Nacionales. Se reúnen, en todos los deportes, niños entre 7  y 16 años de las 32 entidades federativas y entidades gubernamentales que tienen equipos. Se mueven 10.000 niños. En ese evento presenté a Javier Balboa, con 6 años y ganamos.

¿Qué edad debe tener un niño para ser gimnasta?

Entre más temprano sea mejor. En el caso de las niñas sería 4 años y los niños de 6 o 7.

¿Qué tanta importancia le dan los mexicanos a la gimnasia?

Es por sectores. Hay sociedades abiertas y cerradas. En muchas partes clasifican a la gimnasia como un deporte de niñas, cuando realmente es ciento por ciento para hombres. Hay ciudades o estados, como Baja California, donde se puede decir que el deporte insignia es la gimnasia, por encima del futbol. El 30 % de los niños practica gimnasia. En Campeche u Oaxaca ningún niño practica gimnasia.

¿Que ha sido lo más difícil al manejar la gimnasia mexicana?

Hay muchas cosas malas. Primero, llegar a un mundo que no era el mío y en el que la gente dijera: “¿y este quién es?”. La segunda, es de orden económico. El gobierno mexicano no apoya hasta que no llega a ser relevante. En su momento, llegué a tener al mejor atleta del país, por lo tanto los recursos llegaron a manos llenas. La tercera, es la deserción. Cuando el gimnasta no quiere entrenar. La cuarta, las típicas lesiones graves. La gimnasia es un deporte de alto impacto y causa muchos traumatismos.

¿Su primera competencia Internacional?

En Cartagena (Colombia), en los Centroamericanos y del Caribe, en el 2005. Llegué como segundo entrenador de la selección nacional. Quedamos en segundo lugar. Fue una experiencia bonita, enriquecedora para mí.

¿Cuál es la competencia que más le ha dolido perder y la que más ha disfrutado?

La que más dolió, el Campeonato del Mundo, selectivo a los Olímpicos de Beijing. El gimnasta quedó a una décima de clasificar. La que más he disfrutado, el momento de clasificar a los Olímpicos siguientes.

¿Cómo define al gimnasta mexicano?

Es un deportista aguantador, trabajador y luchador. Cuando hace un ejercicio que no existe le pone el apellido. En las mujeres hay 12 y en los hombres 16 movimientos inventados por los mexicanos o  ejercicios que nunca se han hecho. Ese es un aporte a la gimnasia del continente. Somos creativos, aventados y locos. Todo esto es un proceso que hay . llevando.

¿Cómo conoció a Daniel Corral?

Yo vivía en San Diego (California). Habían despedido al entrenador de Daniel y buscaban uno nuevo. Llegaron a mi casa, me hicieron la propuesta y respondí que no. Luego, asistí a una competencia y los papás me abordaron, me presentaron a los muchachos y me dijeron “son muy buenos”, pero eran más que buenos, eran “buenísimos”.

¿En ese primer acercamiento hubo química?

No, en lo absoluto. Cuando llegué de los nacionales de Estados Unidos, disputados en Hawái, gané en esas competencias  y cuando me lo encontré por primera vez me dijo: “¿Sabes de gimnasta?”, y le contesté: “Sí, lo suficiente”. Me dijo “No creo”. En ese momento hubo una ruptura y tardé seis meses para que confiara en mí.

¿Cómo hizo para que empezara a creer y le tomara confianza?

En ese momento tenía 9 años y todo era un trabajo constante. En la primera competencia a la que fuimos  ganó todo y ahí comenzó a surgir la confianza.

¿Cómo se tornó la relación?

Mejoró. Trate de ver cómo podía manejar a un niño superdotado y poco a poco empecé a entender sus debilidades y una era el baloncesto.

¿Cuántos años duró con Daniel Corral?

Duré 16 años con su proceso.

¿Por qué la ruptura?

Bueno, en el preolímpico ganó oro, en los Olímpicos del 2012 quedó en quinto lugar; en el 2013, fue segundo en arzones y considerado en ese momento el gimnasta más virtuoso del mundo. Dos medallas en Panamericanos y Centroamericanas. En el 2014, en China, fue un desastre, no clasificó a nada. Llegamos decepcionados. Puse reglas nuevas y no las acató, manifestó que no quería. Le dije que así eran las cosas. No aceptó y decidió irse.

¿Si hubiera acatado las normas hubiera sido otra relación o fue necesaria la ruptura?

No creo en los “hubiera pasado”. Lo que hice fue meterlo en cintura y recuperar el tiempo perdido. La verdad, para ese momento (2015), era el mejor gimnasta en el mundo en arzones y paralelas. El juste de reglas era para que cuajara en los cambios. No lo entendió ni tampoco yo estaba dispuesto a batallar más como lo hacía antes. Había desgaste.

¿Volvería a trabajar con Daniel Corral?

Nunca. El entrenador debe tener dignidad. En todos los deportes, especialmente en este, el deportista se lleva la gloria. Me da mucha rabia que los  deportistas pocas veces agradecen al entrenador en las entrevistas. Los elogios se los lleva la mamá. Son lo que son “gracias a mi mamá”. Es una estupidez. Cualquier deportista exitoso se lo debe al entrenador no a la mamá. No volvería a trabajar con Daniel, porque todo se lo debe a su mama y me parece injusto.

¿Que debe tener un entrenador para ser top en la gimnasia?

El entrenador de alto rendimiento es orquestador. Tiene que saber tocar y conocer la melodía.  Los buenos entrenadores son buenos orquestadores. Es un organizador deportivo. Puede haber entrenadores muy buenos técnicamente, pero si no hacen uso de esas herramientas no van a llegar a ningún lado.

¿Qué le falta a la gimnasia mexicana para pelear los primeros puestos con Rusia y China?

Faltan políticas deportivas. Que cada 6 años no estén cambiando. Que haya proyectos a largo plazo con miras a los Olímpicos. El principal problema es que llega un nuevo director y en vez de seguir con el proceso lo destruye y vuelve a empezar. El principal problema del deporte mexicano es político.

¿Cómo define a la gimnasia Colombiana?

La gimnasia Colombiana se llama Jairo Ruiz. Es el esfuerzo de una persona que ha logrado agarrar tintes del deporte colombiano. Pero es el esfuerzo de una sola persona.

¿Todavía sueña con ganar una medalla olímpica?

Sí. No puedes dejar de soñar. Estuve cerca, en el quinto lugar; otras veces en segundo lugar, he llegado como favorito. El chiste ahora es volver a agarrar impulso y si vas a estar en algo tienes que hacerlo bien. No tengo el atleta adecuado, pero sé que llegara en algún momento.

¿Cómo manejan el entrenamiento invisible?

Nosotros lo llamamos esparcimiento, tiempo libre. Depende la edad, el interés particular del atleta o del grupo. Es buscar la manera. Cuando están cansados vamos a jugar boliche, golf o volar una cometa, ir a pasear un perro, etcétera.

¿Qué tanta importancia le da a la hora de dormir del deportista?

Mucha, porque mejora su rendimiento.  Hay que estudiar el perfil para no meterse en camisa de once varas y no inventar.

JORDY ORLANDO CRUZ

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

INFORME DE LA FM. Fiscalía pide investigar a William Willamizar por contratación en hospital de Ábrego

BOGOTÁ.- La FM conoció en primicia que hace dos semanas la Fiscalía solicitó a un …

Un comentario

  1. Como es posible que un entrenador pagado por Coldeportes exclusivamente para entrenar gimnastas colombianos, este entrenando a otros deportistas de otros países?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *