MANO A MANO CON NELSON ASCENCIO. El periodismo deportivo no se hace por vocación, sino por moda - Contraluz.CO | Contraluz.CO
A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Conversaciones A Contraluz / MANO A MANO CON NELSON ASCENCIO. El periodismo deportivo no se hace por vocación, sino por moda
Está naciendo el periodismo femenino, bienvenido sea, siempre y cuando se preparen. / Foto: Especial para www.contraluzcucuta.co

MANO A MANO CON NELSON ASCENCIO. El periodismo deportivo no se hace por vocación, sino por moda

Nelson Enrique Ascencio, tolimense de nacimiento, lleva 30 años en los medios de comunicación. Su sueño fue ser periodista deportivo y con el tiempo se ha convertido en una de las caras de Caracol Televisión, especialmente del Gol Caracol. Piensa que las nuevas generaciones no valoran la profesión, sino que la utilizan como moda y no se hace periodismo  de investigación, sino periodismo de periodistas.  

¿Cómo empieza su historia en el periodismo?

  • Quería estudiar medicina, pero en el fondo siempre quise combinarla con el periodismo deportivo, concretamente con el comentario del deporte. Me di cuenta de que uno se tiene que especializar en un área para generar credibilidad. Estaba en Bogotá, me presenté a una universidad, como no pasé me tocó hacer pre médico. Me puse a pensar porqué tenía que pagarle a la universidad un pre médico para que me dijeran que podía estudiar medicina. Pensaba que no tenía la vocación  o simplemente era un negocio de las universidades a las cuales me había presentado. Entonces, me inscribí en el Colegio Superior de Telecomunicaciones, en 1997, me gradué como productor y locutor de medios audiovisuales, y para complementar la carrera decidí estudiar periodismo.

¿Cómo comenzó el camino en los medios de comunicación?

  • Tenía un amigo llamado Octavio Mora Gómez, quien había trabajado en Caracol Ibagué. Estaba en Bogotá, trabajaba para el Noticiero de la 7, me contacté y me ofreció la posibilidad de hacer las prácticas en el noticiero. Duramos 15 días, porque cambiaron el director de los deportes y lo asignaron a él. Octavio trabajaba en Todelar, en la emisora Radio Capital y me invitó a que hiciera parte del grupo de trabajo, en el área profesional cuando aún estaba en primer semestre de periodismo.

¿Qué recuerda de su primera vez  frente al micrófono?

  • La primera vez como profesional fue un 21 de agosto (este año cumplo 30 años en los medios de comunicación), fue un partido entre Deportivo Cali e Independiente Santa Fe. Uno piensa que sabe mucho del tema, pero cuando te dan el micrófono, se bloquea, le entra el pánico. Me tocó ese día entrevistar a Carlos Mario Hoyos, en ese momento era lateral de la selección Colombia, y del susto le dije Carlos Mario Jaramillo (ciclista). Me decía: “Hoyos, Hoyos”, y le respondía: “Sí, Jaramillo, sí Jaramillo”. Esa anécdota se la conté muchos años después a Carlos Mario con quien hoy comparto una gran amistad.

¿Tuvo dificultades económicas para iniciar esta profesión?

  • Los primeros dos o tres años no me pagaban. Terminé de hacer las prácticas y no había sueldo, no es como ahora que les pagan un sueldo mínimo y todo tiene que estar relacionado con el ministerio de Trabajo. Ni si quiera me daban para los buses, porque eran combos deportivos en los que se compraba el espacio por parte del dueño de aquel grupo y se comercializaba. Era más importante saber vender publicidad, que la parte analítica, la parte periodística. Me sostenían mi padre y mi madre, por eso los primeros tres años los trabaje gratis.

¿En qué ha cambiado el periodismo deportivo?

  • Ha cambiado en que ya no se hace por vocación, sino por moda. Todos quieren ser presentadores, todos quieren viajar al lado de la Selección, ninguno quiere hacer reportería, todos quieren ir al set de una vez. Me parece que esta profesión, primero es de largo aliento, de resistencia, más que de velocidad, y segundo, es de vocación.

¿Qué opina del periodismo que ejercen doctores, arquitectos y demás profesiones?

  • Pienso que depende de quién entre y lo que vaya a aportar en los medios de comunicación, por eso digo que mucha gente lo hace por moda y no por vocación. Si usted es médico, pero ha hecho un estudio de comunicación social o de locución, un curso de entrenador deportivo para que hable con propiedad de un tema, totalmente de acuerdo a que entre. Pero si llega, como dicen “en paracaídas” o por recomendación de alguien me parece complicado, porque se le quita la posibilidad a alguien que de verdad estudió y se especializó en el tema de los deportes.

¿Cómo llegó a la televisión?

  • Porque Octavio Mora dirigía el programa de Ahí alcancé a hacer cinco programas especializados sobre la feria del deporte y me invitó a que hiciera parte del grupo. Entré como el quinto en el orden jerárquico del grupo y al terminar fui el tercero por los programas que hice.

¿Cuál ha sido ese plus que su generación le ha aportado al periodismo deportivo?

  • Creo que la profesionalización de la carrera. Anteriormente, la mayoría de los periodistas que nos abrieron el camino tenían otras profesiones, otras vocaciones o simplemente no estudiaron nada y se dedicaron al deporte sin profesionalizarse en la universidad. No quiero decir que lo que han hecho ha sido malo, por el contrario, fueron más verracos que nosotros, porque nos abrieron la puerta sin haberse especializado en lo que hoy hacemos. La generación de nosotros cuenta con un poco más de profesionalismo, de cambiar el chip de que no se necesita gritar o pelear para hablar de deporte, concretamente, el tema del fútbol.

¿Qué le molesta de esta profesión?

  • De pronto las envidias. Me molesta que llegue gente que no se prepara bien, sino por otras situaciones como los ‘padrinazgos’ o porque piensan que el periodismo es moda. Me molesta que nadie les dé mérito a los periodistas deportivos, porque piensan que uno simplemente va a un evento a viajar, a conocer, cuando resulta que el que viaja, el que cubre una selección Colombia, que cubre un Mundial o una Copa América, muchas veces no tiene tiempo ni para sí mismo. A veces, en esta profesión, la familia pasa a segundo plano. Los domingos o los sábados, por ejemplo, cuando hay actividad deportiva, quien en otra profesión es su día de descanso, para nosotros es el día de oficina.

¿Qué recuerda de esa primera vez que fue a cubrir un Mundial?

  • Recuerdo que me tocó aprender a hablar portugués para adaptarme más fácil al campeonato del mundo. No se me hizo complicado el Mundial, lo tomé como una Copa América, pero con una participación masiva de otros equipos y con mucha más duración. No lo vi como lo más difícil. Para mí fue una satisfacción de conocer otra cultura, conocer otro idioma, conocer a  grandes figuras del fútbol mundial. Eso es un momento de satisfacción en la carrera de cada uno de nosotros.

¿Que tiene esta profesión que la hace diferente a las demás?

  • La pasión. Es como una enfermedad, es un virus que va por dentro. Cuando usted dura 10 o 20 días por fuera de un micrófono por vacaciones, empieza a desesperarse, a querer hablar, a querer opinar, volver a estar al lado de las figuras. Creo que eso se llama pasión.

¿Cuándo fue la primera vez que estuvo al lado de Javier Hernández Bonett?

  • Hace 25 años, en Todelar. (Bonett) llegó como el nuevo director de deportes, yo había trabajado con el grupo anterior, faltaba uno que cubriera los entrenamientos de Independiente Santa Fe y mientras lo conseguían dijeron que si podía hacer el favor. A Javier le gustó mi manera de hacer periodismo, por los datos que llevaba, porque conocía las fuentes y era amigo de los jugadores. Me ofreció ir a trabajar con su grupo, y así fue como empecé a trabajar en radio y llevo 20 años en televisión junto a Javier.

¿Le costó mucho el cambio de radio a la televisión?

  • Para nada, son complementarios. Siempre he dicho que la radio es la escuela, la que te forma, y la televisión da el complemento. Una te da imagen y la otra da conocimiento.

¿Qué tanto le ha aprendido a Javier Hernández Bonett?

  • La organización para manejar una transmisión. El hecho de ir con datos a una transmisión, uno no puede ir a improvisar a ver que le aparece por ahí de última hora. Javier conoce bien la radio y la televisión. Para mí, es el mejor periodista que saber hacer tanto radio como televisión.

¿Qué opina de las nuevas generaciones?

  • Opino que no hay buena preparación. No leen, todo lo copian de internet, no buscan las fuentes, se hace periodismo de periodistas, qué escribe un colega para volverlo noticia, pero no por iniciativa propia, ni por investigación.

¿Qué virtudes y errores encuentra en esta nueva generación?

  • Errores: La falta de preparación y la falta de pasión por lo que hace.
  • Virtudes: Que manejan la nueva tecnología. Uno tiene que saber hasta qué punto creer lo que escribe otro periodista antes de volverlo noticia. Uno tiene que filtrarse, investigar.

¿Momento más feliz que le haya regalado la profesión?

  • Los dos últimos campeonatos del mundo que he podido cubrir y las tres Vueltas a España.

¿El momento más triste?

  • Cubrir el entierro de los 50 muertos en el avión del Chapecoense, cuando vinieron a jugar contra Atlético Nacional. Fui a Chapecó al entierro. Ese fue el momento más triste y duro, porque no tiene nada que ver con deportes y porque como cualquier brasileño lloré en el aeropuerto, en el estadio al momento del velatorio.

¿Qué consejos les da a las nuevas generaciones?

  • Que esta profesión no es una carrera de velocidad sino de resistencia. Una carrera que se haga por convicción y no por moda, que no piensen en la imagen o en lo primero que es salir en televisión, sino hacerse bien como periodistas. Después, los resultados se van dando, aparecen en el camino los sueños que cada uno conquista. Para eso se debe hacer todo con pasión, trabajo y sacrificio en muchos casos.

¿Qué tanto ha aportado el periodismo femenino?

  • Está naciendo el periodismo femenino, bienvenido sea, siempre y cuando se preparen. Bienvenido mientras no piensen en modelar o en ser presentadoras de la noche a la mañana, sino que tienen que estudiar, prepararse, leer la reglamentación para que sean periodistas completas en todo el sentido de la palabra, no solo reporteras y presentadoras de televisión.

¿Cómo es un día en la vida de Nelson Enrique Ascencio?

  • Llego al trabajo dependiendo de la hora. Hay una nota adjudicada para cada noticiero, la compro y la hago, voy a radio si hay que hacer programa o hacer transmisión lo hago y así termina el día. Son 10 a 14 horas diarias de trabajo.

¿Qué le agradece a la vida?

  • El ser periodista deportivo, en haberme permitido por medio de esta profesión conocer muchos de los protagonistas del deporte mundial, haber viajado, conocer otras culturas. Todo basado en lo que he aprendido en el periodismo deportivo y digamos que el premio han sido los viajes.

¿El periodismo deportivo es un gremio machista?

  • Total, pero eso está cambiando, tanto que ahora cada noticiero o cada medio de comunicación tiene dos mujeres.

¿El periodista se nace o se hace?

  • Las dos. El periodista tiene que nacer con esa vocación, pero la tiene que perfeccionar en el camino por medio de las técnicas.

¿Cómo podemos describir a Nelson Enrique Ascencio?

  • Como perfeccionista, dedicado ciento por ciento a lo que hago y enemigo de los errores.

JORDY ORLANDO CRUZ

Sobre Rafael Antonio Pabón

Rafael Antonio Pabón
Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

CRISIS EN VENEZUELA. Colombia no cerrará sus fronteras: Duque

BOGOTÁ.- Las fronteras colombianas no se cerrarán al éxodo de venezolanos, dijo el presidente Iván …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Sitio Web Optimizado y Diseñado por Red Jack Web Services - Jackson A. Gómez R..