A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / DESAFÍOS PARA LA FAMILIA. El matrimonio  entre personas del mismo sexo no es natural
La promoción del matrimonio igualitario no es un elemento único ni aislado. Forma parte de una corriente cultural más amplia llamada ideología de género.
La promoción del matrimonio igualitario no es un elemento único ni aislado. Forma parte de una corriente cultural más amplia llamada ideología de género.

DESAFÍOS PARA LA FAMILIA. El matrimonio  entre personas del mismo sexo no es natural

Ponencia del cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas,  durante el Primer Encuentro #UnidosPorLaFamilia.

Todos conocemos las excelencias de la familia: ella nos concibe, nos  recibe, nos alimenta y nos da calor;  ella es los corazones que nos aman, nos cuidan y  nos protegen;  que nos consuelan y nos acompañan en las buenas y en las malas, que nos alientan y dan alegría y seguridad; son las mentes que nos educan y el testimonio que nos ilumina y comunica la fe divina, que nos lleva a los brazos de Dios, que nos acompaña en nuestra vida cristiana. Todo eso es la familia…

Dios no crea al ser humano como un ser aislado, sino en una familia. Y la Sagrada Escritura nos dice cómo es esa familia: “Y creó Dios el hombre a su imagen; a imagen de Dios los creó; macho y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sometedla…(Gen 1, 27-28. Y más adelante nos relata: “De la costilla que había tomado del hombre formó una mujer, y la llevó ante el hombre. Entonces este exclamó: “Esta vez si que es hueso de mis huesos y carne de mi carne.. Por eso deja el hombre a sus padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne… (Gen 2 22-23.24) Y Nuestro Señor, luego de reiterar la enseñanza del Génesis nos dice: “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre” Mt. 19, 1-9)

Pues bien:  La familia, tan importante para el mundo  y para la Iglesia,  la cual nos presenta a la Sagrada Familia de Nazaret como el ejemplo para todas las comunidades familiares,  es hoy blanco de arteros y constantes ataques, organizados y apoyados inclusive por poderosos  organismos internacionales y por grandes capitales.

Entre otras cosas, desde hace algún tiempo, pero sobre todo en los últimos años, se ha dado en el mundo una campaña a favor del así llamado matrimonio igualitario. Este es un supuesto matrimonio  entre personas del mismo sexo-   lo cual  no es natural, ni tradicional, ni aceptado en la mayoría de las culturas del mundo. Va en contra del art. 77de la Constitución Nacional y del Art. 44 del Código Civil. Y, sobre todo,  va en contra de la visión cristiana y natural de la familia, es decir de la misma naturaleza de las cosas. Por otra parte, es ajeno a la cultura venezolana.

Ahora bien,  y es bueno que lo sepamos, la promoción del matrimonio igualitario no es un elemento único ni aislado. Forma parte de una corriente cultural más amplia llamada ideología de género.  La ideología de género  es una corriente cultural y política que sostiene que el sexo  y la genitalidad –anatómicamente y fisiológicamente- no es lo importante ni determinante,  sino el género, es decir, la actitud o el rol, algo subjetivo  que la persona y la sociedad – la cultura –asuma o le induzca al individuo. Esa  corriente es hoy en día  activísima y pretende imponerse a través de la educación y las leyes.  En España, por ejemplo, han logrado que en las nuevas leyes no se hable de padre y madre, sino de “progenitor A y progenitor B”.

La Ideología de género  promueve  un radical cambio cultural de la sociedad humana, propicia la práctica indiscriminada y sin límites morales  de la sexualidad; va en la línea de la disolución de la familia y de la destrucción del matrimonio natural o tradicional o heterosexual. Quiere imponer una nueva sociedad y va frontalmente  en contra de las enseñanzas morales de la Iglesia sobre la sexualidad, el matrimonio y la familia.

En este sentido, el papa Francisco la presenta en su Exhortación Apostólica Amoris Laetitia como un desafío para la familia. Es decir, una amenaza, un grave peligro para el ser humano. En el n. 56 nos dice el Santo Padre:

“La ideología de género   «niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer.  Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo».

Es inquietante que algunas ideologías de este tipo, que pretenden responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles, procuren imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños.  No hay que ignorar que «el sexo biológico (sex) y el papel sociocultural del sexo (gender), se pueden distinguir pero no separar».  Por otra parte, «la revolución biotecnológica en el campo de la procreación humana ha introducido la posibilidad de manipular el acto generativo, convirtiéndolo en independiente de la relación sexual entre hombre y mujer.  De este modo, la vida humana, así como la paternidad y la maternidad, se han convertido en realidades componibles y descomponibles, sujetas principalmente a los deseos de los individuos o de las parejas».  Y concluye el Papa: “Una cosa es comprender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, y otra cosa es aceptar ideologías que pretenden partir en dos los aspectos inseparables de la realidad.  No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don.  Al mismo tiempo, somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada”.

 

Pues bien: el objetivo de este encuentro es  dar a conocer mejor esa amenaza  a la familia y al matrimonio natural y cristiano, informarnos  sobre la situación actual  en Venezuela,  y luego  reflexionar sobre lo que debemos hacer, personal y corporativamente, y motivarnos a  organizarnos  para afrontar ese gravísimo desafío a la Iglesia, a la sociedad y a la cultura mundial en general. Información, reflexión, motivación para la acción y organización.

Nosotros debemos  asumir el reto de promover, defender  y fortalecer la familia como un elemento fundamental para la felicidad  humana y para la vida de la Iglesia.   Que este encuentro sea fructuoso en promover nuestra unidad y nuestra determinación para actuar al respecto. Que Jesús, María y José nos ayuden a hacerlo. Amén.

CARDENAL JORGE UROSA SAVINO

Arzobispo de Caracas

Foto: PRENSA DIÓCESIS SAN CRISTÓBAL

 

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Rafael Antonio Pabón
Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

El 90 % de los 40 municipios tiene, por lo menos, el 25 % del área con este conflicto.  
/ Foto: PRENSA IGAC

RANQUIN DEL IGAC. Norte de Santander tiene sobrecarga agropecuaria

BOGOTÁ.- Norte de Santander, con el 34,9 por ciento del área sobreutilizada, ocupa la novena …

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


*

Sitio Web Optimizado y Diseñado por Red Jack Web Services - Jackson A. Gómez R..