A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Aula Universitaria / CRONIQUILLA. La madurez de la vida
La madurez de la vida se da en la calle, donde se huele y se toca la miseria.

CRONIQUILLA. La madurez de la vida

¿Cómo definir la madurez?

“La madurez de la vida es como el paso presuroso de dos caminantes. Los dos por la acera, uno de ellos con sobrecarga de experiencia en su pelo y la mochila llena de vida, el otro con tinte claro en su melena y una mochila vacía esperando ser llena de conocimientos”.

Mañana nublosa, semáforos en rojo, chatarras andantes, bullicio insondable y caminantes por doquier. La madurez de la vida es como el paso presuroso de dos caminantes. El primero, basado en la experiencia, en trajeado elegante, entrado en años y con plata en su pelo. El segundo, veinteañero,  de camisa descolorida, huesos fuertes, novato a la vida.

Así va la existencia de cada uno, a paso de koala. La madurez de la vida comienza en un semáforo en rojo, empeñados por el quehacer aceleran sin parpadeo alguno. El primero con firmeza y seguridad, ya ha sabido manejar de manera brusca la vida. Para su criterio, lo ha logrado. El segundo con inquietud e incertidumbre, aún no conoce la miseria. El primero, un maestro de universidad.

Dos caminantes por el asfalto, dos polaridades desconocidas y no tan lejanas; los une el ciclo de la vida. Uno viene y el otro va. La madurez de la vida se da en la calle, donde se huele y se toca la miseria, donde las voces aclaman salario pero se entregan a los políticos. La madurez de la vida la lleva él, el maestro de universidad, la lleva ahí amarrada a la cintura, la lleva como novia engalanada. La madurez no es más que un ciclo de la existencia en el que el primero ya ha corrido la maratón, y el segundo tan solo ha pensado en entrenar para ella.

El semáforo se activa en verde y arrancan la travesía del día. El segundo luchando por ganarle al caminar, el primero concentrado en su rutina, intercambiando palabras con otro personaje de su misma fachada. La lucha física se da y al principio el maestro es sagaz, esquiva andenes, agilizando su paso. El segundo intenta alcanzar ese caminar pero es difícil, el abuelo parece estar en forma. No le dura mucho el ritmo, el joven es de huesos fuertes y acelera, el abuelo disminuye, ya ha mermado su ciclo.El joven termina ganando el desafío. Así es la madurez de la vida, un constante ir y venir, un olor a putrefacción y a café. La madurez de la vida es dejar que las manzanas cumplan su ciclo de formación.

ANDELFO MAC

Estudiante de la Universidad de Pamplona

Foto: cyberspaceandtime.com

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Rafael Antonio Pabón
Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

UFPS – UDES. Investigación: producción de biodiesel con aceite de frituras

CÚCUTA.- El trabajo de investigación ‘Aprovechamiento del aceite de fritura en la producción de biodiesel …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Sitio Web Optimizado y Diseñado por Red Jack Web Services - Jackson A. Gómez R..