A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Articulistas / ARTÍCULO AMBIENTAL. ¿Puede el nitrógeno estructural de ADN desencadenar en la muerte?
La selva amazónica brasileña y ecosistemas aledaños, al ser talada y quemada, rompe el ciclo de carbono, liberándose a la atmósfera. / Foto: decología.info

ARTÍCULO AMBIENTAL. ¿Puede el nitrógeno estructural de ADN desencadenar en la muerte?

¿Cómo el nitrógeno, gas inerte, entra al mundo de lo vivo y llega a tu cuerpo? Si el bebé murió “de repente”, quizás el río tenga la respuesta.

Hoy, la soya es uno de los cuatro cultivos que más deforestación causa en el mundo y el bien exportable más valioso de Brasil y el fuego ha sido la herramienta más útil para convertir la vegetación nativa y bosques, en tierras de cultivo.

Hace algunas décadas, la cuenca amazónica brasileña viene sustituyendo la selva por el cultivo de soya, que por medio de bacterias del género Rhizobium asociadas a sus raíces, tiene la propiedad de fijar biológicamente el nitrógeno gaseoso (del aire) en el suelo. Esta actividad, en grandes extensiones y proporciones, ha empezado a tener repercusiones preocupantes en el mundo (si bien, el hecho de incorporar nitrógeno en el suelo es benéfico y desde ahora les aclaro que, si hay un villano acá en este artículo, este es el fertilizante… no la bacteria. A la bacteria se le debe la vida en el planeta).

Todo empieza con la destrucción de la selva amazónica brasileña y ecosistemas aledaños, la cual, al ser talada y quemada, rompe el ciclo de carbono, liberándose a la atmósfera. El cultivo de soya (transgénico por demás) tiene la propiedad de fijar el nitrógeno atmosférico; luego la relación C/N empieza a modificarse radicalmente. Eliminar el carbono del subsuelo (con la extracción y quema de combustibles fósiles, así como del rompimiento del ciclo de nutrientes) es causa determinante en el Cambio Climático.

Los granjeros norteamericanos y europeos compran proteína del exterior (soya brasileña) y esta proteína está compuesta principalmente por nitrógeno, el cual no regresa a los países de origen, sino que termina en sus campos. Cuando se importa un producto, se importan inmensas cantidades de agua (huella hídrica) que están implicadas en la elaboración de dicho producto, en este caso también se está importando nitrógeno. Las ganaderías altamente industrializadas alimentan sus animales con forrajes y granos (concentrados). Paradójicamente, “el 82 % de los niños hambrientos en el mundo, vive en países en los que la comida se usa para alimentar a los animales en sistemas de ganado, el cual es llevado a otros países ricos”.

Los iones nitratos (NO3) y nitritos (NO2) existen de manera natural y hacen parte del ciclo del nitrógeno. Los nitratos son tomados por las plantas. Respecto a la salud humana, los nitratos son menos tóxicos que los nitritos; sin embargo, en nuestro organismo los nitratos se convierten en nitritos. Cuando se registran niveles altos de nitratos en nuestro cuerpo, sin duda provienen del agua, otras fuentes en menor cantidad son los vegetales (lechugas y espinacas, por ejemplo).

A esta altura de la lectura, pido un poco de paciencia a nuestros lectores, en la explicación paso a paso, para comprender la situación que abordamos.

Los niveles de nitratos en aguas superficiales y subterráneas son generalmente de unos pocos miligramos por litro; sin embargo, se ha observado un incremento de estos niveles por el uso de fertilizantes y plaguicidas, particularmente cuando se aplican cerca de fuentes hídricas.

Concentraciones de nitratos superiores a las permitidas, suponen un riesgo en la salud de los bebés, dado que sus sistemas digestivos son inmaduros y más propensos a permitir la reducción del nitrato a nitrito. El nitrito en el tracto digestivo de los bebés puede causar metahemoglobinemia y finalmente la muerte por paro respiratorio…” el bebé murió de repente”.

La OMS, después de la Convención de Génova en 1970, estableció entre los estándares europeos para la calidad del agua, la presencia del nitrato, fijando como límite no recomendable para la salud, niveles superiores a 100 mg/l. Hoy, la legislación moderna ha llevado este nivel a 50 mg/l NO3 o 10 mg/l N.  la presencia de nitratos se evalúa tanto en el agua potable como en el agua residual.

Niveles altos de nitratos en el agua pueden causar metahemoglobinemia o “enfermedad de los bebés azules”. Los nitratos en el agua también son indicadores de otros contaminantes peligrosos, los plaguicidas. La aplicación de fertilizantes nitrogenados en la agricultura, los estiércoles y los sistemas sépticos, incrementan la presencia de nitratos en ríos y aguas subterráneas.

Normalmente, el consumo de vegetales no causa problemas de nitratos, porque cantidades muy pequeñas de estos se convierten en nitrito en el intestino; sin embargo, el jamón y los perros calientes aportan porcentajes altos de nitritos, porque a estos se les añade nitrito de sodio en la fabricación.

La metahemoglobinemia es una enfermedad que surge de la excesiva conversión (oxidación) de hemoglobina a metahemoglobina, que es incapaz de enlazar y transportar oxígeno. Algunos agentes responsables de esta oxidación son nitritos, nitratos, cloratos, cloroquinas (tratar paludismo), dapsona (tratar lepra), etcétera.

En conclusión, El uso masivo de fertilizantes nitrogenados y la ineficiente gestión de los purines en las ganaderías, elevan las concentraciones de nitratos en las aguas para consumo humano, representando un riesgo para la salud, especialmente en los niños al causar metahemoglobinemia, enfermedad caracterizada por inhibir el transporte de oxígeno en la sangre.

Así mismo, los nitratos pueden formar nitrosaminas y nitrosamidas, compuestos potencialmente cancerígenos. Hoy, las plantas de tratamiento de aguas residuales, no han podido resolver del todo el tema de los nitratos siendo este un problema generalizado en el mundo…y pensar que gran parte de este problema inició, en 1909, cuando se demostró que era posible fijar el nitrógeno gaseoso para fabricar amonio y tal vez eran los primeros albores de la Alemania Nazi (1933-1945) que había llegado tarde a la repartición colonial de tierras.

CARLOS HUMBERTO CASTELLANOS

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

ACCIONES INTEGRALES 2020. Programan encuentros con Empresarios y Población de Acogida, en Norte de Santander

CÚCUTA.- La Estrategia de Acciones Integrales 2020, que tiene como objetivo generar espacios de diálogo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.