A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / CRISIS EN VENEZUELA / APERTURA DE LA FRONTERA. Venezolanos entraron, compraron y regresaron a casa
La apertura gradual dará la posibilidad para que día a día otros hombres y mujeres, desde cualquier rincón venezolano, se animen a viajar para cruzar la frontera.

APERTURA DE LA FRONTERA. Venezolanos entraron, compraron y regresaron a casa

CÚCUTA.- A paso lento, sin la prisa de otras jornadas, cientos de venezolanos caminaron por el puente internacional ‘Simón Bolívar, que une a San Antonio (estado Táchira) con Villa del Rosario (Norte de Santander). Traían un objetivo en mente, adquirir los productos que en Venezuela no consiguen o que ofrecen a precios elevados. El paseo puede esperar, porque ahora hay otra urgencia en la que debe gastarse el dinero ahorrado en las últimas semanas.

La frontera está a punto de cumplir un año cerrada. En agosto del 2015, el presidente Nicolás maduro ordenó levantar barricadas para impedir el paso peatonal y automotor. Han trascurrido casi 12 meses y los daños ocasionados a la economía de los pueblos limítrofes han sido enormes. Las familias también han soportado momentos difíciles por diversas razones.

En San Antonio y Ureña, municipios cercanos a Colombia, se ha vivido con mayor fuerza el peso de la determinación de no permitir el tránsito por los puentes sobre el río Táchira. En Villa del Rosario y Cúcuta, municipios cercanos a Venezuela, sea ha aprendido a vivir sin el flujo del bolívar. Los compradores se acostumbraron a pagar en pesos y los comerciantes retomaron la costumbre de cobrar en moneda nacional.

Los tachirenses no aguantaron más el apretón del cinturón ocasionado por la escasez de alimentos, medicamentos y oras mercancías. Un día, 300 mujeres, con blusa blanca, decidieron que debían buscar el sustento para los hijos y asumieron el reto de cruzar la línea imaginaria que divide a los dos países. Llegaron al destino deseado y volvieron a casa con lo que deseaban.

El ejemplo lo tomaron millares de venezolanos, que se volcaron a la frontera y en dos domingos mercaron lo suficiente para aguardar el día del anuncio de la apertura total. Las cancilleres María Ángela Holguín y  Delcy Rodríguez despejaron el camino en las relaciones binacionales para que los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro llegara a un acuerdo y permitieran la retirada gradual de las barreras.

En cada una de las jornadas programadas hubo sentimientos de patriotismo. Los venezolanos cantaron y vitorearon al sentirse libres. Tenían la posibilidad de reencontrarse con esos productos que no veían hacía meses. Las expresiones de felicidad atestiguaban esos momentos y quedaron guardados en la memoria de cada quien.

En este lado de la frontera, los gestos de solidaridad estuvieron latientes. Muchos sintieron de verdad que tenían la oportunidad de saludar a ese familiar ido de la casa por circunstancias ajenas a la voluntad y que volvían. Los recibieron con brazos abiertos y les ofrecieron calor fraternal.

Ahora, el paso ha sido dentro de las normas estipuladas por los gobiernos y concertadas en Puerto Ordaz. De nuevo, los venezolanos caminaron por vías colombianas y regresaron con arroz, harina, aceite, medicina, productos para el aseo. Entraron expectantes por lo que hallarían en casa ajena y volvieron felices porque gastaron los ahorros en lo que querían para vivir otros días sin angustias.

En la vía, a penas a metros de la línea que hace cambiar la nacionalidad

Y el timbre de voz, los visitantes encontraron el mercado libre. La Parada, corregimiento de Villa del Rosario, se convirtió en la plaza mayor donde se ofrecía desde agua hasta el medicamento costoso para enfermedades crónicas.

A pleno grito de los arrastradores modernos o mediante avisos, los comercios llamaron la atención de los compradores. Y para los que deseaban adentrarse en el país vecino, que por razones políticas trazadas desde Caracas les queda tan lejos, las empresas de trasporte ofrecieron buses. Los taxistas también aprovecharon la ocasión.

La apertura gradual dará la posibilidad para que día a día otros hombres y mujeres, desde cualquier rincón venezolano, se animen a viajar para cruzar la frontera. Los que han venido se encargarán de decir que aquí los atienden bien y que se consigue de todo. Esas recomendaciones los motivarán para alistar maletas y convertirse en los futuros compradores.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Foto: www.contraluzcucuta.co

Álbum fotográfico:

https://www.facebook.com/rafael.pabon.73/media_set?set=a.10209097864620361.1073741862.1131169855&type=3&uploaded=13

 

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

CARTA DE FENALCO. Hablemos de lo bueno y lo positivo de la ciudad

Cada día estamos inmersos en una gran cantidad de información, algunas ciertas, otras no tantas, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.