A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado / PRIMERA PÁGINA. ‘El Iguano’ y ‘Rubén Zamora’ por fin se mirarán a los ojos
La asignatura que tenemos pendiente, como sociedad, es la de reconciliarnos, así en el panorama se vea lejos: Gloria Castrillón. / Foto: www.contraluzcucuta.co

PRIMERA PÁGINA. ‘El Iguano’ y ‘Rubén Zamora’ por fin se mirarán a los ojos

CÚCUTA.- No es el anuncio de la pelea del siglo en boxeo o en lucha libre, ni la presentación del mano a mano musical protagonizado por los artistas del momento. Es el encuentro cara a cara de dos enemigos del pasado, que hoy pueden contribuir a la reconciliación nacional. A pesar de saber el uno de la existencia del otro y de haberse enfrentado en múltiples combates, no se han visto nunca, frente a frente.

Jorge Iván Laverde, ‘El Iguano’, comandante del frente Fronteras de las Autodefensas Unidas de Colombia, y Emiro Ropero, ‘Rubén Zamora’, comandante del frente 33 de las Farc, son los invitados centrales  en la mesa de conversación, promovida por El Espectador mediante la iniciativa Colombia 2020.

Esta será la cuarta reunión que se adelanta en el país para hacerle frente al acuerdo de paz y con apoyo de la embajada alemana. Las tres anteriores se llevaron a cabo en Villavicencio, Valledupar y Bogotá. El quinto será en Neiva y las conclusiones finales se presentarán en Bogotá. La idea es sentar a personas que no han estado juntas para conversar sobre cuáles son los retos y hablar de la verdad del conflicto armado en Colombia.

“Vamos a tener a dos hombres que no se conocen personalmente, a pesar de haberse combatido durante años en la guerra”, explicó Gloria Castrillón, periodista encargada de la organización de los encuentros. “Ellos no se conocen, aunque se combatieron y en medio de la guerra dejaron muchas bajas en sus ejércitos y en la población civil”, a la que le ocasionaron mucho daño.

Los acompañarán Saúl Franco, Comisionado de la Verdad para esta zona del país; monseñor Omar Alberto Sánchez, obispo de Tibú; Elizabeth Pabón, representante de la Asociación Campesina de El Catatumbo, y el delegado del pueblo barí. En el público habrá víctimas de las autodefensas y de las Farc, delegados del Gobierno, jóvenes, líderes sociales, empresarios, representantes de las iglesias, gobernantes locales y regionales, artistas y excombatientes.

El diálogo versará sobre qué es eso de hablar de la verdad en medio del conflicto, porque Norte de Santander sigue afectado por los enfrentamientos armados. “Eso no significa que no podemos hablar de la búsqueda de la verdad”, dijo Gloria Castrillón. El encuentro será este 15 de agosto, desde las 8:00 de la mañana.

“Sabemos que todavía hay mucho miedo a Jorge Iván Laverde, muchos todavía le tienen miedo, y son reticentes de ir al evento. Les estamos diciendo que creemos que este es un ejercicio interesante para avanzar, paso por paso, en la reconciliación”.

¿Sí hay ambiente para llegar al objetivo de la reconciliación nacional?

  • Uno diría que en un departamento tan afectado por el conflicto sería absurdo hablar de reconciliación. Si se ve a primera vista se dirá ¿cuál es el sentido de hablar de reconciliación si estamos en medio del conflicto? No podemos garantizar que pasen cosas, pero garantizamos un espacio en el que se pueden sembrar semillas. Depende de quienes participen, que estos ejercicios sirvan y den frutos más adelante. Insisto en que es un ejercicio inédito, sabemos que en Norte de Santander no se ha hecho un encuentro similar y creo que vale la pena. Sobre todo que las nuevas generaciones vean que aquellos que se combatieron durante años, hoy están diciendo ‘esta guerra que vivimos fue inútil. Lo que hicimos no sirvió para nada’.

¿Cómo surgió la idea de los encuentros? ¿Qué tan difícil ha sido convencer a los ‘enemigos’ para que se sienten a la mesa y conversen?

  • Este capítulo nació en 2017. Hicimos un primer experimento, sentamos a ‘Pablo Catatumbo’ (Farc) con ‘El Alemán’ (Auc), en Cali, tampoco se conocían. Al final se dieron la mano. Fue conmovedor. Las víctimas de uno y de otro estaban ahí, subieron a la tarima, les dieron abrazos. Hay llanto y dolor en estos eventos, pero al final la gente se va reconciliada. Nos vamos con la idea que esas personas que se combatieron e hicieron tanto daño se dicen ‘nos equivocamos, nunca debí haber hecho lo que hice’. Buscamos que puedan expresar eso ante la población a la que le hicieron tanto daño.
  • ¿Cómo lo logramos? Hacemos un trabajo uno a uno, convencerlos, explicarles, exponer las razones. A veces es difícil. Una vez están en la mesa, las cosas fluyen. Están frente a frente dos seres humanos, con hijos, con familia; no los enemigos que combatieron.

¿Cómo contener a las víctimas en ese momento?

  • Nosotros hacemos un trabajo previo con las organizaciones de víctimas, la preparación es de meses, no es que lleguemos aquí a hacerlo. Sentar a estas personas no es fácil. Es interesante ver cómo estos guerreros que utilizaron las armas con sevicia, que cometieron actos viles, crueles y que sufrieron el horror de la guerra, hoy están en otra situación. La lección que nos queda es cómo hacer para que esto no se repita.

¿Por qué está usted al frente de esta iniciativa?

  • Como periodista cubrí la guerra, las negociaciones del Caguán, los intentos de negociación con el Eln, el proceso con los paramilitares en Ralito y tuve la oportunidad de ir a La Habana (Cuba) en el último proceso con las Farc. Una de ver la guerra, de verdad, se conmueve. Imposible que como periodista y ser humano no termine llorando, no termine agotado con las historias de dolor.
  • A estos hombres los conocí en la guerra, tanto a paramilitares como a guerrilleros, armados, embambados y empoderados. Después de cubrir la guerra y procesos de paz, y ver hombres trasformados dan ganas de mostrar que la guerra no es la salida y que matarse no es la única manera de resolver los conflictos. Esto es lo que me mueve a hacer este tipo de trabajos.

¿Usted cree en el proceso de paz?

  • Creo en que la guerra no es la salida. Creo que tiene que haber una salida negociada para todos los conflictos. Bajo esa premisa actué como periodista en todos esos años. Claro que estar en esta posición no resultaba fácil, porque para muchos era mejor pedir la guerra y estar al lado de la confrontación, o pedir el aniquilamiento total de los grupos, porque eran terroristas. Lo que hice fue conmoverme con las historias de los combatientes, los que se estaban matando eran jóvenes. La guerra no es la salida y solo les sirve a quienes se lucran de la guerra.
  • Jorge Iván Laverde reconoció que no alcanzó a terminar el bachillerato, apenas hizo la primaria, y de alguna manera se dejó convencer de que su enemigo eran las Farc, el Eln y el Epl. Casi sin educación ascendió y llegó a ser el jefe paramilitar de esta zona. La guerra trasforma a los seres humanos hasta convertirlos en seres capaces de ejercer las peores violencias contra otros.

¿Qué va a hacer con las conclusiones de este ejercicio? ¿Habrá un libro?

  • Muchas veces me preguntan si voy a escribir un libro y todavía no lo sé. El agite que implica hacer cada uno de estos eventos no me permite, ahora, pensar en un libro. En cada evento presentamos las conclusiones de cierre y en Bogotá habrá el cierre de lo sucedido en cada ciudad.

¿Luego de los encuentros qué pasará con los exactores del conflicto?

  • Veo que hay un camino largo para conocer la verdad sobre lo sucedido en la guerra. También, veo que la verdad no solo la tienen quienes detentaron las armas, no solo la tienen los victimarios (Farc, Eln, Epl o paramilitares), la verdad también está en muchos de los colombianos, tanto en las fuerzas del Estado como en los civiles, y esa todavía falta por conocerla.
  • Creo que esto es apenas como un primer paso para que en todas las regiones del país nos sentemos con sinceridad y digamos ‘bueno, la verdad de la guerra falta mucho por conocer’. Lastimosamente, la guerra daña el tejido social, las comunidades y hace que unos y otros se señalen.

Después de todo el recorrido como periodista para cubrir el conflicto ¿a qué le sabe la guerra?

  • A muy maluco. Deja un sinsabor grande en la boca, deja un dolor que se extiende por el cuerpo. Puedo decir que soy una bendecida, porque nunca tuve una víctima directa de la guerra. Y eso no es fácil decirlo en Colombia. Lo poco que vi en mis años de periodista me deja la experiencia que esa no es la salida.
  • La lección que nos dejan 52 años de conflicto con las Farc es que sí se puede dejar el conflicto, sí se pueden dejar las armas y llegar a un pacto. Una vez desarmados esos ejércitos le corresponde al Gobierno brindarles unas herramientas para que no vuelva la guerra.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabón58@hotmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

CONSULTORÍA. Puente Mariano Ospina tiene problemas de fatiga y  no se recomienda rehabilitarlo.

El Fondo Adaptación y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) adelantan la estructuración de concesiones …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.