A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Destacado Barra / FÚTBOL DE PRIMERA. Silbatina para los motilones y aplausos para los pijaos
De espalda a los cuadrangulares de la Liga 2019 – 1. Así quedó, anoche, el Cúcuta Deportivo luego de la derrota ante Deportes Tolima por la fecha 18. Restan dos partidos: América en Cali y Júnior en Cúcuta. / Foto: www.contraluzcucuta.co

FÚTBOL DE PRIMERA. Silbatina para los motilones y aplausos para los pijaos

CÚCUTA.- El penúltimo compromiso del Cúcuta Deportivo en casa obligaba al triunfo. A pesar del desastroso remate de temporada, los aficionados acompañaron al elenco rojinegro con la esperanza del milagro de pascua. El Deportes Tolima impidió que el sueño continuara y apagó la ilusión motilona en el General Santander.

Carlos Robles a los 27 minutos silenció a las tribunas y Sergio Mosquera, al 49, aseguró el triunfo para los pijaos. El otrora promocionado clásico de tribus de nuevo fue para los de la Capital Musical de Colombia, que refrendaron la historia. Tolima había perdido solo uno de los últimos 11 duelos ante Cúcuta en Liga Águila (8V 2E) y había anotado al menos un gol en cada partido.

Los aficionados salieron con las cajas destempladas y la moral arrastrándose. Al mirar los rostros solo se observaban amargura, desilusión y desconsuelo. El cuadro de sus amores quedaba, prácticamente, fuera de los ocho elegidos para disputar los cuadrangulares. Aunque, a pesar de las cuentas más optimistas, quedan seis puntos en disputa. América en Cali y Júnior en el General son los futuros rivales.

El once fronterizo se estancó en la producción y después de un comienzo casi perfecto del campeonato, pegó la frenada en seco y no levantó más la cabeza. El clásico del oriente perdido en Bucaramanga marcó la caída en picada de los motilones y jamás pudieron despertar de ese latigazo recibido en el último minuto del encuentro en el Alfonso López.

Anoche, contra Tolima, el técnico Sebastián Méndez echó mano de la titular que lo hizo ganar 20 puntos invicto, lo llevó a la cima de la clasificación y lo convirtió en el entrenador más mentado en el país. En la cancha estaban los que eran y se presagiaba una victoria para arrimarse al octavo en la tabla.

Los primeros minutos fueron vertiginosos. El Cúcuta atacó de norte a sur, como le gusta en el General, y creó suficientes opciones de gol como para irse al descanso de los primeros 45 minutos con un marcador holgado. Sin embargo, los encargados de meter el balón en el arco rival fallaron en la puntada definitiva y no tuvieron la serenidad suficiente para abrir el tanteador.

Quién lo creyera, Jonathan Agudelo, el goleador rojinegro desperdició las oportunidades que tuvo a boca de jarro y malogró la posibilidad de acabar en los primeros minutos con la intención tolimense de llevarse, mínimo, un punto. Luego, sus compañeros Miranda y Mansilla siguieron sus pasos, mientras en las tribunas retumbaba el ¡huy!, seguido del acostumbrado madrazo.

Corrió el tiempo y los visitantes aprovecharon el descuido de la zaga local para empezar a saborear el triunfo. Carlos Robles, a los 27 minutos, doblegó la resistencia de Juan Camilo Chaverra y celebró con los escasos seguidores que llegaron de Ibagué. En Occidental se escuchó el cántico pijao. En Norte y Sur se apagaron los tambores y los estribillos quedaron silenciados.

Los cucuteños mantuvieron el ímpetu y se arrimaron de nuevo a predios tolimenses, pero sin la fortuna indispensable para empatar y pensar en que podían quedarse con los tres puntos. Así llegó el momento del descanso y la ocasión para replantear la estructura del equipo en la cancha.

Al regreso, Méndez mantuvo la nómina. La confianza estaba puesta en esos once que tenían la responsabilidad de sacar adelante el marcador para satisfacción de los asistentes. Sin embargo, ocurrió lo contrario. Trascurridos cuatro minutos llegó el segundo para los vestidos de blanco con una franja vinotinto y oro que les atravesaba el pecho. Sergio Mosquera fue el enterrador de los pensamientos positivos de los hinchas rojinegros.

De ahí para abajo todo fue de trámite. ‘El Gallego’ no atinó con los cambios y su contraparte se contentó con lo alcanzado. El ritmo de los primeros minutos del partido había decaído a la máxima expresión y los jugadores se veían gustosos mientras recorrían la deteriorada grama del General.

Los presentes comenzaron a abandonar los graderíos sin importarles que los tildaran de pavosos. Dícese en el argot futbolístico que pavoso es aquel aficionado que va de casualidad al estadio y justo ese día pierde el equipo local. En Cúcuta todavía creen en ese mito.

Al escucharse el pitido final por parte del juez antioqueño Wilmar Roldán ocurrió lo impensable del encuentro. Los hinchas despidieron a los motilones con tremenda silbatina y a los pijaos los mandaron de vuelta a Ibagué cargados de aplausos. Curiosidades del fútbol.

RAFAEL ANTONIO PABÓN

rafaelpabon58@hotmail.com

Sobre Rafael Antonio Pabón

Nací en Arboledas (Norte de Santander - Colombia), educado y formado como periodista en la Universidad de la Sabana (Bogotá), gustoso de leer crónicas y amante de escribir este género periodístico, docente en la Universidad de Pamplona (Colombia) y seguidor incansable del Cúcuta Deportivo.

Podría Interesarle

EL CATATUMBO. Avanza segunda fase del proyecto “+ Gas para el Norte”

El proyecto “+ Gas para el Norte” permitirá la construcción, implementación y masificación del servicio …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.